Oacnudh celebra excarcelación de sacerdotes y exige el fin de la persecución religiosa en Nicaragua

Oacnudh

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (Oacnudh) acoge «con alivio» la excarcelación de los 19 religiosos, que incluye a los obispos Rolando Álvarez e Isidoro Mora, 15 sacerdote y dos seminaristas, y exige el “fin de la persecución religiosa” en el país.

«Debido a las condiciones inhumanas en que se encontraba el obispo Rolando Álvarez y las desapariciones forzadas a las que se había sometido a varias de las 19 personas, poniendo en peligro sus vidas e integridad la Oacnudh se alegra por su liberación y porque se encuentran finalmente fuera de peligro», expresó este martes la Oacnudh en un comunicado.

Sin embargo, rechaza el destierro como castigo político aplicado por el régimen contra los religiosos que han criticado y denunciado los abusos cometidos contra los nicaragüenses.

Oacnudh

«Es fundamental recordar que la detención y expulsión de individuos por ejerce sus derechos fundamentales a la libertad de religión y a la libertad de expresión son una violación de los principios fundamentales de los derechos humanos, tal como están consagrados en los Artículos 18 y 19 tanto de la Declaración Universal de Derechos Humanos como del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos», señala la Oacnudh.

Oacnudh insta al régimen ha garantizar los derechos en el país

El domingo 14 de enero de 2014, el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo confirmó el destierro de 19 religiosos. La lista incluye al obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, detenido desde agosto de 2022 y condenado a 26 años de cárcel.

Además de monseñor Isidoro Mora, obispo de Siuna, municipio ubicado en el Triángulo Minero del Caribe Norte de Nicaragua, y a 15 sacerdotes y dos seminaristas que fueron encarcelados entre las fiestas de navidad y año nuevo de diciembre 2023. Todos fueron enviados al Vaticano.

Oacnudh
Monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa.

Además de monseñor Isidoro Mora, obispo de Siuna, municipio ubicado en el Triángulo Minero del Caribe Norte de Nicaragua, y a 15 sacerdotes y dos seminaristas que fueron encarcelados entre las fiestas de navidad y año nuevo de diciembre 2023. Todos fueron enviados al Vaticano.

«El silenciamiento de la Iglesia católica, las personas defensoras de derechos humanos, la sociedad civil y de cualquier voz que sea sospechosa de ser crítica es incompatible con la construcción de una sociedad justa y una convivencia pacífica tan anhelada por los nicaragüenses», agrega el comunicado.

Por lo que «instamos al Gobierno de Nicaragua a seguir este gesto con acciones (excarcelaciones) que garanticen el pleno respeto a la libertad de expresión, la libertad religiosa y los derechos humanos en el país”, demandó la Oficina del Alto Comisionado.

«Esto incluye adoptar las medidas necesarias para un entorno seguro y propicio que permita que todas las personas, colectivos y comunidades religiosas puedan expresarse libremente sin miedo a represalias» añade.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email