Nicaragua: Combo de leyes “injustas” aprobadas en un solo trimestre del 2020

*Expertos en temas políticos y derechos humanos coinciden que desde 2018 el Gobierno mantiene condiciones de represión.

Redacción IP Nicaragua

En el último trimestre de 2020, el gobierno de Daniel Ortega, a través de la Asamblea Nacional, donde sus diputados son mayoría, aprobó un combo de leyes consideradas inconstitucionales y arbitrarias por sus efectos represivos.

La aplicación de las leyes aprobadas tendrá su efecto en 2021, en pleno año electoral. Las leyes se diseñaron para criminalizar las acciones ciudadanas y a la oposición que se organiza en contra del sistema totalitario que impuso el Gobierno en medio de la crisis sociopolítica, advierten tres expertos consultados por IP Nicaragua.

La Ley de Agentes Extranjeros o “Ley Putin”; la Ley Especial de Ciberdelitos, mejor conocida como “Ley Mordaza”; la pena de cadena perpetua para castigar los “crímenes de odio”, y la Ley de defensa de los derechos del pueblo a la independencia, soberanía y autodeterminación para la paz forman parte del combo en manos de quienes ostentan el poder.

Un acto de desesperación

El jurista y miembro de la agrupación opositora Coalición Nacional, José Pallais Arana, considera que Ortega intenta hacer de todo para controlar a los ciudadanos y detener los reclamos y protestas de la población.

José Pallais Arana. Foto: El Nuevo Diario.

Debido a que no logra detener el descontento ciudadano intenta fortalecer la “represión judicial” a través de la aprobación de esas leyes, agregó Pallais Arana.

“Ha impuesto una de las represiones más duras que se conozcan en la historia del país, derogando de hecho todas las garantías constitucionales y consolidando un estado policial, pero nada le ha funcionado, ahora hace un nuevo intento involucrando al Poder Judicial, como una herramienta más de represión contra los ciudadanos”, expresó Pallais Arana.

Para el jurista opositor, “el régimen denota que está desesperado porque siente que nada le funciona, entonces, incrementa la capacidad de control a la ciudadanía”, insiste.

Leyes son “siniestras”

Por su parte, Guillermo Medrano, consultor y coordinador de Derechos Humanos de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (Fvbch), considera que el Gobierno pretende “legalizar a través de estas leyes perversas, siniestras lo que ha venido haciendo de hecho, o sea, como es la represión y la censura”.

“Los nicaragüenses debemos de seguir demandando nuestros derechos constitucionales, porque no se pueden clausurar derechos constitucionales mediante adefesios jurídicos como las leyes aprobadas en el último trimestre del año 2020”, manifestó Medrano.

¿En qué consisten esas leyes?

La Ley de Regulación de Agentes Extranjeros o “Ley Putin” fue aprobada el 15 de octubre y entró en vigencia cuatro días después, el 19 del mismo mes.

La “Ley Putin” tiene como objetivo establecer un nuevo mecanismo de espionaje financiero en contra de los ciudadanos, medios de comunicación, organizaciones, y asociaciones sociales y opositoras que reciban recursos de gobiernos y agencias extranjeras, consideran los consultados.

Con esta ley, el Gobierno ordena a las personas naturales o jurídicas, así como de otras nacionalidades que actúen como “agentes extranjeros”, que deben registrar voluntariamente a sus donantes, recursos y usos de estos ante el Ministerio de Gobernación (Migob).

El Migob podrá, discrecionalmente, determinar a quiénes someterá al control, notificándoles que deben inscribirse en un plazo de cinco días. Quién no lo haga será multado, se les suspenderá la personería jurídica, incluso se le cancelará.

Si no hay cumplimiento de las normas, el Migob también reportará al “agente extranjero” a la Unidad de Análisis Financiero (UAF), como sospechoso de estar realizando actividades de lavado de dinero o crimen organizado. Con ese paso se perseguirá penalmente a los ciudadanos y organizaciones, especialmente opositoras.

Ley Especial de Ciberdelito criminaliza la libertad de expresión en las redes sociales. Amenaza hasta con 10 años de cárcel a los ciudadanos que se les imputen delitos de esa naturaleza.

La ley fue aprobada el 27 de octubre por los 70 diputados de la bancada sandinista y entró en vigencia este miércoles 30 de diciembre.

La legislación, también conocida como “Ley Mordaza”, no solo representa una amenaza en contra de cualquier opositor que, a través de las redes sociales, se pronuncie en contra del Gobierno, sino que atenta contra el ejercicio periodístico ante lo que consideren una “noticia falsa”.

Medrano advierte que, con la entrada en vigencia de la “Ley Mordaza” no solo los medios de comunicación están en riesgos, sino todos los ciudadanos.

La Ley de Especial de Ciberdelitos, al igual que la Ley de Agentes Extranjeros, adolece de “rigor técnico”, ya que contienen conceptos muy ambiguos, agregó Medrano.

“Desde que Ortega está en el poder, los medios de comunicación independientes siempre han estado en riesgo, tomemos como referencia que Ortega es enemigo de la libertad de expresión, lo ha evidenciado en su primera dictadura en los años 80 y lo ha hecho también en expedito ahora en esta nueva fase de dictadura”, expresó Medrano.

La intención de imponer cadena perpetua a quienes cometen “crímenes de odio”, quedó aprobada el pasado10 de noviembre en primera legislatura, y es otra de las leyes que promovió el Gobierno en el último trimestre del año 2020.

Con la aprobación de esta ley, se cumplió uno de los dos pasos que legalmente deben darse para que la reforma sea válida, la que la misma Constitución establece que sus reformas deben ser aprobadas en dos legislaturas. Eso significa que se hace dos veces, por la que una se cumplió el 10 de noviembre y la segunda, quedaría ratificada en 2021.

Para finalizar, de manera expedita, los diputados sandinistas aprobaron, el 21 de diciembre, la “Ley de defensa de los derechos del pueblo a la independencia, soberanía y autodeterminación para la paz”, que inhibe a los opositores de ser candidatos en las elecciones nacionales del 2021.

“Los Ortegas y sus aliados en la chanchera (Asamblea Nacional)  podrán seguir aprobando leyes espurias, pero de poco o nada les servirán, el repudio generalizado del pueblo nicaragüense ya es un hecho irreversible y aunque quieran fabricar un circo electoral con candidatos de paja, también es inevitable que el régimen sea desconocido por la comunidad internacional”, expresó el politólogo y dirigente opositor Félix Maradiaga.

Leyes destinadas al fracaso

Pallais Arana apuesta a que este combo de leyes fabricadas por el Gobierno, también están destinadas al fracaso por ser inconstitucionales, además de que “ningún régimen tiene la capacidad de cortar las aspiraciones de libertad y democracia de un pueblo”.

Félix Maradiaga. Foto: IP Nicaragua.

“En primer lugar, porque todas son leyes inconstitucionales que nadie está obligado a respetar y, en segundo lugar, porque judicialmente no van a tener a capacidad de procesar a todos los ciudadanos que hagan uso o ejercicio de sus derechos de opinar, expresarse, de su derecho a trabajar con empresas extranjeras, a los periodistas en comunicar”, argumentó Pallais Arana.

De igual manera, Maradiaga señaló que, “las leyes injustas no son ley y no las vamos a obedecer, vamos a seguirnos organizando en cada rincón de Nicaragua, nada ni nadie nos va a detener, porque toda Nicaragua ya sabe cuál es la ruta con o sin elección”.

En cambio, Medrano considera que el 2021 traerá “tiempos grises” no solo para la prensa independiente, sino que para el país en general.

Según Medrano, a los nicaragüenses los persigue la “la pandemia de la represión estatal”.

“La pandemia de la cultura del secreto como estrategia de comunicación gubernamental y todavía arrastramos la pandemia de la inseguridad y la devastación de la economía que, también ha afectado a medios de comunicación y periodistas que han perdido sus empleos, porque muchas empresas periodísticas han cerrado sus puertas”, lamentó Medrano.

Entradas recomendadas