Reprograman audiencia contra conductor que atropelló al ciclista Miguel Vélez Peña

Redacción / IP Nicaragua

Mientras el juez Ronaldo Sanarrusia del Juzgado Sexto Penal de Managua reprogramó la audiencia inicial para el conductor Humberto Gabriel Chamorro Zavala, de 26 años, quien es acusado del homicidio imprudente del ciclista Miguel Vélez Peña, de 46, la comunidad ciclista de Nicaragua fue impedida por la Policía de marchar para demandar justicia en este caso.

La audiencia inicial había sido programada desde el 12 de diciembre de 2021 cuando se celebró la audiencia preliminar para este 12 de enero, pero el judicial la reprogramó sin mayor explicación.

El abogado Víctor Manuel Molina, representante legal de la familia de Vélez, dijo a los periodistas que le informaron que la audiencia fue reprogramada, pero sin dar razones de la reprogramación y tampoco le informaron de la nueva fecha.

Desde el 12 de diciembre, el juez Sanarrusia decretó un mes prisión preventiva para Chamorro Zavala.

Los hechos

El trágico accidente ocurrió a las 5 y 16 de la mañana del sábado 11 de diciembre en el kilómetro 10 de la carretera a Masaya, cerca de los semáforos del Hospital Vivian Pellas, en Managua.

Según la Policía, Chamorro Zavala conducía la camioneta Mitsubishi placas MY 18304 «en estado de ebriedad» y a «exceso de velocidad» cuando invadió el carril y atropelló al ciclista.

«En los delitos de homicidio, en todos estos delitos en que la pena se clasifique como grave por su naturaleza se tramitarán en prisión preventiva mientras dure el proceso hasta que se dicte sentencia», explicó el judicial en la audiencia preliminar.

Ciclistas no marcharon

La comunidad ciclista de Nicaragua también había convocado para este miércoles a una marcha  para exigir justicia por la muerte de Vélez, pero no se realizó.

Los ciclistas tenían programado concentrarse frente a las instalaciones del Teatro Nacional Rubén Darío para luego dirigirse al complejo Judicial de Managua, sitio donde se realizaría la audiencia inicial del caso.

IP Nicaragua intentó comunicarse con La Federación Nicaragüense de Ciclismo (FNC), que anunció también que se unía “al clamor de nuestra comunidad ciclista», para conocer las razones por las cuales no se llevó a cabo la marcha, pero al consultar cortaron la llamada.

 

 

Organizaciones se unen para demandar liberación de periodistas arbitrariamente detenidos en Nicaragua

Redacción / IP Nicaragua 

Las organizaciones Voces del Sur, PEN Internacional, el Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos e IFEX-ALC demandaron al Estado de Nicaragua la inmediata liberación de los periodistas y comunicadores que están arbitrariamente detenidos desde 2021 por razones políticas.

“Las organizaciones que suscribimos el presente pronunciamiento expresamos nuestro rechazo a los múltiples intentos realizados por el gobierno de Nicaragua para silenciar y amedrentar a la prensa independiente en el país; estas agresiones con el paso de los años – en especial entre 2018 y 2021- han venido escalando ante la inacción de las autoridades”, denunciaron las organizaciones en un pronunciamiento en conjunto.

2021 un año nefasto para la prensa

Las organizaciones firmantes catalogaron el 2021 como “un año nefasto para las libertades de prensa, expresión e información”.

“Periodistas y directivos de medios fueron encarcelados, medios de comunicación confiscados, decenas de periodistas obligados a exiliarse, debido entre otras a las demandas judiciales y aplicación de leyes que cercenan la libertad de expresión», señalaron las organizaciones.

Además impusieron restricción migratoria y confiscación de pasaportes, intensificación de campañas difamatorias en contra de comunicadores independientes emprendidas desde diferentes instancias estatales y replicadas en redes sociales por militantes del partido de gobierno.

«Todas estas fueron parte de las múltiples violaciones o agresiones a las que se vieron expuestos los medios y periodistas independientes», denunciaron.

Los periodistas y comunicadores presos

La aprobación y aplicación por parte del gobierno de una seria de leyes punitivas, ampliamente cuestionadas por los órganos internacionales de derechos humanos, han permitido que a la fecha continúen arbitrariamente privados de su libertad varios periodistas.

El periodista deportivo Miguel Mendoza, el comentarista político Jaime Arrellano; tres directivos del diario La Prensa, Cristiana Chamorro, Pedro Joaquín Chamorro y Juan Lorenzo Holmann; así como el candidato a la presidencia y propietario de 100% Noticias Miguel Mora; y los exfuncionarios de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH), Walter Gómez, Marcos Fletes y Pedro Vásquez siguen arbitrariamente detenidos.

El periodista Miguel Mora permanece detenido.

“Las amenazas de criminalización también han afectado a las fuentes informativas, quienes aportan análisis y opiniones a los medios de comunicación necesarias para que los y las periodistas hagan su trabajo. Además, varios abogados defensores de periodistas, también se han visto forzados al exilio. Esto ha contribuido a acrecentar el clima de autocensura en el país”, denunciaron.

Demandan libertad inmediata

Las organizaciones firmantes demandaron al Estado de Nicaragua la inmediata liberación de los periodistas arbitrariamente encarcelados.

«Únicamente han ejercido su derecho de buscar, recibir y difundir información, y en otros casos han puesto en práctica su derecho a opinar y la liberación de todas y todos los presos políticos detenidos arbitrariamente. Ello con el objetivo de contribuir a generar un clima habilitante para el ejercicio de su labor», argumentaron.

El Estado, según las organizaciones, debe restituir los medios que han sido confiscados a Confidencial y 100% Noticias, y «cesar la ocupación de las instalaciones del diario La Prensa».

Insisten que se respetar el ejercicio periodístico, garantizar la seguridad de los y las periodistas, y tome todas las medidas a su alcance para remover los obstáculos que enfrentan para ejercer su labor.

«Exhortamos a las autoridades estatales a cumplir todas las medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a favor de periodistas independientes y sus núcleos familiares; dado que en la mayoría de los casos las agresiones y ataques han aumentado significativamente para los beneficiarios», recordaron.

Es importante cesar la criminalización contra las y los periodistas independientes. Además, derogar y abstenerse de aplicar la Ley de Ciberdelitos y los demás instrumentos jurídicos que atentan contra las libertades públicas.

«Que revoque las órdenes judiciales en contra de periodistas, generadores de opinión y fuentes informativas y se abstenga de emitir nuevas», dijeron las organizaciones firmantes.

Por último insistieron en que se debe detener las «abusivas retenciones de pasaportes en contra de periodistas y comunicadores», así como las restricciones migratorias a salir del país con toda libertad.

 

Talleres de rosquillas en Somoto reducen producción, personal y enfrentan altos costos de materia prima

Redacción / IP Nicaragua 

El alto costo de los precios de los principales insumos para la elaboración de las famosas rosquillas somoteñas sigue afectando la producción de las mismas, a tal punto que las ventas disminuyeron y las propietarias de los talleres de esta industria han tenido que reducir el personal.

La ausencia total de turistas extranjeros que se convertían en los principales compradores y consumidores de este producto gastronómico es otro factor negativo para las propietarias de los más de 37 talleres de rosquillas en la ciudad de Somoto, municipio de Madriz, ubicado al Norte de Nicaragua.

Además, la pandemia del coronavirus ha sido otro problema en la comercialización de las rosquillas somoteñas ya que se ha dejado de exportar a los Estados Unidos, varios países de Centroamérica y de Europa.

Disminución en ventas

Suedy Lynn González, propietaria del taller de rosquillas Dorita, manifestó que llevan más de tres años registrando disminución de las ventas.

Los talleres de rosquillas en Somoto están sintiendo el alza en los precios que utilizan para la elaboración del producto.

Desde el año pasado el incremento casi semanal de algunos insumos para su producción está golpeando severamente a esta industria gastronómica.

«El alza en los precios del quintal de maíz, la caja de margarina y el queso nos afecta por los altos costos en la producción», señaló González.

La propietaria del taller Dorita dijo que la caja de margarina pasó de costar unos 800 córdobas a más de 1,200, mientras que el quintal de maíz que se compraba a 350 córdobas, pero a la fecha cuesta 750.

La libra de queso que llegó a costar unos 50 córdobas ahora se comercializa en los 70 córdobas.

Todo está caro, la leña que utilizamos para los hornos tradicionales subió de precio, el huevo que valía unos cinco córdobas ahora cuesta siete y no digamos el azúcar y el aceite, puntualizó Suedy.

La pandemia de Covid-19

La propietaria del taller de rosquillas Dorita añadió que a causa de la pandemia las actividades de comercialización se han estancado mucho.

La ausencia de turistas extranjeros en esta zona ha disminuido y los pedidos que hacían desde fuera del país se han caído.

Los turistas que antes llegaban a esta ciudad de Somoto eran buenos compradores de rosquillas.

«Estamos vendiendo nuestro producto únicamente a nivel local y una mayor venta en ciudades como Estelí y Managua”, manifestó González.

También dijo que mantienen la reducción del personal, porque los altos costos de producción no garantizan la sostenibilidad de los empleos por lo que trabajan solamente con la familia.

Han bajado producción

Vilma Martínez Osorio, propietaria del taller de rosquillas Vilma, señaló que el alza en los precios de los insumos como el maíz, la mantequilla, el queso y la leña afectan mucho la producción de estos productos.

«Estamos vendiendo muy poco por lo que estamos modificando (haciendo más pequeño) el producto para no perder y ganar, aunque sea un poquito para la sostenibilidad del negocio y la paga de los trabajadores, los impuestos y para volver a comprar los insumos», apuntó Martínez Osorio.

La propietaria del taller Vilma añadió que otro insumo que ha subido de precio es la tapa de dulce de caña.

«La verdad que aquí ha subido todo y va a seguir subiendo. Nosotros nos hemos quedado trabajando solo los miembros de la familia y hasta hemos reducido la producción de rosquillas, ya que años atrás producíamos diario unas seis arrobas y ahora apenas trabajamos dos arrobas dos veces a la semana», señaló Martínez Osorio.

Según Martínez Osorio las ventas han caído en un 40% y lo poco que producen lo comercializan en Somoto y otro poquito que sale para otros departamentos como Estelí, Masaya y Managua