Pueblos indígenas culpan al gobierno por la violencia y hambruna en sus comunidades

  • Tras marchar por las principales calles de Bilwi, anunciaron que demandarán al Estado de Nicaragua por daños a la propiedad comunal y violaciones a derechos humanos de los pueblos indígenas.

Orlando Valenzuela /IP Nicaragua

Saneamiento territorial, justicia para los caídos durante la represión y respuesta a las necesidades provocadas por el paso de los huracanes Iota y Eta, son las principales demandas que hacen al gobierno más de 1,200 representantes de todas las etnias y pueblos indígenas que habitan en los territorios Norte y Sur del Caribe de Nicaragua.

Representantes de los pueblos misquitos, mayagnas, ulwas, garífunas, creol, sumo y mestizos autóctonos, marcharon por las principales calles de Bilwi, tras plantear sus demandas durante la décima Asamblea General de los Pueblos de la Mosquitia Nicaragüense, donde además decidieron demandar al Estado de Nicaragua por daños a la propiedad comunal perpetrada por colonos invasores de sus territorios que además denuncian son protegidos por autoridades policiales y militares.

En esta asamblea, que también participaron delegados de los pueblos indígenas de Monimbó, Ometepe, Jinotega y Las Minas, dijeron que la demanda contra el estado de Nicaragua incluirá violaciones a los derechos humanos de los pueblos indígenas.

El concejal municipal de Yatama, Sergio Chow, explicó a IP Nicaragua que la invasión de los colonos armados que se han tomado los territorios indígenas es otro de los temas expuestos en la asamblea, además se pidió cuentas sobre los recursos entregados para hacer frente a los efectos del desastre provocado por los huracanes en noviembre de 2020.

“Esos recursos nadie sabe dónde están, la ayuda se la han robado toda, han entregado migajas a la gente. Este tema de la ayuda se tocó en la asamblea, y le vamos a dar seguimiento”, aseguró Chow.

El concejal indígena se mostró preocupado por la situación que se está viviendo en la zona, debido a la “crisis socioeconómica” que enfrentan las poblaciones indígenas.

“Hay hambruna en  los distintos territorios, yo creo que ya había hambruna por el desplazamiento forzado, debido a la invasión de colonos armados y paramilitares, y ahora con el golpe de los huracanes se ha recrudecido más, hay mucha hambre, mucha necesidad, hay problemas de agua y saneamiento, casi generalizado, y en el casco urbano de Bilwi también hay serios problemas, todavía hay gente que está a la intemperie y qué decir de las comunidades, es cosa seria”, denunció el concejal de Yátama.

Delitos ambientales

La Asamblea General de los Pueblos de la Mosquitia Nicaragüense se realiza cada 4 años y en la misma se hace el cambio del directorio, según lo mandatan los estatutos.

El directorio es la máxima autoridad indígena, el que dirige el destino de los pueblos y comunidades de la mosquitia, sustentada en el derecho internacional, en la declaración universal para la protección de los pueblos indígenas, en la Convención Americana, la declaración de la Organización de Naciones Unidas y retomada por la Constitución Política de Nicaragua.

El concejal de Yátama adelantó que demandarán al Estado por los serios delitos ambientales y daños a la propiedad comunal, porque la invasión de colonos a los territorios indígenas, promovida por las autoridades locales, ha causado daños irreparables.

“Aquí se ha atentado contra los medios de vida de los pueblos indígenas, o sea, las hambrunas que están padeciendo las comunidades indígenas es porque han acabado con el ecosistema, con los medios de vida de los pueblos indígenas y afrodescendientes”, afirmó Chow.

Agregó que en la asamblea se estableció dar un plazo fatal al Estado para que proceda a sanear los territorios indígenas, de lo contrario los pobladores de la Mosquitia lo harán a través de la fuerza, aún a sabiendas que los colonos están armados y cuentan con el apoyo de la Policía y el Ejército de Nicaragua.

“Sabemos que están armados, pues ni modo, vamos a tener que chocar”, dijo Chow.

Colonos generan temor

El director del Movimiento Social Pri Laka, Juan Carlos Ocampo, denunció que hay más de 260 comunidades afectadas, y que en los últimos 10 años, los colonos han invadido casi un millón de hectáreas de bosques en distintas partes de la Costa Caribe Norte y Sur.

El dirigente de Pri Laka, señaló que existen tres situaciones difíciles en estos territorios, primero, el asedio de una banda armada de colonos a la comunidad de Sagnilaya, Awas Tara, Raití y otras poblaciones cercanas, luego está la usurpación de las áreas agrícolas, áreas de pesca y recolección de medicina de las comunidades de Tasba Yara, municipio de Waspán y nuevas incursiones al territorio de Winambí, en río Coco Arriba, donde recientemente el Ejército capturó a ocho colonos que andaban abriendo camino y chapeando sin autorización de nadie.

“Esta es una situación muy dura para las comunidades, porque los colonos están armados, andan amenazando a la gente y les están quitando sus cultivos, quemando sus ranchos y mucha gente está saliendo de sus bosques y abandonan todo lo que tantos años les ha costado establecer, y de esa manera quedan en la inseguridad total”, denunció Ocampo.

La violencia contra los pueblos indígenas ha dejado al menos 49 muertos, 53 lesionados, 46 secuestrados y 4 desaparecidos y ha provocado el desplazamiento de unos mil misquitos de 12 comunidades, denunció Lottie Cunningham, abogada y activista por los derechos indígenas.

Cunningham, agregó que solo el año pasado se registraron 13 asesinatos de indígenas, 8 heridos, 2 secuestros y el desplazamiento forzado de poblaciones que viven a lo largo de la ribera de los ríos Waspuk y Bocay en la Reserva de Biósfera de Bosawás.

La defensora de los derechos indígenas, lamentó que el Gobierno nicaragüense más bien “ha rechazado casos que hemos presentado de asesinatos, violaciones sexuales e indígenas desparecidos”.

“Tenemos en nuestras tierras a varios exmilitares armados, motivados por actividades extractivas que el Estado ha venido incentivando con las empresas”, dijo la defensora durante una audiencia virtual con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Marchan por la ciudad

Después de tres días de sesiones, los participantes de la asamblea indígena, marcharon por las principales calles de Bilwi, en la Región Autónoma del Caribe Norte, para dar a conocer las demandas y acuerdos que se tomaron en la reunión.

En la misma marcha, participó George Henríquez, precandidato presidencial de la Coalición Nacional, quien aseguró que los indígenas están retomando las calles y están dando un ejemplo a los líderes del pacífico, que no quieren darle espacio a la gente para que salga a marchar.

“Que se les quite el miedo (a la gente del Pacífico) a la policía y a los paramilitares retomando las calles”, manifestó Henríquez.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email