Nicaragua: Violaciones a la libertad de prensa en 2021 alcanzan cifras similares a las de 2018

En 2021 Nicaragua volvió a sufrir un aumento de graves violaciones a la libertad de prensa, documentando al menos 702 incidentes de abuso de poder por parte del régimen de Daniel Ortega, cifras que casi se igualan a las 712 restricciones registradas en el 2018, cuando los nicaragüenses sufrieron las acciones más represiva de los últimos tiempos, reveló el Informe de Violaciones a la Libertad de Prensa 2021, realizado por el diario La Prensa.

“Durante el 2021 se cometieron graves restricciones a la libertad de prensa, según los informes de violaciones a la Libertad de Prensa publicados por este diario, al cifra ascendió a 702 incidentes de abusos del poder estatal durante el año, casi el doble de lo observado en el año 2020 que fue de 360 casos y similar a los sucedidos en el años 2018 que fue de 712”, detalló La Prensa en su informe este jueves.

El informe indica que “la coyuntura sociopolítica en la que se encuentra inmerso el país con mayor énfasis a partir de abril 2018, es sumamente preocupante y al cierre del año 2021 no hay señales de que la política de hostilidad en contra de los medios de comunicación y los periodistas independientes frenará”.

Abuso de poder

El abuso de poder, agresiones y procesos judiciales fueron las mayores violaciones que marcaron el 2021. «El uso abusivo del poder estatal es un indicador que mide, entre otras, las acciones orientadas a la asfixia financiera de los medios, la exclusión de los planes de pauta publicitaria estatal, la amenaza o cancelación de frecuencias radioeléctricas, sanciones administrativas y económicas, como multas injustificadas a medios independientes», señala el documento.

“Además restricciones en la compra de insumos y equipos, el corte de servicios básicos, el cierre arbitrario de medios de comunicación y ocupación de sus instalaciones, la imposición de medidas ilegales que solo pueden realizarse bajo el peso de la mano militar, son ejemplos claros de uso abusivo del poder estatal que se viene incrementando en Nicaragua como parte de una política de ataque permanente a los medios de comunicación independientes”, agregan.

Sobre las transgresiones directas contra medios y periodistas independientes, el informe anual reporta 469 acciones, entre los cuales destaca el allanamiento ilegal y ocupación policial de este mismo diario, ocurrido el 13 agosto del 2021; el allanamiento arbitrario por segunda vez de las oficinas del medio de comunicación digital Confidencial; y la consumación de la confiscación de las instalaciones del canal de televisión 100% Noticias.

Managua donde se reporta más casos de violencia

En el consolidado anual se observa que los casos de agresiones a la libertad de prensa aumentaron exponencialmente a partir de agosto con 80 casos; septiembre: 104; octubre: 107; noviembre: 128; y diciembre: 105. Las denuncias recopiladas a lo largo de 2021 apuntan a que los responsables de la mayoría de las violaciones fueron ejecutadas por agentes estatales (637); agentes paraestatales (31); hechores no identificados (26); y agentes no estatales (8).

 

En Managua se concentra la mayor cantidad de casos de violaciones a la libertad de prensa, registrándose 592 en todo el 2021. Le sigue la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (45) y León (22). En los demás departamentos los casos se documentaron de la siguiente forma: Boaco 2, Carazo, 3, Chinandega 1, Chontales 1, Estelí 3, Granada 1, Jinotega 7, Madriz 6, Masaya 6, Matagalpa 2, Región Autónoma de la Costa Caribe Norte 4, y Rivas 7.

Durante el 2021 los medios de comunicación independientes fueron víctimas de las peores embestidas del Estado, registrando 469 casos; seguidos de los periodistas, hombres y mujeres, con 124 casos; y en el tercer lugar de las víctimas están: directores, editores y ejecutivos de medios con 76 casos; haciendo notar que se registraron 18 casos de reporteros gráficos.

 

Asimismo, el informe incorpora la participación que ha tenido el Ministerio Público para atacar a los comunicadores independientes, así como la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) dependencia del Ministerio de Gobernación de Nicaragua y bajo el control del régimen de Ortega, para retener el pasaporte a los periodistas y aplicar la restricción migratoria.

Destacan compromiso por seguir informando

«La práctica periodística en Nicaragua se ejerce en un contexto cada vez más restrictivo, un ambiente más hostil; en el que la violencia directa se combina con la aplicación de leyes punitivas, que violentan los estándares internacionales de Libertad de Expresión», concluye el informe.

«Hemos podido comprobar que las agresiones contra los hombres y mujeres de prensa en Nicaragua no tienen límites; los daños colaterales alcanzan a sus familias que en muchos casos están compuestas por menores de edad y personas de la tercera edad que se ven afectadas en lo corporal y emocional ante la agresividad y constancia de los ataques», agrega.

El documento finaliza con testimonios de periodistas, unos en el exilio y otros bajo anonimato, quienes comparten cómo ha sido ejercer la profesión en medio del hostigamiento, asedio, amenazas y agresión por parte del régimen.

 

Suicidios y afectaciones en la salud mental: la pandemia silenciosa en Rivas

Redacción / IP Nicaragua 

Un aumento en la cifra de hombres que han decidido acabar con su vida encendió las alarmas en el departamento de Rivas, pues en menos de 20 días se reportaron seis muertes y un intento de suicidio, todos hombres en un rango de entre 28 y 50 años.

El primer caso ocurrió el pasado 25 de diciembre del 2021. Mientras muchas familias rivenses celebraban la Navidad al lado de sus seres queridos, el joven Pablo Reyes Solís, de 28 años y miembro de la Cruz Roja, tomó la decisión de quitarse la vida a través de la asfixia mecánica, dejando a una niña de cinco años en la orfandad.

El 1 de enero, Julio Siezar, de 36 años, acabó también con su vida. Al día siguiente el próspero microempresario Pedro Sequeira decide suicidarse.

En días posteriores, las cifras de personas que fallecieron por suicidio aumentó ya que Roberto Espinoza, del barrio José Alberto Galeano, y Jorge Alberto Hernández, del municipio de Altagracia en la Isla de Ometepe, se sumaron a la alarmante lista de suicidios en este departamento.

Días antes, otro ciudadano de Ometepe también tomó la fatal decisión de suicidarse, llegando a un total de seis personas fallecidas por esta causa.

Tasa de suicidios aumenta cada año

El suicidio es un problema de salud pública creciente y la tasa de suicidios aumenta  considerablemente en el mundo.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 700 mil
personas mueren por suicidio cada año en el mundo.

Para el psicólogo Wilton Gerardo López, la depresión es una enfermedad que mata de manera silenciosa y que desencadena un sin número de afectaciones.

«El duelo patológico que es cuando el duelo no mejora y las emociones son dolorosas, sentimientos de culpa, familiares y amigos se culpan por no haber prevenido tan irreparable pérdida, ansiedad, insomnio y aislamiento social. Por ello, es importante saber detectar a tiempo la sintomatología depresiva que presenta la persona afectada”, advirtió el especialista.

Pobladores evitan otro suicidio

Una hora después de haberse quitado la vida Roberto Espinoza, a solo escasos metros de donde ocurrió el deceso, otro joven de iniciales J.S.Z fue encontrado colgado con una faja en su cuello de la rama de un árbol.

Este también pretendía darle fin a su existencia, pero afortunadamente fue rescatado por  ciudadanos que transitaban por el sitio, aparentemente el joven ya tenía varios días de estar ingiriendo licor.

Los familiares del joven que fue rescatado solicitaron a las entidades gubernamentales den seguimiento a este tipo de casos, como impartir charlas motivacionales a los afectados y facilitar ayuda psicológica.

“Como familia, cualquiera se pone triste porque se trata de alguien a quien amamos. Ahora estamos más pendientes de él, yo estoy buscando ayuda y orando todos los días por él. Es la primera vez que atenta contra su vida, yo digo que mi hijo está pasando por depresión y solicitamos que hayan
programas sociales que brinden apoyo y seguimiento a casos similares como el de mi hijo porque esta situación afecta a todos los miembros de la familia”, dijo la madre del joven que logró ser auxiliado.

Influencia de los medios de comunicación

El especialista en psicología Wilton López también se refirió a los medios de comunicación los cuales podrían ser una herramienta fundamental ante la prevención de suicidios.

“Los medios de comunicación juegan un rol importante pero eso va en dependencia de cómo aborden la noticia. Lo más adecuado es que al final de cada nota publicada se haga énfasis en la importancia de la salud mental y más en estos tiempos de pandemia, femicidios, homicidios, suicidios por depresión, la salud mental es igual de importante que la salud física ”, aseveró López.

Líder religioso recomienda acercarse a Dios

El reverendo Carlos Villagra, pastor de la iglesia Bautista de Rivas, aseguró que la muerte no es la salida y recomienda acercarse más a Dios, debido a que lo relaciona con la depresión causada por problemas sentimentales, económicos y la falta de empleo que existe en el país, asociándose al rango de edades de los fallecidos.

“Si nosotros no nos acercamos a Dios, cualquier problema que se nos presente lo miraremos muy grande y elegimos el camino más corto pero menos conveniente porque nuestra familia es la más afectada. Los jóvenes y niños deben ser tratados de la mejor manera, es decir, la ayuda viene desde el hogar, cultivando la vida espiritual, la vida es el regalo que Dios nos brinda”, reiteró Villagra.

Un experto en finanzas recomendó buscar las alternativas de pago antes de considerar soluciones fatales.

“Cuando existen problemas financieros como deudas y no tienes como pagarlas, es  aconsejable renegociar la obligación con el acreedor y a través de un documento escrito explicar que actualmente no se cuenta con los recursos suficientes, así como sus motivos de la falta de
pago.

Otro aspecto importante en las familias, es crear la cultura del ahorro y planificación de ingresos y egresos en base a una capacidad adquisitiva y no en números subjetivos.