Venezuela culpa a EE. UU. y Colombia por intento de supuesta invasión marítima en costas de Caracas

* El ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, no hizo mención a la masacre ocurrida en la cárcel de Guanare, Portuguesa, donde 47 privados de libertad fueron asesinados por funcionarios militares.

 

IP NICARAGUA

 

El gobierno de Venezuela responsabilizó a Estados Unidos y Colombia, de haber estado detrás de una supuesta invasión frustrada ocurrida la madrugada de este domingo en una costa de Caracas, capital del país suramericano.

El ministro de Interior y Justicia, general Néstor Reverol, anunció que “los supuestos mercenarios que intentaron ingresar al país a través de las costas de La Guaira”.

Durante sus declaraciones el ministro aseguró que el grupo de “terroristas” provenía de Colombia y tenía como objetivo “cometer actos terroristas en el país, asesinato a líderes del gobierno revolucionario, incrementar la espiral de violencia, generar caos y confusión en la población y con ello derivar de un intento de un nuevo golpe de Estado”.

Supuesto arsenal capturado. Foto Twittrer

Según Reverol, en esta oportunidad la invasión se intentó hacer por mar, a través de lanchas rápidas que llegarían a las costas de La Guaira, sin embargo, dijo que gracias a la acción de la Fuerza Armada Nacional (FAN) y funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), “fueron abatidos y detenidos otros”, haciendo alusión a los supuestos mercenarios.

Aunque no dio mayores detalles, dijo que en el operativo fueron incautados fusiles de asalto, también informó que más adelante darán más información y es que aclaró que no se descartan nuevas detenciones, “ya que se está haciendo un rastreo minucioso por tierra, mar y aire”.

SEÑALA A COLOMBIA Y EE. UU.

A juicio del ministro de Justicia, esto se trataría de un nuevo plan “imperial” orquestado por Estados Unidos y Colombia, con el que se pretendía derrocar a Nicolás Maduro, por lo que aseguró que esta acción contará con el repudio de los venezolanos y la comunidad internacional.

En su declaración, el general Reverol no hizo mención a la masacre ocurrida en la cárcel de Guanare, Portuguesa, donde 47 privados de libertad fueron asesinados por funcionarios militares, quienes habrían evitado un supuesto intento de fuga.

 

EE. UU. insiste en que el coronavirus salió del laboratorio de Wuhan

* La posición del gobierno estadounidense es contraria a lo que han manifestado os servicios de inteligencia de EE. UU. y la Organización Mundial de la Salud consideran que no se puede afirmar que el virus fue fabricado.

 

IP NICARAGUA

 

El secretario de Estado Mike Pompeo dijo este domingo que hay»evidencia enorme» que indica que el virus Covid-19 se originó en un laboratorio en Wuhan, China.

«Recuerde, China tiene un historial de infectar al mundo y ellos tienen un historial de funcionamiento de laboratorios de calidad inferior», dijo Pompeo en «This Week» de ABC News.

«Estas no son las primeras veces que tenemos un mundo expuesto a virus como resultado de fallas en un laboratorio chino», agregó.

Foto ilustrativa: Pixabay / IP Nicaragua

Los servicios de inteligencia de Estados Unidos se negaron la semana pasado a especificar el origen del virus, afirmando que continuarán examinando si surgió por un accidente en el laboratorio o por contacto humano con animales infectados en un mercado público.

Los comentarios de Pompeo se hicieron eco de los de Trump, quien dijo que ha visto pruebas que le dan un «alto grado de confianza» de que el virus proviene del Instituto de Virología de Wuhan, que estaba estudiando la presencia del virus en los murciélagos.

«Hay una enorme evidencia de que ahí es donde comenzó esto», dijo Pompeo.

El secretario de Estado también dijo, dos veces, que «no tenía motivos para no creer» que el virus fue «creado por el hombre o modificado genéticamente».

Recordó que la Oficina del Director de Inteligencia Nacional ha dicho que el consenso científico es que no era ninguno de los dos, dijo Pompeo, “Eso es correcto. Estoy de acuerdo con eso.»

OCULTÓ INFORMACIÓN

En medio de las críticas a su respuesta al virus, la administración, con Pompeo como su hombre clave, ha dicho que la pandemia nunca habría sucedido, o no habría sido tan extensa, si China no hubiera «intentado ocultar, y confundir. Empleó a la Organización Mundial de la Salud como una herramienta para hacer lo mismo”, dijo Pompeo.

Añadió que «creo que todo el mundo está unido en comprender que China trajo este virus al mundo», dijo.

Cuando se le preguntó si pensaba que China «había liberado intencionalmente» el virus, Pompeo dijo: «No tengo nada que decir al respecto. Creo que hay mucho que saber. Pero puedo decir esto. Hemos hecho todo lo posible para tratar de responder todas esas preguntas».

Pompeo señaló que no se ha permitido a los científicos estadounidenses e internacionales, visitar el laboratorio de Wuhan y que China aún no ha proporcionado una muestra del virus original.

«Si esos científicos hubieran estado operando en Estados Unidos, habrían puesto esto en evidencia. Hubiera habido un intercambio de ideas y hubiéramos identificado rápidamente los tipos de cosas que debían hacerse en respuesta», puntualizó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó recientemente que la evidencia disponible hasta la fecha sugiere que el nuevo coronavirus tiene un origen animal natural y no es un virus manipulado o construido.

«Muchos investigadores han podido observar las características genómicas del SARS-Cov-2 y han encontrado que la evidencia no respalda la teoría de que el SARS-Cov-2 sea un constructo de laboratorio», dijo el organismo de la salud mundial.

Nicaragüenses ven pasar de largo la caída del precio del petróleo

* “Es increíble que el precio del WTI llegó a menos de 16 dólares hace dos o tres días, sin embargo acá (en Nicaragua) prácticamente el precio de los derivados del petróleo no ha disminuido mucho, ni mucho menos los otros productos de la economía”, refiere un economista.

 

Manuel Bejarano

 

Desde el pasado 15 de abril, a la fecha, el precio del petróleo se ha mantenido por debajo de los veinte dólares por barril.

En trece días hábiles de mercado, en ese período, en uno de ellos el crudo se desplomó hasta llegar a terreno negativo de -37.63 dólares, un precio nunca visto, ni imaginable antes de que apareciera la pandemia del coronavirus.

En promedio, en ese lapso de tiempo, el costo del “oro negro” fue de 12 dólares.

El crudo ya venía cuesta abajo. Desde el 16 de marzo está por debajo de los treinta dólares. En un lapso de 21 días, desde esa fecha, al 14 de abril, el costo promedio del crudo fue de 23.5 dólares por barril.

Asimismo, entre el 25 de febrero y el 13 de marzo, el precio internacional de ese producto cayó desde los 50 dólares hasta los 31 dólares, con una tendencia claramente descendente.

Foto ilustrativa: Pixabay

El impacto de la pandemia en el petróleo ha sido tan tal que en el período del 25 de febrero al 1 de mayo (48 días) el precio promedio descendió a 25.6 dólares por barril.

 

Poco beneficio

Los combustibles en Nicaragua han experimentado una importante reducción en su precio desde principios de marzo, pero según un economista y un defensor de los derechos de los consumidores no ha sido totalmente ajustada al comportamiento del petróleo.

La gasolina súper actualmente cuesta 23.87 córdobas por litro y ha experimentado un alivio para los consumidores de 10 córdobas, desde el 2 de marzo a la fecha. En similar situación se encuentra el otro tipo de gasolina que se vende en el país, la regular, que actualmente tiene un costo de 23.35 córdobas, y ha acumulado una disminución de nueve córdobas.

El diésel actualmente tiene un precio de aproximadamente 20 córdobas por litro, y ha bajado casi nueve córdobas.

Para el economista y catedrático universitario Luis Murillo, en Nicaragua no hay una relación directa entre la caída del precio del petróleo y la de los combustibles a lo interno del país.

“Lo que pasa es que aquí se ha establecido un mecanismo casi arbitrario, que hace que los derivados del petróleo sean los más altos de Centroamérica. El mecanismo es el siguiente: normalmente estas compañías oligopólicas toman cinco cotizaciones a nivel internacional. De esas cinco, toman las dos más elevadas y luego le suman los costos operativos, los impuestos y negocian un margen de ganancias, que es relativamente elevado”, explicó el economista.

Luis Murillo, economista. Foto: El Nuevo Diario.

Murillo considera que las sanciones a Petronic podrían haber liberado sensiblemente la competencia “oligopólica” de las petroleras en el país, lo que ha venido a generar una baja en los precios de los combustibles. “Pero no veo una relación directa (entre la caída del precio del petróleo y la de los combustibles), porque es increíble que el precio del WTI llegó a menos de 16 dólares hace dos o tres días, sin embargo acá (en Nicaragua) prácticamente el precio de los derivados del petróleo no ha disminuido mucho ni mucho menos los otros productos de la economía”, señaló.

Juan Carlos López, director del Centro Jurídico y Social de Ayuda al Consumidor, también considera que no ha habido una disminución suficiente de los hidrocarburos en Nicaragua consistente con la fuerte baja del precio internacional del crudo.

“Así, pensando en algunos números, quizás muy soñadores, debería estar entre 45 y 50 córdobas el galón de los combustibles en Nicaragua, por lo menos en las últimas semanas por las caídas que ha habido en los precios internacionales. Pero en ningún momento hubo una repercusión en Nicaragua”, aseveró el defensor de los consumidores.

Actualmente, el galón de gasolina súper cuesta 90 córdobas; el de gasolina regular, 88 córdobas; y el de diesel, 77 córdobas.

Según Murillo, las empresas petroleras del país siempre han argumentado que compran el crudo y derivados de petróleo cada tres meses, por lo tanto si fuera cierto los precios serían menos sensibles a la baja.

“El problema es que la importación, refinamiento y distribución está en manos de pocas empresas. Además hay un elemento fundamental que es que hay un ente regular que prácticamente no regula nada. El INE, que debería estar presto a que se cumpla un mercado de competencia, que si bajan los precios internacionales, bajen también los derivados del petróleo, la energía eléctrica, entre otros, pero eso no es así”, señaló el economista y catedrático universitario.

Precio en dolares por barril de petróleo.

Para López, lo que pasa es que “hay colusión en el negocio de los combustibles en Nicaragua”.

“No se pueden revisar los precios, no hay regulación y en sí el negocio de los combustibles es muy rentable. Hay un triángulo muy complicado, porque está involucrado el Gobierno, inversores y las empresas distribuidoras”, afirmó el director del Centro Jurídico y Social de Ayuda al Consumidor.

Pese a las bajas considerables de las últimas semanas, el precio promedio de la gasolina súper en lo que va de este año es de 30 córdobas por litro, 113 córdobas por galón.

Y es que obviando las últimas seis semanas, en las que el precio del litro bajó de los 30 córdobas, en las primeras 12 semanas del año el precio promedio de ese tipo de gasolina no bajó de los 33 córdobas. En tres, de las 18 semanas, en lo que va del año, la gasolina súper ha llegado a costar más de 34 córdobas por litro, es decir más de 128 córdobas por galón.

Foto: El Nuevo Diario.

López advirtió que ante esa “colusión” que hay en el negocio de los combustibles en el país, los consumidores se encuentran desamparados. “No pueden hacer nada ante esta problemática, ni hay un liderazgo político (por ejemplo en la Asamblea Nacional) que esté presionando al Gobierno y las empresas. Lo otro sería crear un modelo de protesta, un grupo organizado de consumidores que castigue a ese sector dejando de consumir el producto por varios días, pero es realmente difícil, aunque no imposible”, concluyó.

Ambos conocedores de la materia lamentaron que la fuerte caída del precio del petróleo no esté teniendo ningún impacto en la reducción de los precios en general de los bienes y servicios que pagan los nicaragüenses.

Periodismo de Nicaragua resiste los atropellos de la dictadura Ortega-Murillo

* Los comunicadores nicaragüenses afirman que hoy, Día Mundial de la Libertad de Prensa, no hay nada que celebrar, ya que están luchando con “dos pandemias”, la del coronavirus y la de la censura de parte del Gobierno, pero que seguirán firmes en su labor para mantener informada a la ciudadanía.

 

Lester Arcia 

En Nicaragua no solo preocupa el alto índice de violaciones a los derechos humanos fundamentales de los ciudadanos que demandan democracia, libertad y justicia. En la mira del Gobierno también se encuentra, más vulnerable que en otros tiempos, el ejercicio periodístico. La libertad de prensa se encuentra amenazada por el brazo opresor del gobierno dictatorial de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Ese es el sentimiento de todos los comunicadores entrevistados para este reportaje.

Para la reconocida periodista Tifani Roberts, de la cadena televisiva Univisión, el periodismo nicaragüense hoy se enfrenta a retos mayúsculos que deben ser superados teniendo en cuenta que la ciudadanía merece estar bien informada.

“Uno de los retos más importantes que tiene el periodismo nicaragüense es la dificultad que tenemos para hacer nuestro trabajo. Hay dificultad para obtener información, y nuestra labor principal es darles a los ciudadanos la información que necesitan”, expresó.

Tifani Roberts durante la cobertura de las protestas en Nicaragua. Foto: Facebook / IP Nicaragua.

Desde abril del 2018, el periodismo independiente ha recibido múltiples ataques del Gobierno, a través de la Policía, fuerzas paramilitares y otras instituciones del Estado. La Fundación Violeta Barrios de Chamorro, en su monitoreo de violaciones a la Libertad de Prensa, ha documentado 2,110 ataques desde esa fecha al 31 de marzo de este año. Específicamente, 712 ataques se perpetraron en el 2018; 1,267, en el 2019; y 131, en lo que va de 2020.

Robert añadió que los periodistas nicaragüenses en la actualidad están en medio de dos crisis, la iniciada el 18 de abril de 2018 y la pandemia mundial del Covid-19.

“Con este problema del Covid-19, a la ciudadanía le compete saber dónde está el virus, cuántos casos hay, el nivel de infección que hay y en tiempos normales los periodistas informamos el cómo es la función pública, dónde se está gastando el dinero público, que leyes están pasando y cómo eso les afecta a los ciudadanos. Cada día hacer esa labor a nosotros se nos hace más difícil, porque hay un hermetismo y falta de transparencia con la labor pública en nuestro país, que nos impide, porque hay demasiadas murallas que no nos permiten a nosotros poder informar y es nuestra obligación”, subrayó la periodista.

El periodista y director de Radio Darío, de León, Aníbal Toruño, señaló que Daniel Ortega ocupa la emergencia nacional de salud para seguir reprimiendo a los periodistas. Toruño estuvo nueve meses fuera del país, porque era perseguido por el Gobierno de Ortega.

Aníbal Toruño. Foto: El Nuevo Diario.

“A dos años de la revolución de abril y a dos años de la destrucción de Radio Darío, y a dos años de que el país decidió enfrentar los riesgos de la muerte, de la represión y la cárcel, para poder retomar nuestra libertad, de nuestro país, estábamos empeñados en esa lucha, se nos vino ahora la lucha del Covid-19”, destacó el periodista.

Según Toruño, ese tipo de medida represiva que ha adoptado la dictadura en el contexto de la pandemia es la continuidad del proceso que ha llevado para poder limitar la generación de contenido y la expresión de los ciudadanos y la capacidad de los periodistas de poder decir la verdad.

Guillermo Medrano, coordinador de programas de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, expresó que en la práctica todos los nicaragüenses tienen coartadas todas las libertades: la libertad de prensa, libertad de expresión y el acceso a la información pública. Sin embargo, la práctica periodística implica un alto riesgo.

“En estos últimos dos años, la práctica periodística se ha convertido en un ejercicio de alto riesgo, todavía persiste un ambiente de persecución, de amenaza, incluso permanente y estigmatizante para los hombres y mujeres de prensa”, destacó.

Protesta de periodistas en 2018. Foto: Orlando Valenzuela / IP Nicaragua.

Entre los principales atropellos que ha sufrido la prensa nicaragüense están el asesinato del reportero Ángel Gahona, el allanamiento y la ocupación de las instalaciones del Canal 100% Noticias y Confidencial, el encarcelamiento de los periodistas Lucía Pineda y Miguel Mora, el exilio de más de 70 periodistas y la retención de materias primas a los periódicos El Nuevo Diario (hoy fuera de circulación) y La Prensa desde agosto de 2018.

 

PRESIÓN PSICOLÓGICA

El periodista Aníbal Toruño dijo que aunque el futuro del país es incierto, continuará luchando y haciendo periodismo.

“Aquí estamos reunidos, trabajando y luchando, vamos a continuar con esa búsqueda de libertad reinventándonos, no solamente en la forma de hacer periodismo, si no espiritualmente, porque en verdad todo los días es un desafío levantarse y volver a iniciar un día de lucha permanente”, expresó.

Toruño sostiene que el contexto actual de Nicaragua somete a los periodistas a grandes presiones: “A una enorme presión sicológica, emocional, de trabajo, pero no ha logrado vencer la perseverancia de hombres y mujeres de prensa que han decidido seguir luchando por la verdad en esta nación”.

Para Tifani Roberts, el periodismo actual debe ser agresivo. Para vencer la censura recomendó cultivar fuentes, esas que “muchas veces están detrás de esas murallas y de ese hermetismo”. “Ahí encontramos personas que no están de acuerdo con la falta de información y nos facilitan información, el problema es que el mismo hermetismo les afecta a todos, la información es a medias y a veces está llena y rodeada de rumores”, refirió.

Entonces, dijo Robert, “nos toca a nosotros (los periodistas) pelar, así como se pela la cebolla para poder encontrar la verdad y esa es una responsabilidad enorme que tenemos los periodistas, porque es tratar de encontrar la verdad entre medias verdades y medias mentiras”.

Guillermo Medrano lamentó que a la fecha el gobierno de los Ortega- Murillo no haya entregado los medios de comunicación secuestrados.

Instalaciones de 100% Noticias en Managua. Foto: 100% Noticias.

 

“Son situaciones bien difíciles que están viviendo los periodistas. Hoy en días los medios y periodistas están resistiendo y dando la batalla. Luchan en dos vías: resisten a la crisis financiera y resisten a la amenaza gubernamental y se le suma la presión estatal. Luchan contra Covid-19 y la pandemia de la desinformación”, sentenció Medrano.

Miguel Mora, director del canal 100% Noticias, quien estuvo encarcelado más de cinco meses, estima que la clausura de su televisora le ha causado pérdidas por cinco millones de dólares. “Esto incluye todo el posicionamiento de marca, daños y perjuicio, lucro cesante, daños a terceros y bienes inmuebles”, detalló en una entrevista con El Nuevo Diario del 5 de julio de 2019.

 

DICTADURA IRRESPETA DERECHO UNIVERSAL

El 3 de mayo de 1993 fue proclamado como el Día Mundial de la Libertad de Prensa por la Asamblea General de las Naciones Unidas, siguiendo la recomendación de la Conferencia General de la Unesco.

Según establece el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la libertad de expresión es un derecho fundamental: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

El Día Mundial de la Libertad de Prensa es una oportunidad para recordar a los gobiernos que es necesario respetar la libertad de expresión y para concienciar sobre los problemas de la libertad de prensa y la ética profesional.

Protestas en Managua, abril 2018. Foto: Orlando Valenzuela / IP Nicaragua.

Para Guillermo Medrano, esta es una fecha para evaluar el estado de la libertad de prensa en todo el mundo.

En Nicaragua, describe el especialista de la comunicación, hay “una campaña permanente de querer ubicar a los periodistas como opositores del gobierno, cosa que no lo son y esos es altamente peligroso”.

“Los seguidores del partido de gobierno convierten ese discurso estigmatizante y lo trasladan a realidades de ataques y agresiones”, denunció.

Este año, Nicaragua se encuentra en la posición 117 de una medición que hace la organización Reporteros sin Fronteras (RSF) sobre el desempeño del periodismo en 180 países, debido a que continúa “asfixiada por la feroz represión del gobierno del presidente Daniel Ortega”.

RSF utiliza criterios como pluralismo, independencia de medios, marco legal, censura a periodistas, entre otros.

Tifani Roberts insiste en que ante la ola de agresiones a la prensa independiente, los periodistas deben persistir, porque “la resiliencia es lo que nos va a llevar a nosotros a triunfar en los tiempos de censura”.

Enfatizó en que a pesar de todos los esfuerzos que ha hecho el Gobierno para callar a los periodistas, no lo han logrado.

Llegamos con Información Puntual y comprometidos con la verdad

Redacción Central

3 de mayo, 2020. El mundo celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa, mientras los nicaragüenses somos testigos del nacimiento de un nuevo medio de comunicación, IP Nicaragua.

Este proyecto lo conformamos un grupo de comunicadores que tenemos el entusiasmo de llevar información diariamente a todos los nicaragüenses.

Nos motiva aportar nuestro grano de arena en la construcción de una nueva Nicaragua, en la que se respeten los principios de la democracia y los derechos fundamentales de todos los ciudadanos.

Conocemos los retos que enfrenta el periodismo nicaragüense, tanto de índole local, tal es el caso del problema de la censura gubernamental; como de índole internacional, respecto a los cambios y transformaciones que están ocurriendo en la labor propia del periodismo. Sin embargo, asumimos esos retos, confiando en nuestras capacidades y experiencias vividas.

Nuestro compromiso es con la información puntual, pero con rigor periodístico y profesional. Así que no trataremos siempre ser los primeros, sino verificamos la información.
Esperamos que pronto seas nuestro lector y amigo, para que este proyecto tenga el éxito deseado.

“Una fotografía no vale tu vida”

* Carlos Herrera, el fotógrafo que cubrió para Confidencial las acciones de violencia que sufrió el país durante la crisis sociopolítica que surgió en 2018, sobre todo en Masaya, afirma que los fotorreporteros tratan de construir una memoria histórica de todo lo que ha pasado.

 

NAYIRA VALENZUELA

 

El recuerdo de las situaciones de peligro cuando cubrió las acciones de protesta y la represión de parte de las fuerzas de gobierno contra la población tras el levantamiento de abril de 2018, se le vienen a la mente a Carlos Herrera, uno de los fotógrafos que estuvo en diferentes episodios en Masaya y otros lugares de Nicaragua.

Herrera, quien realizó la cobertura para el semanario Confidencial, recuerda haber escuchado los silbidos de las  balas, situación que le hizo pensar en que podía ser impactado y morir, pues la Policía y parapolicías utilizaron armamento pesado que puso en peligro también la vida de quienes trabaron reporteando los hechos.

El fotorreportero fue galardonado el año pasado por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) con el premio a la Excelencia en el Periodismo en fotografía.

Sus fotografías han salido en varios medios internacionales. Foto: Nayira Valenzuela / IP Nicaragua.

Tras haber vivido esos momentos de tensión y peligro por la represión que emprendió el gobierno contra los manifestantes, el joven fotógrafo afirma en entrevista a IP Nicaragua, que ahora se enfrentan a otra situación no menos peligrosa; la pandemia del coronavirus, algo que le preocupa porque considera que no hay información suficiente sobre el nivel de contagio que se registra en el país, pues parece que se está ocultando información.

¿COMO LLEGASTE AL MUNDO DE LA FOTOGRAFÍA?

-Estudiando Comunicación me dieron unas clases de fotografía. Tuve dos profesores; Antonio Aragón, fotógrafo español muy bien premiado, pero él tuvo que salir del país y dejó a cargo de la clase a Óscar Navarrete, que fue  la primera persona que me puso una cámara profesional en las manos y al final del curso me dijo: ¡Ahora vaya a tomar fotos!

Después, él me ofreció hacer prácticas en el periódico Hoy, porque él trabajaba ahí y yo ni corto ni perezoso fui a hacer las prácticas. Estuve allí como un año, terminaba las clases y me iba para el periódico.

SI NO FUERAS FOTÓGRAFO, ¿QUE ESTARÍAS HACIENDO AHORA?

-¡Wow!, quién sabe. En la universidad tenía una banda de rock, talvez todavía seguiría persiguiendo un sueño.

Su trabajo ha sido premiado en muchas ocasiones. Foto: Nayira Valenzuela / IP Nicaragua.

¿CÓMO TE DEFINÍS EN TRES PALABRAS?

-No tengo idea, ja, ja, ja. Ahora que lo mencionás, creo que soy más observador, a veces me gusta dar un pasito para  atrás  y observar un poco el panorama más general de lo que está pasando y luego que ya tengo claro lo que está pasando, elegir las escenas que yo quiero fotografiar, creo que mi forma de trabajar se basa mucho en la observación.

CUANDO ERAS NIÑO, ¿QUÉ QUERÍAS SER CUANDO FUERAS GRANDE?

-Yo quería ser abogado, empecé a estudiar Derecho en la UCA (Universidad Centroamericana) y después me pasé a Comunicación.

¿QUÉ MOMENTO DE TODA LA ETAPA DE ESTOS DOS AÑOS DE PROTESTAS TE IMPACTÓ MÁS?

-Yo creo que el acumulado de ir a visitar tantas familias que pasan por un gran dolor, cada uno de los velatorios, cada uno de los funerales, eso es algo que sí me llegó muchísimo y muy agradecido con todas las familias que me abrieron las puertas en momentos tan difíciles, pero eso parte del trabajo que hacemos, tratamos de construir una memoria histórica de todo lo que ha pasado.

¿HAS ESTADO EN ALGÚN MOMENTO EN PELIGRO DE MUERTE?

-Durante las protestas hubo varios momentos. Recuerdo que en una de las últimas marchas, antes de que la Policía las prohibiera, se me vino a la mente una frase que leí hace poco de un fotógrafo chileno: «Nunca había escuchado las balas cortar el viento» y es cierto,  ya cuando las balas no suenan como un sonido seco, sino que suenan como un silbido, ahí  te das cuenta que están pasando muy cerca de donde estás vos y sí, pensás en ese momento que te pueden impactar y que te podés morir.

Quema de Radio Ya en 2018. Foto: Carlos Herrera / IP Nicaragua.

ALGUNOS FOTÓGRAFOS DICEN QUE LO MÁS PELIGROSO QUE VIVIERON FUE HABER DADO COBERTURA EN MASAYA. ¿CÓMO HICISTE VOS PARA TRABAJAR EN ESA CIUDAD?

-Yo vivo relativamente cerca de Masaya, así que  viajaba casi todos los días. Masaya era un territorio casi de guerra,  había  más de 300 barricadas en toda la ciudad y uno tenía que ir haciendo buenas relaciones con las personas que estaban en cada una de las barricadas.

Masaya fue una de las ciudades más golpeadas por la represión del régimen. Para desmontar las barricadas y la resistencia de la población, el gobierno tuvo que llevar prácticamente un ejército  y yo tuve la oportunidad de estar al día siguiente que aplicaron la operación limpieza en Monimbó y tener cara a cara a esos paramilitares que estuvieron allí, cuando todavía habían funerales de personas que habían sido asesinadas el día anterior en esa operación. Los paramilitares estaban en control de todas las calles y observaban cómo los ataúdes se dirigían hacia el cementerio; era una escena bastante inverosímil.

VIENDO LA MUERTE TAN DE CERCA, ¿TUVISTE ALGUNA SECUELA PSICOLÓGICA?

-Las consecuencias de lo que viví en 2018 no las vi sino hasta el año siguiente. Cuando estalló todo, sabía que tenía que estar en las calles documentando y estuvimos prácticamente 24/7. Trabajábamos todos los días, íbamos a todos los lugares, nos  manteníamos ahí con una adrenalina muy alta, dormíamos muy tarde monitoreando noticias y nos levantábamos muy temprano para ver dónde podíamos ir a hacer fotografías.

Cuando se dio el asalto a Confidencial y se tomaron las oficinas, yo estaba en mi casa y ya sin la dinámica de las protestas, de pronto me di cuenta que estaba un poco deprimido, que de pronto me costaba salir de la cama, que tenía una motivación bastante baja y al identificar eso, busqué ayuda, porque en la oficina teníamos un sicólogo, lo importante es saber identificar en qué momento estás en ese bajón.

EL AÑO PASADO GANASTE EL PREMIO A LA EXCELENCIA DEL PERIODISMO DE LA SOCIEDAD INTERAMERICANA DE PRENSA (SIP) EN FOTOGRAFÍA. CONTANOS, ¿CÓMO SUCEDIÓ ESO?

-En 2019 fui galardonado con el premio a la excelencia de periodismo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en la categoría de fotografía, obviamente me sentí muy honrado por recibir este premio.  Para ese entonces, el medio para el que yo trabajaba, Confidencial, ni siquiera era miembro de la SIP, entonces, ser galardonado por una organización de la cual ni siquiera sos parte, te hace sentir muy honrado.

¿QUE TIPO DE TRABAJO ENVIASTE?

-La selección que hice para este premio se basaba en dos trabajos; uno que se llama «Masaya, corazón de la Resistencia», que es  un trabajo de fotografía documental sobre mis visitas a Masaya y lo que yo viví sobre una Masaya totalmente atrincherada. El otro era un trabajo que se había publicado en la revista NIU que se llamaba «100 días, 100 fotos», que era una selección de las mejores fotografías de los primeros 100 días de protestas.

Carlos durante la cobertura de las protestas en Nicaragua. Foto: Cortesía / IP Nicaragua.

¿EN QUÉ MEDIOS INTERNACIONALES SE HAN PUBLICADO TUS FOTOGRAFÍAS?

-He publicado fotografías en The Washington Post, El País, de España, Revista Gatopardo, de México, el País Semanal y Revista Vice, entre otros.

¿CUÁLES SON LOS PARÁMETROS QUE TE EXIGEN LAS AGENCIAS PARA PUBLICAR TUS FOTOS?

-Depende. Cada una de las publicaciones tiene necesidades editoriales distintas. Por ejemplo, para la Agencia Alemana de Prensa, para la que colaboro, prácticamente en todas las  fotografías que se mandan tiene que haber una acción muy definida sobre un hecho que está sucediendo, mientras que en  Gatopardo o The Washington Post, la fotografía puede ser un poco más documental, en el sentido de que no necesariamente tiene que haber una acción muy fuerte, sino que sean fotografías que cuenten mejor un contexto y expliquen mejor una situación.

¿QUÉ TAN CIERTO ES QUE LOS CORRESPONSALES QUE DAN COBERTURA A ESTE TIPO DE CRISIS, SIENTEN CIERTA ADICCIÓN A CUBRIR ESTE TIPO  DE CONFLICTOS?

-Sí, totalmente. No te das cuenta cuando ya estás demasiado involucrado. Yo siempre he sentido la necesidad de estar en este tipo de situaciones. Yo pienso que si nosotros no estamos allí para documentar las cosas, las barbaridades que pasan podría ser muchísimo peor, siempre lo he visto como una responsabilidad y cuando estalló lo de abril, todavía peor, sentí que debía estar allí todos los días. Yo era el único fotógrafo de Confidencial y me tocaba estar en todos lados.

Aquí se creó para las protestas, una red de colaboración interesante entre todos los colegas. Teníamos puntos de reunión, monitoreábamos todo el tiempo las noticias y nos movíamos en grupo para trabajar, era más rápido así.

¿CÓMO ES HACER PERIODISMO EN TIEMPO DE CRISIS POLÍTICA Y COVID-19?

-Es súper estresante, porque nosotros no somos individuos que existen porque sí; tenemos familia, padres, esposa, hijos, hermanos, así que llega un momento en el que sentís que te estás exponiendo demasiado y comienzas a considerar qué tanto peligro están corriendo tus seres queridos y eso te crea una tensión, un nivel de estrés que hay que saberlo manejar.

Con  el tema del Covid-19 en Nicaragua es todavía peor, no hay peor cosa que cree mayor incertidumbre que no tener información y en Nicaragua no tenemos información, no sabemos qué tan propagado está el virus, sentimos que nos están mintiendo, que nos ocultan información. He ido comprando equipo de seguridad, tengo máscaras, un traje para cuando el virus se propague más, cada quien tiene que ir midiendo el nivel de peligro al que se va a exponer; estamos claros de que una fotografía no vale tu vida.

 

Foto portada: Nayira Valenzuela.

Los últimos presos políticos en Nicaragua están quedando en el olvido

* Los que estaban antes en prisión parece que “sonaban” más porque  eran más conocidos y ahora hay como un silencio, con una situación más preocupante por el coronavirus, afirma el abogado Julio Montenegro.

Alma Vidaurre

El pasado 12 de octubre de 2019, Denis Antonio García Jirón, de 31 años y veterinario de profesión, se despidió de su cónyuge, Dayana González Rojas y salió de su casa, decidido a participar en un “piquete exprés” contra el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, sin saber que sería el inicio de un calvario para toda la familia.

El joven veterinario salió con la promesa de que pronto volvería, pero no regresó a casa. Pocas horas después, González Rojas se enteró de que su cónyuge había sido apresado en el sector de la carretera a Masaya.

“Ese día solo me dijo: voy a ir a un piquete exprés, ahí regreso. Está bien -le dije yo- porque sabía que no podía quitarle esa voluntad. Yo lo apoyaba en todo, pero al caer preso, todo esto ha sido abrumador”, dijo a IP Nicaragua González Rojas.

Denis Antonio García. Foto: Twitter / IP Nicaragua.

En los últimos seis meses, González Rojas ha viajado innumerables veces al Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro, mejor conocido como “La Modelo”, para visitar a García Jirón. Cada vez que entra al penal tiene que portarse como una ‘dama de hierro’ para no mostrar el dolor que le causa ver a su cónyuge tras las rejas.

“Es bien duro verlo a él que se ha adelgazado tanto en esa prisión (…) Le  doy gracias a Dios que está preso y no muerto, porque eso podía pasar”, dice con voz quebrantada González Rojas.

EXATRINCHERADO DE LA UNA

García Jirón es un médico veterinario que, desde abril de 2018, participó activamente en las manifestaciones contra el régimen orteguista y apoyó a los atrincherados en la Universidad Nacional Agraria.

“Como él tiene conocimiento en Medicina General, ayudaba a los otros médicos, ayudaba a ponerles suero a los muchachos, los inyectaba, esa era su labor. Ayudaba a repartir los víveres que la misma población llevaba a los chavalos que estaban atrincherados en la Universidad Nacional Agraria (UNA), que es la universidad donde él estudió”, recordó González Rojas.

En una ocasión, un vecino de la veterinaria que estaba ubicada en el barrio El Edén, les informó que oficiales a bordo de una patrulla llegaron a buscar al joven médico.

“Llegaron a la clínica con AK en mano y los vecinos nos dijeron que llegó la Policía a buscarlo, pero se fueron y a raíz de eso tuvimos que mudarnos del lugar y poner la clínica en otro lugar”, confiesa González Rojas.

Represión a las protestas de abril 2018. Foto: Orlando Valenzuela / IP Nicaragua.

En junio de 2018, el joven exatrincherado de la UNA, debido al constante asedio y persecución, se vio obligado a exiliarse en Costa Rica, pero los problemas económicos que enfrentó lo obligaron a regresar a su país.

“Se tuvo que regresar porque la situación fuera del país es fuerte, no encontraba trabajo y en Costa Rica dicen que como uno gana, así se vive, y cuesta vivir porque todo es caro. Después se regresó y empezamos otra vez el negocio”, cuenta su cónyuge.

EL JUICIO

Después de que la Policía Nacional declaró ilegales todo tipo de protesta, el joven veterinario siguió participando activamente en los “piquetes exprés” de los grupos autoconvocados hasta que fue capturado.

El 17 de abril de 2020, el juez Melvin Leopoldo Vargas García, del Juzgado Séptimo Distrito penal de Juicio de Managua, lo declaró culpable a pesar de que todas las evidencias estaban a favor del acusado, según el abogado defensor Julio Montenegro, de Defensores del Pueblo, oficina que lleva su proceso legal.

Según la acusación del Ministerio Público, García Jirón se trasladaba a bordo de un taxi con placas M03273, junto con el otro  acusado identificado como Bernardo José Ramos Galo, transportando cuatro explosivos Emulex (una especie de dinamita que se usa en la industria minera) que miden 39 centímetros de largo y cuatro detonantes con alcance expansivo.

MÁS DE 70 PRESOS DE CONCIENCIA

En la actualidad todavía queda un reducido grupo de presos políticos que permanecen recluidos en las cárceles del país y a quienes les fabricaron en juicio con pruebas falsas para incriminarlos en delitos comunes.

El último informe de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) refiere que hay 70 presos políticos en el país, de los cuales nueve siguen detenidos sin que se les presente a la orden de un juez.

Otras organizaciones, como la oficina de Defensores del Pueblo, representa a un importante número de presos políticos en los juicios que el régimen les ha imputado.

“Aproximadamente estamos hablando de 20 procesos activos y algunos están en audiencia inicial, una gran parte en proceso de juicio, otros que recién les han dado el fallo y otros como el de Ulises Josué Rivas, que va para apelación y el caso de Edward (Lacayo), que está pasando a la Sala Penal de la Corte Suprema, entre otros”, dijo Montenegro.

Abogado Julio Montenegro. Foto: El Nuevo Diario.

El caso de Edward Lacayo, quien en agosto de 2019 fue condenado a la pena máxima de 15 años de cárcel por el delito de tráfico de drogas, forma también parte de este grupo de presos de conciencia.

Otro caso, que es la mayor prueba de que los exiliados no pueden volver al país es el de Ulises Josué Rivas Pérez, originario de Santo Domingo, Juigalpa. A finales de marzo de 2019 regresó de Costa Rica porque su progenitor estaba grave de salud y pese al asedio, logró estar en la vela y el entierro, pero fue finalmente capturado el 1 de septiembre de ese año.

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) también lleva la representación de otro grupo de presos políticos, entre ellos Edwin Antonio Hernández Figueroa, quien fungió como oficial del área de antinarcóticos de la Policía Nacional y quien abandonó las filas de esta institución a partir de las protestas de abril de 2018.

Kevin Antonio Zamora Delgado, José Santos Sánchez, Jaime Enrique Navarrete Blandón, José Ángel González, Osman Marcel Aguilar Rodríguez, Wilber Antonio Prado Gutiérrez y Néstor Eduardo Montealto Núñez, son otros nombres que figuran en la lista de presos políticos.

¿CASOS EN EL OLVIDO?

El 11 de junio de 2019, el régimen orteguista decidió liberar a un grupo de reconocido presos políticos, entre ellos los periodistas Miguel Mora y Lucía Pineda, los líderes campesinos Medardo Mairena y Pedro Mena, Edwin Carcache, la comerciante Irlanda Jerez, los líderes del Movimiento 19 de abril de Masaya, Yubrank Suazo y Cristhian Fajardo y los estudiantes de León; Amaya Coppens Zamora, Nahiroby Olivas y Byron Estrada.

Y aunque el régimen insiste en  promover un ambiente de normalidad en el país, según la ACJD, en los últimos meses detectaron un fenómeno denominado “puerta giratoria”, una práctica que les permite seguir haciendo “uso de detenciones como estrategia inhibitoria de la partición y organización política de personas opositoras”.

El abogado Montenegro lamenta que la situación de presos políticos no esté repuntando en la agenda pública como antes.

“Parece que antes  ‘sonaban’ más por el tipo de presos que había. Que de repente proyectaban más el caso de Medardo, Carcache y otras personas que ya tenían un reconocimiento social”, dijo Montenegro.

Las condiciones en el penal no han cambiado, insiste el abogado de Defensores del Pueblo.

“Ahora aparentemente hay como un silencio, como un olvido, hay menos accionar y ellos están viviendo iguales consecuencias y en peores circunstancias, por la cuestión del coronavirus”, puntualizó el abogado.

Comportamientos psicópatas se desarrollan desde la niñez

Cuatro crímenes ocurridos en menos de 20 días, al inicio de este año, conmocionaron a la población nicaragüense, no solo por el mero hecho de violencia cometido, sino por la relación consanguínea que había entre las víctimas y victimarios.

Eva Inestroza

Tres hombres decidieron quitarle la vida al ser que los trajo al mundo: sus madres. Los autores de esos delitos, o parricidios, tienen entre 30 y 45 años, y las víctimas tenían entre 50 y 85 años. En las comparecencias judiciales ninguno de los tres dio muestra de arrepentimiento.

¿Qué los pudo llevar a quitarle la vida a su propia madre?

Para la doctora Yelba Godoy, neuropsicóloga clínica y especialista en demencia del Centro de Neurociencia del Hospital Vivian Pellas, cuando una persona es capaz de cometer un parricidio, primeramente, tiene que elaborarlo, pensarlo y diseñarlo.

“Lógicamente, es una persona con una personalidad que está alterada, y que está dentro de un grupo que está relacionado con los psicópatas”, manifestó.

La especialista en demencia también indicó que existe un grupo de personas a quienes los motiva la alteración mental, sienten algún tipo de placer o satisfacción personal a la hora de llevar a cabo este tipo de asesinatos.

Yelba Godoy, neuropsicóloga clínica y especialista en demencia del Centro de Neurociencia del Hospital Vivian Pellas. Foto: Instagram / IP Nicaragua.

“Aquí el tema de una persona con este perfil, es de un perfil alterado con personalidades psicopáticas. De hecho, se habla en la literatura que son bastantes escazas o nulas las personas que llegan a recuperarse, rehabilitarse o sanarse, porque en el fondo estas personas tienen escasos sentimientos de culpabilidad o de arrepentimiento”, explicó.

LOS HECHOS

El 26 de enero, Dennis Flores Gómez, de 32 años, asesinó a su madre Martha Gómez Martínez, de 50. Utilizó una raja de leña y después propinó varias cuchilladas, con un cuchillo de 23 centímetros de largo. El hecho ocurrió en la comunidad Zinica de Waslala.

Flores admitió los hechos y fue condenado a 30 años de prisión.

Dennis Flores Gómez. Foto: Redes Sociales / IP Nicaragua.

Ese mismo día, una adolescente de 16 años fue cómplice del asesinato de su padre Róger Medina Toruño, de 77 años. Según informes policiales, la menor le abrió la puerta de su vivienda a Holvin Esquivel Trujillo, para que este robara los ahorros que tenía su padre. Pero, al escuchar ruidos, Medina se despertó y al encontrarse con Esquivel, este le propinó 15 cuchilladas en el tórax y abdomen. Ahora la menor enfrenta proceso en el tribunal de adolescente. Este hecho tuvo lugar en León.

El 29 de enero, José Manuel Cruz, de 37 años, ultimó a garrotazos a su madre Domitila Espinoza Arteta, de 52 años. Este en su momento dijo que escuchó voces que le decían que “matara a su mama”. El lamentable hecho se dio en la comunidad La Florida, del municipio de Estelí.

El expediente presentado por la Fiscalía manifestó que el acusado se entregó por sí mismo a las autoridades. De forma extraoficial, se maneja que Cruz acababa de salir de prisión por delitos de lesiones y tentativa de violación.

Un caso más de parricidio fue el reportado en el país el 18 de febrero. Justiciano Ramos Fernández, de 45 años, mató de una pedrada a su madre Felícita Fernández, de 85 años. El hecho tuvo lugar en la comunidad Las Mercedes, del departamento de Matagalpa.

CULTURA MACHISTA

El sociólogo Cirilo Otero señala que Nicaragua ha demostrado tener una sociedad con actitudes muy violentas y que eso está relacionado fundamentalmente con la educación y con una cultura machista.

Para Otero, la crisis económica, el desempleo y la crisis política y social también son generadores de violencia.

“No te puedo decir cuál de ellos es más o menos, pero todos los que mencioné son generadores de violencia y en general la violencia se da en los hogares o en el vecindario”.

Es decir, “donde la gente permanece un poco más de tiempo después que vuelven de trabajar o de hacer cualquier actividad en la calle y al sentirse frustrados tienen actitudes violentas”, explicó el sociólogo.

Comúnmente la violencia está dirigida a las mujeres y a los menores, niñas y niños, agregó.

EL ENTORNO

El psicólogo Róger Martínez dice que en la mente de una persona que puede asesinar a su propia madre influyen muchos factores: un bajo nivel educativo, bajo nivel de cultura, consumo de alcohol, inteligencia emocional poco o nada cultivada, entre otros. Además puede haber una historia de posible violencia infantil.

“En este último caso, esos resentimientos no resueltos son llevados hasta la edad adulta”, explicó.

Psicólogo Róger Martínez. Foto: Cortesía / IP Nicaragua.

La especialista en demencia afirma que ese tipo de conducta se da en cualquier estrato social. “Esto es como el tema del maltrato o la violencia. Se da en gente culta, personas sin estudios, gente sin cultura y educación; en las clases altas, medias y bajas”.

Pero eso sí, “este tipo de homicidios se da en determinadas conductas, de personalidades concretas que al estudiarlos se dan cuenta que tienen algunas características en común”, agregó la doctora Godoy.

Otero coincide en que este es un tema muy cultural y de educación. Y señala que, mientras no se trate de cambiar de comportamiento, será difícil transformar esta sociedad.

“Es la misma tipología, el ambiente está frustrando a la gente y tenemos una sociedad mal educada, violenta; reacciona violentamente, con poco lenguaje y hay poca negociación. Hay poca capacidad para decir las cosas y aceptar que son bien o mal hechas, no tenemos esa capacidad, no está en la educación que hemos recibido en los últimos años”, indicó.

Los casos de parricidios han ocurrido, tanto en las zonas rurales, como en las urbanas, puntualizó el sociólogo.

Una de las características de los parricidas u homicidas, según la doctora Godoy, es la escaza, nula o ausencia de empatía.

“Alguien que es capaz de matar a su madre o a su padre tiene que tener escasos sentimientos de dolor o de sufrimiento, o tiene una alteración mental clara. En muchos casos porque se quieren quedar con la herencia o habría que ver si son personas con un historial de maltrato o de abuso por parte de los progenitores”, manifestó.

Por lo tanto, Godoy considera que se tiene que corroborar qué hay detrás de estas acciones. “Siempre hay una personalidad que está severamente alterada para que llegue hacer un parricidio. De hecho hay un estudio en temas de criminología, que es la ciencia que estudia este tipo de hechos”, argumentó.

La neuropsicóloga clínica insiste en que la familia o los padres tienen que ver con la conducta de un hijo que mata.

“Si vos tenés una tendencia y además creces en una familia donde hay formas incorrectas de relacionarse con el entorno, con la sociedad, eso es lo que se va a desarrollar”, sostiene.

La especialista indica que los factores sociales también tienen una gran influencia en ese problema. “Qué tipo de amigos han tenido estas personas, qué tipo de formación social y de educación han tenido, claro que, te digo que se da en todo tipo de estratos sociales; pero la educación de la familia también es determinante para que se pueda dar ese tipo de conductas”, asevera.

SEGUIMIENTO Y TRATAMIENTO CLÍNICO PERMANENTE

Pese a que los parricidas están detenidos y pagando su condena, la especialista en demencia considera que deberían de tener una vigilancia permanente, aunque esos sean delitos pocos frecuentes.

“Lo que pasa es que el impacto psicosocial de un parricidio tiene una gran conmoción social porque sentimos que allí hay un deterioro, porque por muy mal padre o madre que hayan sido con un hijo siempre hay un vínculo y una relación paterno oficial que hace que no se lleguen a esos niveles”, señala.

Ese tipo de asesinatos, aunque son poco frecuente, se han dado históricamente.

“Sí creo que es importante que se les dé no solamente vigilancia, si no que además esta gente necesita algún tipo de tratamiento psiquiátrico, pero permanente”, insiste Godoy.

REINCIDENTES

Según la doctora Godoy, los parricidas tienen una personalidad destruida y un perfil alterado, por lo tanto, ante la escasez de empatía, no se sabe si estas personas pueden ser reincidentes.

“O sea, con cualquier persona que interprete que le estorba, que le hace daño o que interprete que es un obstáculo para lograr algún objetivo…”.

Foto ilustrativa: Pixabay / IP Nicaragua.

El sociólogo Otero visualiza un aumento de la violencia en el país durante este tiempo de pandemia (covid-19) y crisis económica.

RECOMENDACIONES

Para erradicar la violencia, el sociólogo considera que la educación desde el nivel de preescolar debe contener un espacio que enseñe a negociar y a dialogar.

Con este punto coincide la especialista en demencia, Godoy, quien comenta que el perfil o la personalidad de personas con traumas, perturbadas o personas con gravedades psicopáticas se manifiesta desde que son niños.

“Hay un perfil en los chavalos que son agresivos, explosivos, coléricos, que fácilmente se encienden con cualquier reacción distorsionada, que no se les puede llevar la contraria. Ahí hay todo un perfil de trastorno antisociable que se manifiesta en los primeros años de vida y luego se va desarrollando y muchas veces la sociedad o la familia van normalizando esas conductas”, explica la doctora Godoy.

Otero recomienda que las iglesias, de cualquier tipo, deben enseñarles a sus feligreses, fieles o miembros a no practicar la violencia, si no la paciencia, la conversación y la tolerancia.

Otero advierte que el cambio de comportamiento no es inmediato, ya que todas las actitudes sociales toman entre dos a cuatro décadas para ver un cambio.

“Por ejemplo ¿quiénes son violentos en este país? El Gobierno; viola la ley, viola los impuestos; es un sistema de gobierno violento. Las relaciones patronal-obrero también son violentas; el patrón cree que tiene la razón siempre, y que los empleados son sus esclavos y deben oírles sus gritos y mal estado de ánimo y los empleados tienen actitudes violentas con el patrón, entonces aquí tenemos un serio problema de violencia con el que se debe terminar”.

Falta de información sobre el Covid-19 vulnera el derecho de la ciudadanía, afirman médicos y empresarios

* «Es una información tan sensible que el no tenerla pudiera significar que uno se descuidará y no tomará las acciones adecuadas en el momento oportuno», dice el epodemiólogo Rafael Amador.

 

Alma Vidaurre

 

La emergencia sanitaria del coronavirus no puede limitar los derechos humanos, entre ellos el derecho a la información, que en el contexto actual de la pandemia se vuelve un componente clave para medir el impacto que tendrá la enfermedad que llegó a un país que tiene un frágil sistema de salud y vive las consecuencias de la crisis sociopolítica.

La centralización y falta de transparencia en la información que maneja el Ministerio de Salud (Minsa) en Nicaragua, no permite que a los ciudadanos les lleguen datos precisos del comportamiento de la pandemia en el país, coinciden algunos expertos consultados por IP Nicaragua.

El epidemiólogo Rafael Amador explicó que desde el ámbito de la salud, los nicaragüenses tienen “derecho a la información correcta, oportuna y necesaria”, principalmente en las actuales circunstancias, cuando se sabe que la pandemia ha cobrado la vida de cuatro personas en el país.

“Es una información tan sensible que el no tenerla pudiera significar que uno se descuidará y no tomará las acciones adecuadas en el momento oportuno que pudiera provocar la contaminación impersonal y/o la contaminación de terceras personas, que algunas de ellas pudieran desarrollar formas severas o graves de la enfermedad, incluso morirse”, explicó el epidemiólogo.

El artículo 66 de la Constitución Política de Nicaragua establece que los nicaragüenses tienen “derecho a la información veraz”. Ese derecho, según la carta magna, comprende la libertad de “buscar, recibir y difundir informaciones e ideas, ya sea de manera oral, por escrito, gráficamente o por cualquier otro procedimiento de su elección”.

Los profesionales de la salud pública de Nicaragua, también requieren información oportuna y precisa para actuar de manera rápida y efectiva.

“Al no tener información objetiva, transparente y clara, tanto los ciudadanos como las autoridades o el personal de salud y empresarios, otra gente que manejan grupos de personas, se encuentran completamente trabajando en la oscuridad, pudiendo cometer muchos errores, por no saber qué hacer por falta de información”, señala el especialista en epidemiología.

La desinformación puede provocar que el ciudadano reciba una “subinformación” que lo haga creer que hay una situación “normal” y provoque riesgos de contagio.

En Nicaragua, los informes del Minsa son escuetos y no brindan información detallada de los casos confirmados, los recuperados, localizaciones,  fallecimientos, pruebas del Covid-19 o sospechosos.

TOMA DE DECISIONES

El pasado 18 de marzo, Nicaragua informó del primer caso de Covid-19 y a la fecha se confirman 14, de los cuales 4 han fallecido, 7 pasaron a la etapa de recuperación y 3 están activos, según análisis hechos por los medios independientes que tienen que analizar la escasa información que brinda el Minsa.

La falta de información por parte de las autoridades no solo limita las acciones que puedan tomarse en el ámbito social, sino también que influye en las decisiones económicas del país que este año vive el tercer año de contracción, considera el economista Luis Murillo.

En Nicaragua, los informes del Minsa son escuetos y no brindan información detallada. Foto: Nayira Valenzuela / IP Nicaragua.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) pronosticó que la economía del país podría sufrir una contracción desde -6.5% hasta -13.7%, la cual se profundizará por la crisis sanitaria.

“La información es un insumo fundamental para tomar decisiones, no solo desde el punto de vista económico, sino del manejo familiar, el hecho que no exista información prácticamente te está dejando a ciegas para la toma de decisiones”, dijo el economista a IP Nicaragua.

LIMITA AL SECTOR PRIVADO

En el contexto de la pandemia, el sector privado del país ha desarrollado acciones para evitar poner en riesgo a los colaboradores. Se idearon nuevas formas de trabajo desde casa, esquemas de rotación o jornadas parciales, con horarios flexibles en algunos sectores.

Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), coincide en que debería de haber una mejor información por parte de las autoridades de salud a la población, tomando como referencia los países vecinos.

Según el empresario, la información es tan importante que el no recibirla puede “afectar un derecho”.

“Uno de los deberes de los gobiernos a nivel mundial es poder facilitar y dar la información correcta y concreta a la población en general para que tome sus mejores decisiones y puedan, de alguna manera, en este caso cuando es una pandemia donde tiene que haber más cuidado, donde debe haber un distanciamiento social y eso no sucede”, enfatizó Maltez.

A pesar de que no se está recibiendo la información correcta, desde hace mes y medio el sector privado empezó a tomar las medidas de prevención a lo interno de cada empresa para proteger a los colaboradores.

“Pero no solo es en Managua y si esta información no llega a los departamentos, a las comarcas, a los municipios, como no está llegand y se está dando otro tipo de información que no es la correcta, esto de alguna manera va a poner en peligro más cantidades de vida y eso debería de revertirse”, puntualizó el presidente de Cadin.

¿En qué anda el mago? Los negocios turbios opacan su leyenda

Deportes / IP Nicaragua

 

Ronaldinho fue aquel jugador único, que hizo levantarse de sus asientos a los súper orgullosos aficionados del Real Madrid y resucitar al por aquel entonces hundido Barcelona, que no encontraba una salida a una crisis de varios años.

Por eso y por su magia constante sobre el terreno de juego, en su época fulgurante, Ronaldinho es una leyenda y en la actualidad siempre es noticia, ya sea porque repite una jugada sensacional, mientras juega un amistoso de fútbol sala, o porque cayó preso en Paraguay por ser descubierto con pasaporte falso.

Sin embargo, lo cierto y triste es que Ronaldinho hoy es más noticia por sus problemas con la justicia que por sus jugadas magistrales.

Foto: Facebook / IP Nicaragua

Su cumpleaños número cuarenta tomó relevancia, porque lo “celebró” en la cárcel. Su eterna sonrisa, por primera vez en la historia, se apagó. Esta vez lo vimos caminando serio, custodiado por policías paraguayos, que quizá nunca se imaginaron hacerle el pasillo a semejante mago. A Ronaldinho la estrella se le apagó.

De acuerdo con una cantidad inmensa de medios deportivos y medios en general, los días de gloria del “dinho”, “mago de Porto Alegre” o “tutor de Messi” ya son historia. Pero lo que más duele para un aficionado es que su trayectoria haya sido muy corta. Es cierto, lo vimos jugar en el Gremio, el PSG, el Barça, el Milan, el Flamengo, el Atlético Mineiro, el Queretaro y el Fluminense. Lo vimos ganar ligas, un Mundial, una Champions, una Copa Libertadores y un Baló de Oro (debieron ser dos, por aquel que le dieron a Fabio Cannavaro, en el 2006). Pero Ronaldinho no tardó tanto tiempo en la cúspide, y su carrera (no de mago, sino de fútbol) se esfumó.

Ronaldinho pasa sus días en prisión domiciliaria en un hotel, en Asunción, Paraguay, un lugar que ha quedado desolado por la pandemia del coronavirus. Ahí se encuentra con su hermano y representante, Roberto de Assis Moreira, también preso, mientras la justicia paraguaya continúa las investigaciones del supuesto vínculo con una banda local dedicada a la falsificación de documentos y lavado de dinero.

Según información reciente publicada en medios internacionales, Ronie supuestamente tiene negocios de juegos ilegales en Brasil.

Los juegos, según esos medios, están prohibidos en Brasil desde 1946 y debido a eso han surgido diversas mafias.

En mera crisis del coronavirus, con el fútbol en cuarentena, es difícil no revivir partidos o jugadas que nos dejaron con la boca abierta, y por qué no recordar aquel golazo del Dinho a la selección de Inglaterra, en el Mundial de Corea-Japón. Ese gol clasificó a Brasil en ese torneo, que finalmente levantó tras vencer en la final a Alemania.

Por qué no recordamos también aquel par de goles del mago en el Santiago Bernabéu. Entre sus obras magistrales también vale recordar su primer gol con el Barcelona (auténtico golazo contra el Sevilla), el gol que le marcó al Chelsea de José Mourinho y otro golazo que clavo en mitad de la escuadra cuando jugaba con el Atlético Mineiro. Después de anotar este último, el mago se rindió de rodillas y con lágrimas en los ojos, se lo dedicó a su padrastro, que días atrás había fallecido de un ataque al corazón.