Monseñor Rolando Álvarez: «Necesitamos libertad interior para comprender que Nicaragua somos todos»

El obispo de Matagalpa insistió en escuchar a los demás, a buscar el diálogo y no tenerles miedo a las diferencias de ideas.

El obispo de Matagalpa, Monseñor Rolando Álvarez, dijo este domingo, que en Nicaragua urge libertad interior para comprender y aceptar los derechos de los demás; en un mensaje que llama a no tener miedo al diálogo, a la conversación y a las diferencias de ideas.

«Podríamos tener grandes obstáculos, dificultades de todo tipo para ejercer cualquier especie de libertad, aun las más fundamentales y básicas. Si hemos conocido la libertad interior, realmente, a pesar de todo, seremos siempre libres», señaló el obispo.

El religioso dijo que no hay que tenerle miedo al futuro y a las diferencias de ideas.

Monseñor Rolando Álvarez en la misa en honor a la Virgen de la Merced, patrona de Matagalpa / Cortesía

«En Nicaragua urge libertad interior para no tener miedo al futuro, para descubrir en los otros algo o mucho de bondad; libertad interior para no tener miedo al poder, o a pegarse o a ferrarse a él; libertad interior para permitirle al otro expresar libremente sus ideas; libertad interior para permitirle al que manifieste sus ideas sin miedo a lo que vendrá», manifestó.

El obispo de Matagalpa insistió en escuchar a los demás, a buscar el diálogo y no tenerles miedo a las diferencias de ideas.

Monseñor Rolando Álvarez en la misa en honor a la Virgen de la Merced, patrona de Matagalpa / Cortesía

«Cuánta necesidad de libertad interior tenemos en Nicaragua: libertad interior para reconocer con humildad que no solo los de mi lado y los de mi grupo, de mi partido, tienen la razón o más aun la verdad; libertad interior para reconocer que solo juntos podría construir, una gran nación; libertad interior para abrir las cárceles a las ideas de los otros y no tener miedo al diálogo, a la conversación; como también a las divergencias y hasta las contradicciones y diferencias, cuando estas son puestas en las mesas común; libertad interior para no tener miedo al futuro, para descubrir en los otros algo o mucho de bondad; libertad interior para no tener miedo al poder, o a pegarse o a ferrarse a él; libertad interior para permitirle al otro expresar libremente sus ideas; libertad interior para permitirle al que manifieste sus ideas sin miedo a lo que vendrá», dijo Álvarez, en su homilía dominical.

El religioso destacó la importancia de rectificar los errores y a buscar una conversación con el otro, desde el corazón.

«Libertad interior para comprender que Nicaragua es de todos, que Nicaragua somos todos. Solo quien es libre interiormente puede rectificar, puede llamar y mirar a los ojos, hablar al corazón sin prejuicios, sin estrategia ni cálculos. Solo quien es libre interiormente puede decir con sinceridad ‘yo acojo al adversario y le doy su lugar’, solo quien es libre interiormente, podrá ser un hombre o una mujer que viva para la libertad, que viva en Libertad y por la libertad, porque seguimos recordando, la palabra de Dios: ‘Para ser libres nos liberó Cristo'», puntualizó.

Esta semana, el obispo de Matagalpa, conmemoró el Día de la Virgen de la Merced, patrona de Matagalpa, con una eucaristía solemne, únicamente con la presencia de diáconos y sacerdotes, intercediendo por los derechos de los presos y sus familiares.

Las celebraciones religiosas en honor a la Virgen de la Merced en Matagalpa tienen programado rosarios y Eucarísticas, que serán transmitida por las redes sociales.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email