CSE nombra a PDDH «acompañante» del proceso electoral de noviembre

Redacción / IP Nicaragua 

El Consejo Supremo Electoral (CSE) autorizó a la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), dominada por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, a ejercer la figura de acompañantes durante las elecciones del próximo 7 de noviembre en Nicaragua, luego que los magistrados rechazaron la observación electoral internacional.

La PDHH brindará «acompañamiento de atención social a la ciudadanía, en los 3,106 Centros de Votación» que fueron habilitados para las elecciones generales, informó en una nota de prensa el CSE.

«La presencia de las y los procuradores será garante de una cultura de ética, respeto, transparencia y paz”, señaló la magistrada presidenta del CSE, Brenda Rocha.

La decisión se tomó después que Rocha suscribió un convenio con la procuradora Darling Carolina Ríos Munguía que ostenta el cargo desde el 7 de noviembre de 2019, cuando fue elegida en una sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional.

Ríos Munguía fue coordinadora de la Juventud Sandinista (JS) y antes de ocupar el cargo de procuradora  se desempeñó como viceministra de la Mujer.

Eliminan observación internacional

Con la reforma que sufrió la Ley Electoral el 4 de mayo de 2021, se dispuso que los magistrados tienen la obligación de «reglamentar la acreditación y participación correspondiente a las y los acompañantes del proceso electoral» en el proceso de elecciones.

El 10 de junio pasado durante una entrevista al canal de televisión venezolano TeleSur, Rocha y el vicepresidente de ese poder del Estado, Cairo Amador, descartaron la participación de misiones internacionales alegando que “nos corresponde” únicamente “a los y las nicaragüenses”, velar porque que todo el proceso se desarrolle correctamente.

Proceso electoral irregular

El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN),  Alianza por la República (APRE), Partido Liberal Independiente (PLI), Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Partido Camino Cristiano Nicaragüense (CCN) y Yatama son los partidos que participan en la contienda electoral de noviembre.

El observatorio Urnas Abiertas destacó que el CSE utiliza la pandemia del Covid-19 para restringir aún más los derechos políticos en Nicaragua.

Por disposición de los magistrados, el período de campaña electoral se redujo en el país a 39 días y se prohibió a los partidos políticos «realizar caravanas vehiculares, caminatas, concentraciones y aglomeraciones políticas», señaló Urnas Abiertas.

«Esta no es la primera vez que el CSE realiza maniobras que afectan el proceso electoral basado en esta situación de salud mundial, el 12 de agosto este órgano modificó el Calendario Electoral invocando la pandemia para disminuir el período de la campaña electoral de 75 a 40 días», refiere el informe de Urnas Abiertas.

*Foto principal tomada del CSE

 

 

Magistrados del CSE sepultan observación electoral transparente en Nicaragua

Redacción / IP Nicaragua

El Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua sepultó la oportunidad de contar con la participación de observadores internacionales en las elecciones previstas para el próximo 7 de noviembre, y seleccionó una lista de cuatro «acompañantes electorales» de su conveniencia.

Los magistrados del CSE participaron en un foro virtual junto a otros políticos de la región, incluso de Estados Unidos, reiteraron la anulación de la observación electoral en los comicios generales de noviembre para dar paso a la figura limitada de «acompañamiento electoral».

De acuerdo con una publicación en el medio de comunicación oficialista, El 19 Digital, en el foro virtual denominado «Reflexión sobre el papel que jugarán los acompañantes electorales en Nicaragua», la magistrada del CSE Mayra Salinas defendió la figura de «acompañantes electorales», que contempla la Ley Electoral que fue reformada en mayo pasado.

La funcionaria aseguró que la figura de observación electoral internacional es a su juicio un acto de intervención.

«Precisamente el acompañante internacional es como el amigo que llega a tu casa, que vos lo invitas para que llegue a tu casa y que pueda acompañar, de ver, de disfrutarlo, de conocerlo y que pueda hacer recomendación efectivamente; pero el observador se te pone como que está por encima de tu proceso nacional, de tu legislación y que quiere incluso intervenir en los aspectos que no debe intervenir, porque tu legislación no lo permite», argumentó la magistrada Salinas.

Figura de observación electoral desaparecida

La lista de «acompañantes electorales» que ha seleccionado el CSE la encabeza Gregorio Mondaca, socialista de Chile; José Luis Centella y Miguel Ángel Bustamante, del Partido Comunista de España; Gerry Condon, expresidente de Veteranos por la Paz de Estados Unidos y Jorge Kreyness, secretario de Relaciones Internacionales del Partido Comunista de Argentina.

Desde que Daniel Ortega volvió al poder en el 2007, Nicaragua cerró las puertas a los observadores internacionales que gozan de gran credibilidad como el Centro Carter de la Organización de Estados Americanos (OEA). A nivel nacional a otros actores como Ética y Transparencia (EyT) y al Instituto para el Desarrollo y la Democracia (IPADE) también se les ha negado el derecho de ejercer esa figura.

Las misiones de observación internacional de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE) han orientado al gobierno de Ortega garantizar una observación electoral internacional independiente, fidedigna y acreditada. El mandatario ha ignorado y descalificado todas las recomendaciones de la comunidad internacional para mejorar el sistema electoral en el país.

Distintos sectores de la oposición y expertos independientes en temas electorales también han criticado la eliminación del concepto de «observador electoral» por el de «acompañante», lo que a su juicio refleja un «proceso que carece de credibilidad, transparencia e imparcialidad», como lo ha demandado la comunidad internacional.

Las elecciones nacionales en el país se están preparando en un ambiente crispado, más de 30 opositores permanecen encarcelados injustamente, entre ellos, siete aspirantes presidenciales, y en un contexto de una crisis política que persiste desde 2018.

*Imagen principal tomada de presidencia

Incremento de gas para cocinar golpea la frágil economía de las familias

Redacción / IP Nicaragua 

Rosa Medrano se levanta a las 05:30 a.m. a encender el fogón para las tortillas que debe vender. Por su bajo nivel adquisitivo confiesa que usa leña, incluso para cocinar y más ahora que el precio del gas butano de 25 libras ronda los 500 córdobas en Nicaragua.

Medrano es madre soltera de dos niñas y con la venta de las tortillas debe solventar los gastos del hogar. Después de vender las tortillas aprovecha las brasas en el fogón para cocer frijoles que usa también para la venta, el maíz que utilizará al día siguiente, incluso cocinar el almuerzo.

«Yo aprovecho a cocinar, porque ahora ese gas está muy caro, entonces, pongo todo de una sola vez. Si pido que me traigan el tanque debo pagar 30 córdobas más, no se puede. El gas me dura apenas un mes si lo uso diario y cada rato», señaló Medrano que habita en la comunidad La Francia en el municipio de Ticuantepe.

En la cabecera departamental de Managua, el precio de gas butano de 25 libras que es el que más compra la población tiene un costo de C$423.25 lo que significa un incremento de C$12.5 con respecto a la semana anterior.

En los otros departamentos el costo del cilindro suele ser un poco más caro, debido a que incluye el «costo de transporte a cada cabecera departamental», explica el Instituto Nicaragüense de Energía (INE), el ente encargado de regular los precios.

Compra dos veces en un mes

En Villa Sol, un residencial ubicado en Managua, Antonia Talavera también resiente el precio «elevado» del gas butano. En su caso solamente utilizan gas butano para cocinar los alimentos del día y a veces antes de que termine el mes tiene que hacer otra compra.

«Solo somos dos personas las que vivimos en la casa, pero los tres tiempos utilizo la cocina para hacer la comida. El precio está muy elevado, si yo me acuerdo que costaba menos de trescientos córdobas y si a eso le sumas el delivery, que aquí tengo que hacer uso de servicio, el costo es mayor», dijo Talavera.

En enero de este año, el INE registraba un precio al consumidor de C$301.75 por el tanque de 25 libras.

Desde enero pasado hasta el 26 de septiembre, los consumidores nicaragüenses han asumido las constantes alzas que en el caso de tanque de 25 libras ha representado un incremento de C$121.5, según información del mismo  INE.