PIB per cápita de Nicaragua acumuló tres años de caída en 2020, revela el BCN

**Según informe, el valor económico que le corresponde a cada habitante, tomando como supuesto que las riquezas generadas por el país anualmente, cayó a niveles de 2014.

Redacción / IP Nicaragua

El Producto Interno Bruto (PIB) per cápita de los nicaragüenses que se ubicó en US$1,913.60 en 2020, tuvo un grave retroceso y regresó a niveles de 2014, según datos oficiales del Banco Central de Nicaragua (BCN), publicados en el Informe Anual 2020.

En 2014, según el máximo ente económico del país, el PIB per cápita fue de US$1,904.7, lo que evidencia que la economía nicaragüense continúa estancada y las personas han visto disminuido sus ingresos.

El PIB per cápita representa el valor económico que le corresponde a cada habitante, tomando como supuesto que las riquezas generadas por el país anualmente se distribuyeran de forma equitativa entre el total de la población. En otras palabras, es un indicador económico que mide el bienestar de cada habitante.

“En 2020, la evolución de la economía nicaragüense, como la de toda la región centroamericana y del mundo, se vio afectada por la pandemia del covid-19.  Adicionalmente, en el mes de noviembre el país fue azotado por los huracanes Eta e Iota”, reconoció el BCN.

Nicas pierden más US$200

El PIB per cápita disminuyó apenas un 1% con respecto a 2019 (US$1,932.0), es decir aproximadamente US$18.4, pero si se compara con el estimado de US$2,156.1 alcanzado en 2017, previo a la crisis sociopolítica, el ingreso por cada habitante disminuyó US$242.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) estimó en octubre pasado que, en tres años de recesión económica los niveles del PIB per cápita e incidencia de la pobreza al finalizar el 2020 implicarían un “retroceso social para el país de alrededor de siete años”.

La disminución en el PIB per cápita, representa un menor ingreso para las familias, lo cual tiene un efecto negativo sobre la situación de bienestar de los hogares nicaragüenses, señala el centro de pensamiento.

El año pasado, el PIB del país se ubicó en US$12,621.5 millones, menos que los US$ 13,786.0 alcanzados en 2017 antes de la crisis. En 2018, el año de la “Rebelión de Abril”, Nicaragua perdió unos US$760.8 millones en sus ingresos totales.

Menos empleo

Un retroceso del ingreso por cada habitante, según los expertos, se traduce en mayores niveles de pobreza y de desempleo como consecuencia directa de una contracción económica.

El desempleo abierto habría pasado de 4.8% en el primer trimestre, a 5.4% en el segundo, aunque se recuperó al avanzar el año, finalizando el cuarto trimestre en 4.8%, lo que fue 0.1 puntos porcentuales menor que lo observado en el cuarto trimestre del 2019.

El desempleo abierto es aquel en el que las personas se encuentran en situación de no tener trabajo, pero se encuentran buscándolo de forma activa. El mismo BCN, reconoce que, la “tasa de desempleo tiene una importante relación con la actividad económica” en el país.

La contracción económica evidentemente afectó el empleo en el país, también como consecuencia del impacto generado por la pandemia de la covid-19, reconoció el BCN.

De acuerdo con el informe del BCN, la “actividad económica y el empleo se redujeron” en 2020, mientras que la inflación se mantuvo “baja y estable”.

El BCN reconoce que, como resultado del “cierre temporal de empresas” en el contexto de la pandemia, entre marzo y diciembre de 2020, al menos 16,378 empleos se destruyeron.

Según el ente rector económico, la afiliación de asegurados al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (lNSS), se vio afectada.

A diciembre de 2020, se contabilizaron 723,206 trabajadores inscritos a la seguridad social, menor a los 739, 584 cotizantes que se tenían en marzo de ese año cuando se confirmó el primer contagio en el país.

De acuerdo al BCN, el número de trabajadores inscritos en la seguridad social aumentó entre agosto y diciembre de 2020 en 29,730 afiliados, compensando en gran parte la desafiliación observada en los meses previos.

El Banco Central, sin embargo, solo mencionó los 3,819 asegurados menos de 2020, con respecto a 2019.

Entradas recomendadas