¿Quiénes eran los insurrectos del Capitolio?

Voz de América

WASHINGTON DC – Cuando el expresidente Donald Trump instó a sus seguidores el mes pasado a viajar a Washington para detener la certificación de la victoria presidencial de Joe Biden por parte del Congreso, decenas de miles de personas atendieron su llamado.

Después de escuchar emotivos discursos de Trump y sus aliados, miles de personas marcharon al cercano Capitolio de los Estados Unidos. Se estima que 800 de ellas irrumpieron en el edificio en un cuerpo a cuerpo escandaloso por su intensidad y la violencia sostenida, que dejó cinco personas muertas, entre ellas un oficial de policía, y decenas de otros heridos.

Mientras Trump está siendo juzgado en el Senado esta semana por un solo cargo de incitar a la insurrección el 6 de enero, más de 200 ardientes partidarios de Trump que participaron en la violencia en el Capitolio han sido arrestados y enfrentan una variedad de cargos en un tribunal federal en Washington.

¿Quiénes eran los alborotadores? ¿Y qué les llevó a atacar la sede de su propio Gobierno?

Los manifestantes pro-Trump asaltan el Capitolio de los Estados Unidos para impugnar la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020 por el Congreso de los Estados Unidos, en el Capitolio de estados Unidos en Washington, el 6 de enero de 2021.
Los manifestantes pro-Trump asaltan el Capitolio para impugnar la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020.

Inicialmente, parecían ser en su mayoría «cabezas de chorlito», dijo a la Voz de América Seamus Hughes, subdirector del Programa de la Universidad George Washington sobre Extremismo.

Entonces, el FBI comenzó a arrestar a miembros clave de los Proud Boys -un grupo supremacista y seguidor de Trump- y de dos grupos de milicianos, colocando el centro de atención en las organizaciones de extrema derecha.

Ahora, casi cinco semanas después del ataque, investigadores de la Universidad de Chicago han llegado a la conclusión de que la mayoría de los agitadores no eran miembros de grupos de extrema derecha, sino partidarios «normales» de Trump, parte de su base política. Entre ellos había médicos, abogados, arquitectos y empresarios.

«Con lo que estamos tratando aquí no es simplemente una mezcla de organizaciones de derecha, sino un movimiento de masas más amplio con violencia en su núcleo», escribieron en un reciente reporte Robert Pape y Keven Ruby, del Proyecto de Chicago sobre Seguridad y Amenazas (CPOST).

El informe de la Universidad de Chicago se actualizó por última vez el 5 de febrero y no incluye los cargos presentados durante la semana pasada.

Las grabaciones en vídeo de los disturbios presentados esta semana por los gestores de la Cámara de Representantes que enjuiciaron el caso contra Trump revelaron impactantes imágenes de estadounidenses llenos de odio asaltando el Capitolio, algunos de ellos armados con armas de fuego, gas de mostaza, martillos, postes y lanzas con banderas, y aparentemente empeñados en encontrar y matar a altos funcionarios del gobierno, incluyendo al entonces vicepresidente Mike Pence y a la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Todos ellos, argumenta la acusación demócrata, habían sido incitados por Trump para marchar al Capitolio y «luchar como el infierno» para evitar que el Congreso certificara la victoria del Colegio Electoral de Biden, que Trump durante semanas había llamado falsamente “un fraude”.

Entender quiénes son los agitadores es clave para desarrollar herramientas para enfrentar este nuevo movimiento, dijeron Pape y Ruby. Si no se controla, «el movimiento bien puede crecer», advirtieron.

El investigador Brian Levin, director del Centro para el Estudio del Odio y el Extremismo de la Universidad Estatal de California, San Bernardino, advirtió que los datos sobre los agitadores están lejos de ser concluyentes, y a medida que avanza la investigación, los lazos hasta ahora desconocidos entre los insurrectos y los grupos de derecha organizados pueden salir a la luz.

El hecho de que un agitador violento no sea miembro de un grupo extremista organizado no lo hace menos peligroso, dijo Levin.

«Pueden cenar de la misma mesa buffet de extremismo», pero «no tienes que ser miembro de los Proud Boys o de los Oath Keepers para pertenecer a la misma subcultura general o para adherirte a ciertas conspiraciones», dijo.

Instantánea demográfica

Para conocer los antecedentes e ideologías de los agitadores, los investigadores de la Universidad de Chicago examinaron más de 1.500 documentos judiciales e historias de los medios de comunicación sobre 221 personas arrestadas hasta el momento.

Encontraron que, a diferencia de la mayoría de los extremistas de derecha detenidos en los últimos cinco años, los agitadores del Capitolio conforman una multitud más vieja y mejor empleada.

La mayoría son hombres blancos. El 76% tiene 34 años o más; El 85% tiene puestos de trabajo; El 13% son propietarios de negocios.

Geográficamente, provienen de todo el país y no sólo de condados «republicanos» que apoyan a Trump. De hecho, más de la mitad proviene de condados que Trump perdió ante el ahora presidente Joe Biden, condados que tienden a mezclarse más racialmente con tasas de desempleo más altas, según el informe.

«Esto será una sorpresa para muchos partidarios de Biden, que presumiblemente piensan que los insurrectos provienen de condados rojos, rurales, casi completamente blancos y con alto desempleo, lejos de los bastiones de Biden», dijeron los investigadores.

Partidarios de Trump ‘normales’

De los 221 acusados investigados por los investigadores, 198 no tenía vínculos conocidos con milicias u otros grupos de extrema derecha. Eso es alrededor del 90% del total. Los investigadores caracterizan a estos agitadores no afiliados como activistas pro-Trump «normales».

Hughes dijo que la mayoría de estos agitadores caen dentro de lo que él llama la categoría de «simplemente curiosos»: «gente que se toma selfies en la Rotonda del Senado».

El ex oficial de policía de Houston Tam Pham afirma haber sido un participante. Antes de su arresto el mes pasado, Pham dijo a los agentes del FBI que fue a la Rotonda para ver «obras de arte históricas en las paredes».

Brad Rukstales, un ejecutivo de negocios de Illinois, dijo en un comunicado después de su arresto junto con otros cinco agitadores que «siguió a cientos de otros a través de un conjunto abierto de puertas al edificio del Capitolio para ver lo que estaba ocurriendo dentro».

Según Hughes, algunos agitadores llegaron en parejas de marido y mujer, mientras que otros trajeron a sus hijos e hijas al Capitolio. James y Chance Uptmore, padre e hijo de Texas, asistieron a la manifestación de Trump mientras estaban en un viaje de cinco días para celebrar el cumpleaños de Chance antes de irrumpir en el Capitolio, dijeron a los investigadores.

Chance dijo que «entró en el edificio del Capitolio porque estaba atrapado entre la multitud, y porque era un evento único en la vida», según documentos judiciales.

Las ideologías de los agitadores varían. Lo que los unió fue la creencia de que las elecciones de noviembre fueron «robadas» y necesitaban «detenerla», dijo Hughes.

Afiliaciones de extrema derecha

Hasta ahora, 23 insurrectos, o el 10% del total, han sido vinculados a varios grupos de extrema derecha, según el estudio de la Universidad de Chicago.

Trece son presuntos miembros de los Proud Boys, un grupo pro-Trump de extrema derecha que se describe a sí mismo como un «club de beber cerveza». El jueves, otros cinco miembros de los «Chicos Orgullosos» fueron arrestados en relación con el motín del 6 de enero. Los documentos de la corte muestran que los Proud Boys comenzaron a planear los disturbios mucho antes del 6 de enero, con su líder, Enrique Tarrio, instándolos a ir «de incógnito».

Tarrio fue arrestado dos días antes del motín y se le prohibió regresar a Washington. En los días posteriores, otros dos miembros prominentes del grupo, el organizador Joe Biggs, de 37 años, y el «Sargento de Armas» Ethan Nordean, de 30 años, han sido acusados por sus papeles en el motín. Es probable que se presenten cargos adicionales, dijo Hughes, señalando que se han emitido órdenes de arresto para un número de otros miembros.

Los partidarios del entonces presidente Donald Trump, vestidos con atuendos asociados con los Proud Boys, asisten a una manifestación en Freedom Plaza en Washington, el 12 de diciembre de 2020.
Los partidarios del entonces presidente Donald Trump, vestidos con atuendos asociados con los Proud Boys, asisten a una manifestación en Freedom Plaza en Washington, el 12 de diciembre de 2020.

Además de los Proud Boys, nueve miembros de los Oath Keepers, o «Guardianes del Juramento» en español, y los Three Percenters («Tres Porcentuales»), dos grupos de milicianos de extrema derecha, han sido acusados.

El mes pasado, tres presuntos miembros de los Oath Keepers fueron acusados de múltiples cargos por delitos graves por coordinar su ataque al Capitolio. El trío documentó sus movimientos durante el motín.

«Sí. Hoy asaltamos el Capitolio. Lágrimas, todo, 9. Empujamos hacia la Rotonda. Llegamos al Senado. La noticia es mentir (incluso la cadena de derecha, Fox News) sobre los eventos históricos que creamos hoy», Jessica Watkins, de 38 años, una Oath Keeper y comandante de la Milicia Regular del Estado de Ohio, publicó en las redes sociales.

Los Oath Keepers y los Three Percenters son conocidos por reclutar personal militar actual y anterior, oficiales de policía y bomberos. Según el informe, el 40% de los miembros de la milicia y otros extremistas de derecha detenidos hasta ahora tienen experiencia militar. Watkins es un veterano de la guerra en Afganistán.

Soporte técnico de QAnon

Entre las imágenes más memorables del 6 de enero se encontraban los carteles de QAnon y otros recuerdos llevados por los agitadores. Pero los investigadores de la Universidad de Chicago encontraron que sólo el 8% de los arrestados hasta ahora, menos de 20 personas, han expresado su apoyo a la teoría de la conspiración de QAnon. Eso refleja en gran medida el porcentaje de adultos que dicen que la conspiración de que Trump está luchando secretamente contra una cábala de pedófilos adoradores de Satanás es al menos «algo precisa».

Entre los partidarios de QAnon acusados está Jacob Chansley, el llamado «chamán QAnon» también conocido como Jake Angeli, quien ganó notoriedad por asaltar el Capitolio usando cuernos, un tocado de piel de oso, y pintura facial roja, blanca y azul. Le dijo a los agentes del FBI que viajaba a Washington con otros «patriotas» de Arizona a petición de Trump.

Otros partidarios de QAnon han llamado menos la atención pública. Henry Phillip Muntzer,propietario de una tienda de electrodomésticos de Montana, es conocido localmente por un mural de QAnon que cubre la fachada del frente de su tienda. En una publicación de Facebook que incluía un vídeo tomado en el interior del Capitolio, Muntzer escribió: «Invadimos el Capitolio en Washington DC, pudimos empujar a través de la Policía del Capitolio, y entrar en varias Salas», según documentos judiciales.

Entradas recomendadas