US$1.600 millones destinará el BID para atención de desastres en Nicaragua, Honduras y Guatemala

Lester Arcia

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) dispondrá para Nicaragua, Honduras y Guatemala US$1.600 millones para la reducción de la vulnerabilidad ante desastres naturales para los próximos dos años, así lo dieron a conocer a través de un plan integral como respuesta a los desastres en Centroamérica.

Los países pueden utilizar parte de estos fondos para financiar sus prioridades en áreas como el desarrollo de infraestructura resiliente, la gestión del riesgo de desastres y la provisión de servicios básicos a poblaciones vulnerables”, cita el comunicado de presa.

Según el planteamiento del plan integral a esos recursos proporcionados se le suman la creación de facilidades financieras y generación de una agenda de conocimiento en torno a resiliencia y problemas estructurales vinculados con la gestión de riesgos de desastres naturales.

Mauricio Claver-Carone presidente del BID señaló que “los huracanes Eta e Iota remarcaron la necesidad urgente de contar con infraestructura resiliente, la mitigación al cambio climático y la gestión de riesgos en Centroamérica que reduzca el impacto en las poblaciones afectadas”.

Nicaragua se vio afectada a finales de 2020 con dos huracanes que tambalearon la estabilidad social y económica de comunidades de la Costa Caribe del país.

“En base a las lecciones aprendidas tras la respuesta ofrecida ante los huracanes Eta e Iota, el plan se implementará de forma coordinada con otras agencias multilaterales como el Banco Mundial, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL); así como otros socios regionales como el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y socios a nivel de cada país”, detallan.

Según el plan estratégico, además de los recursos financieros puestos a disposición de Honduras, Guatemala y Nicaragua, el BID dispondrá de nuevas y prácticas facilidades para apoyar la atención de emergencias.

“Así, en diciembre pasado, el BID aprobó la postergación del pago de intereses sobre sus préstamos a raíz de un desastre natural y se lanzaron como piloto los llamados “bonos por catástrofe”, que ofrecen cobertura contra riesgos vinculados a desastres y se adaptan a aquellos riesgos sobre los cuales los países quieran tener cobertura”, cita la nota de prensa.

Apoyo a micro empresas

El BID con este plan aprobó una nueva facilidad para atender de forma ágil a las micro y pequeñas empresas afectadas por las emergencias.

Explican que “esta iniciativa, que cuenta como socio a la Fundación Covelo, proporcionará US$60 millones para beneficiar a 40.000 micro y pequeñas empresas afectadas tanto por la pandemia, como por los huracanes, para acceder a préstamos que ayudan a reactivar sus negocios de forma inmediata”.

Por último, el BID incluye en el plan la generación de una agenda de conocimiento para difundir buenas prácticas en materia de gestión de riesgos, “mediante una serie de diálogos en la región, en los que se compartirán lecciones aprendidas en otros países, como, por ejemplo, la experiencia de Nueva Orleans en Estados Unidos”.

.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email