Carmen Hilleprandt: Emplear a mujeres genera una sociedad más productiva

  •  Por tercer año, seguirá al frente de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua, donde cuenta con total respaldo de los socios.

Lester Arcia / IP Nicaragua

Por tercer año consecutivo, Carmen Hilleprandt, seguirá al frente de la presidencia de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua (CCSN).

La decisión de la Junta Directiva para que Hilleprandt continúe este 2021, dirigiendo el rumbo de esta organización, no es antojadiza ni por casualidad.

Se trata de un voto de confianza absoluto en su capacidad y su liderazgo, que se ha ganado en menos de dos años dentro de esta cámara que aglutina a grandes y pequeñas y medianas empresas del país.

Es abogada de profesión y estudió una maestría en gerencia empresarial. Su primer trabajó fue en la empresa multinacional British American Tobacco Nicaragua.

¿Qué cambios se avecinan dentro de la Cámara?

Te doy una primicia, estamos trabajando en una plataforma digital para que los socios puedan hacer negocios entre ellos mismos, para que una empresa pequeña pueda tener acceso y ser proveedor de una empresa grande, que vos podas comprar tus servicios a través de esa plataforma, porque actualmente lo que tenemos son  expedientes de socios, digamos que tenemos sus correos, sabemos quiénes son sus gerentes, sus representantes, pero ellos entre sí no están conectados, no se pueden decir, mira yo te puedo ofrecer esto, mediante esta plataforma podes hasta dar una capacitación.

Haremos un cambio de imagen de la Cámara de Comercio. Tendremos un nuevo logo, todo por recomendación del asesor de mercadeo, pues si vamos a innovar y estamos haciendo una plataforma de primer mundo, pues como que el logo estaba un poquito desactualizado.

«Creo que una mujer puede realizar el sueño que sea, pero hay que empoderarla«/ Foto: Lester Arcia

La cámara representa lo que es la antigüedad, la historia, por los años que tiene de estar en el país, pero queremos darle un plus porque, sabemos que todo va hacia lo digital, entonces nosotros queremos tener socios o profesionales jóvenes que se interesen en venir a la cámara, queremos empresas que están ávidas de hacer algo diferente y que vean a la cámara de comercio como una gremial atractiva, no como una gremial que solo se queda en el pasado, porque al final el mundo cambia y yo he leído mucho de Openhaimer, y vos te vas a Asia y esa gente todos los días están haciendo algo, todos los días están innovando.

¿Qué nos ha enseñado esta pandemia mundial?

La pandemia también nos demostró cómo nos adaptamos. El comercio es uno de los sectores que más rápido se adapta, porque obviamente, está viendo las oportunidades y no es como que tenés que montar una gran fábrica para tratar de resolver a la inmediatez, entonces muchas empresas sobrevivieron por la adaptación, por la innovación, y nosotros vimos que necesitábamos darle algo más al socio.

Vamos a lanzar la plataforma, porque es importante y de gran impacto para el socio y el que no lo es.

¿Qué ha hecho la diferencia en su gestión durante estos años a cargo de la Cámara de Comercio en Nicaragua?

Quizás lo diferente en la gestión, en mi tiempo con la junta directiva que me ha apoyado -porque no he actuado de manera independiente, sino con mandato de la junta directiva- ha sido primero, saber y apoyar a las mujeres; nosotros no tenemos una comisión de género como tal, pero hemos dado empoderamiento a la mujer, las hemos hecho visibles, porque hay muchas mujeres: el 25 por ciento son mujeres, pero hay que visibilizarlas, hay que empoderarlas.

Entonces eso fue lo que empezamos a hacer. A raíz de la gestión, hemos fortalecido lo que es la gobernanza de la cámara internamente, hemos capacitado al personal y a pesar de las crisis que hemos tenido, te puedo decir que ningún colaborador ha salido de la Cámara de Comercio, porque nos hemos hecho una cámara más ágil, más eficiente; hemos invertido en infraestructura, colocamos paneles solares para mitigar la tarifa energética, hicimos una cafetería para los colaboradores que también nos puede servir como un co-working.

Lo comento, porque son cosas que no se saben hacia afuera, porque lo que se ve más son los puntos de vista económicos que damos hacia las políticas públicas, que también es un rol de la cámara de comercio y servicio.

El rol nuestro es dar a conocer donde coloquialmente como dicen “le chima” el zapato al socio, dónde el socio ve que para ser sostenible necesita un cambio o una reforma tributaria.

El año pasado nosotros tuvimos 155 intervenciones en los medios de comunicación, porque sabemos que los medios están ávidos de noticias, quieren saber cómo va la economía, quieren saber lo que estamos haciendo, quieren saber pues toda la problemática que tenemos como sectores.

¿Cuál ha sido el principal desafío en estos tiempos?

El principal desafío cuando pertenecemos a una cúpula empresarial o igual somos parte de una sociedad, es cuando critican la gestión, porque quieren que actúes de una determinada manera, sin embargo, nuestra gremial tiene un objetivo claro y uno de los retos es representar a los socios sin causar un malestar a otras cámaras, porque pensamos diferente o porque hemos tomado un rol diferente.

En su razón de ser, en la cámara defendemos los principios de valores, igual de derechos humanos, los apoyamos y consideramos.

¿En qué porcentaje tienen presencia las Pymes dentro de la Cámara?

Que valga la aclaración. El 50 por ciento de nuestros socios son MYPIMES, que requieren atención y sostenibilidad. O sea, no todos los socios de la cámara son grandes empresas.

¿Qué la motivó a postularse como presidenta de la Cámara?

Me tocó la oportunidad en el 2019, cuando el presidente me dijo: “mira, sería bueno, ¿te gustaría?”. Gracias a Dios conté con el apoyo de toda la junta directiva y de la asamblea que me eligió como directora, pero la junta directiva me eligió como presidenta en el 2019.

La verdad es que la pensé mucho, porque primero es un reto por lo que estamos viviendo como país, pero yo creo que como nicaragüense cada uno puede dar una cuota.

Me encanta el servicio, me encanta poder hacer cosas donde causas un impacto a la sociedad, en mi caso es en la cámara donde siento que nos hemos acercado a los socios, siento que estamos hablando por los socios, estamos expresando lo que quiere escuchar el socio nuestro, porque sabemos que hay muchos temas en el país.

Sabemos que es un año complicado, pero bueno, no se puede decir que solo este año es complicado, venimos de años complicados, pero lo importante es qué podemos hacer o qué puedo generar como presidenta o como representante de este gremio para beneficiar a los socios.

¿Por qué cree que es importante la gremialidad?

Empecé la gremialidad en la cámara de comercio joven, estuve por varios periodos; entraba y salía, estuve consecutivamente cuatro años, me salí dos años, después me volvían a invitar por lo mismo: porque casi no había mujeres dentro de la directiva y sabían que era interesante, porque dábamos puntos de vista y opiniones.

Era la época donde nosotros como junta directiva y como cámara, en los distintos gobiernos, íbamos a la asamblea nacional, a dar nuestros puntos de vista a la DGA y solicitábamos reuniones, por eso nosotros y la cámara defiende mucho la gremialidad.

Consideramos que el tema gremial es importante, pero cada sector tiene distintos problemas, aunque hay cosas transversales que pueden afectar a una gremial o a la cúpula o a las empresas, sin embargo, hay temas muy particulares que solo son de temas específicos, o sea si por ejemplo es la industria farmacéutica, las farmacias, es salud y hay otros temas aduaneros. Consideramos que la gremial, el rol que ejercemos, es importante porque ves los problemas de tu gremio.

¿Cómo mujer y como representante de una de las cámaras más grandes de Nicaragua, qué piensa usted sobre los últimos casos de violencia contra la mujer?

Es algo que tenemos que trabajar desde la niñez. La violencia es un tema de todos los días: lo vemos en los colegios y se ve como normal: que alguien piropee a una niña o que un varón quede viendo a una niña. Es a lo que hemos estado acostumbrados, sin embargo, es un mal endémico que tenemos en la sociedad y que lo tenemos que trabajar desde las leyes, con castigos más duros, porque hay gente que aprende a las buenas y gente que aprende a las malas.

Yo considero que es algo que tenemos que hacer desde los colegios y desde las casas, porque a veces las mismas mujeres aceptan muchas cosas porque creen que las quieren, pero eso que te quieran y te maltraten no es viable, considero que es un trabajo que se debe hacer desde toda la sociedad.

Yo a través de mi ejercicio profesional he trabajado con muchos hombres, pero he sido dichosa porque nunca me he sentido mal por algo, pero claro, yo vengo de una familia donde el rol de la mujer ha sido preponderante porque es líder, se expresa, opina, entonces yo por eso soy ferviente creyente de que la solución viene desde los hogares, desde los lugares donde uno está y donde se le dé relevancia a la mujer y se le dé una voz porque a veces se critica que se están omitiendo muchos temas de mujeres.

«El tema de género y el maltrato viene desde las bases, entonces hay que trabajar las bases, las leyes y empresas para que puedan invertir en empoderar y dar oportunidades para que la mujer crezca dentro de las organizaciones»/ Foto: Lester Arcia

Casualmente hace poco tuve una conversación muy interesante con mujeres empresarias en una embajada. Para que el péndulo llegue a un equilibrio, es decir para que la mujer pueda estar realmente en equilibrio al igual que el hombre, tenemos que hacer más. Pero no solo somos las mujeres, la solución son los hombres.

En temas de género yo quisiera ver al hombre involucrado porque también tiene que ser un portavoz de defensa de los derechos de la mujer, porque no es que todos los hombres son malos ni todos son machistas. Obviamente el machismo viene creado desde la niñez.

Cuando hablamos de violencia hacia la mujer es la manera cómo se conceptualiza el pensamiento de que el hombre es el proveedor y la mujer debe quedarse en la casa lavando los platos y cuidando a sus hijos, entonces ese rol de ama de casa no es bien pagado y es bien duro y cansado.

Yo creo que esa violencia hacia la mujer tiene que ver con esa conceptualización de que la mujer es diferente al hombre; claro que biológicamente somos diferentes porque no quiero ponerme a tuto un quintal de nada, no tengo la estructura para hacerlo, pero creo que el rol de la mujer es distinto, pero tenemos las capacidades intelectuales para hacer cualquier actividad igual que el hombre y muchas las podemos hacer hasta mejores.

Hay otras que el hombre las puede hacer mejor, pero es un tema de habilidades y aptitudes, entonces yo creo que una mujer puede realizar el sueño que sea, pero hay que empoderarla, y ese empoderamiento tiene que darse no solo a un nivel alto, no solo que nos reunamos un número de empresarias, sino llegando a otros niveles porque hay dueñas de pulperías sin embargo que no están empoderadas en su hogar, no pueden ser sujetas de crédito y quizás hasta son maltratadas por el marido o por el cónyuge o por el compañero que tengan.

Yo creo que tenemos que hacer más de una manera organizada, donde el hombre se empodere y también empodere a la mujer y sea un defensor; si es un gerente de empresa, que pida que le traigan el currículum de mujeres para poder contratar y compita por habilidades. El tema de género y el maltrato viene desde las bases, entonces hay que trabajar las bases, las leyes y empresas para que puedan invertir en empoderar y dar oportunidades para que la mujer crezca dentro de las organizaciones.

El desempeño de las mujeres en el campo laboral durante los últimos años ha contribuido al fortalecimiento de la economía del país, ¿Cómo ha ido evolucionando ese comportamiento? 

Yo creo que ha cambiado, no estamos donde deberíamos estar, pero sí ha cambiado porque la mujer ya se está profesionalizando, está estudiando. Creo que esa es la raíz de todo: si vos estudiás, eso te da independencia. Luego surge el problema de que los estudiantes salen y no tienen un trabajo.  Por eso nosotros desde la cámara de comercio hemos insistido en que necesitamos más empleo.

Este país tiene un desempleo abierto de casi más de 300 mil plazas. Hay cifras del INSS que dicen que hay 200 mil plazas menos a raíz del 2018. Nosotros hemos contabilizado y creemos que estamos rondando las 300 mil.

¿Y qué pasa con los profesionales que están saliendo, incluidos hombres y mujeres? Creo yo, y lo digo desde mi experiencia, la mujer es una excelente trabajadora, y donde hay mujer, una que provee y trabaja, está comprobado estadísticamente, el 50 por ciento de lo que trabaja, va para su hogar, la mujer es una excelente paga porque no sale a tomar licor con sus amigos, le interesa llevarle la comida a sus hijos. Ese rol, esa sensibilidad, debe ir cambiando, pero entonces si vos empleas a más mujeres, tenés una sociedad más productiva, y eso no lo digo porque sea mujer sino porque hay estadísticas respecto a eso.

Al final, usualmente la que hace las compras para el hogar es la mujer, entonces cuando vos vendés, le estás vendiendo mucho a la mujer, entonces vos decís: si estoy en una empresa y soy la SEO, yo pienso como mujer y le vendo también a otras mujeres porque a nivel mundial, la población son el 50 por ciento mujeres.

En Nicaragua un poco más del 50 por ciento somos mujeres, entonces yo creo que sí ha cambiado; si ves en las universidades, estamos mitad y mitad y a veces hasta hay más mujeres estudiando.

Eso es un gran beneficio, porque va a llegar el momento donde ese péndulo, esperemos más pronto que tarde, realmente ganemos lo mismo, podamos no sentirnos acosadas, que si salimos a las calles o andemos en las noches, no sentirnos desprotegidas, o que si andamos en las playas, no sentirnos como un pedazo de carne, pero eso es un tema endémico que tenemos que tratar como sociedad no solamente en Nicaragua, porque es un tema mundial, y debe trabajarse junto a los hombres porque no son el enemigo.

Tienen que ser parte de la solución para que ese mal pueda resolverse. Yo soy positiva, pienso que si cada uno hace su labor donde está, sea su organización, en su colegio, haremos la diferencia y tendremos una mejor sociedad, pero si pensamos que es una tarea de las futuras sociedades, realmente nunca vamos a salir del círculo de violencia en que estamos.

¿Cómo inició en el mundo de los negocios y cómo llegó a convertirse en la primera mujer presidenta de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua?

Alrededor del año 2000, yo empecé en una empresa multinacional, donde trabajé 13 años. Es una empresa que le interesaba mucho el tema de las relaciones.

Como en las empresas multinacionales, hay una gerencia de asuntos corporativos, yo ingresé a la cámara por primera vez en el año 2012, era parte de la junta directiva, había otra mujer o dos mujeres más, y después entré yo.

Estamos hablando de casi 20 años atrás, entonces era una mujer joven en un mundo donde la mayoría de los directores eran varones, sin embargo, eso me abrió las oportunidades de relacionarme en las gremiales, de dar puntos de vista, de aprender también porque yo creo que uno aprende todos los días.

El día que uno dice que no aprendió nada, es como que ya está abajo, ya falleció, porque uno siempre tiene la oportunidad de aprender de otras personas, conocer distintos tipos de liderazgos, lo cual aprendí en esta empresa también.

También uno aprende a controlarse, porque uno cuando es joven, y no solo por el hecho de ser mujer, es impulsivo o impulsiva, entonces uno tiene que aprender a negociar todos los días y es lo que pasa en nuestro país: a veces uno cree tener la razón y si alguien piensa de otra manera, entonces ya estamos mal porque disiente de mi criterio.

¿Cómo fue que logró independizarse?

Llegó un momento en que decidí independizarme, yo tenía un proyecto, ya tenía una empresa: una sociedad anónima donde daba consultorías independientes, igual apoyada por la empresa donde trabajaba porque al final yo creo que todo empresario ha sido un emprendedor primero. En ese momento yo ya me desarrollé más a nivel independiente y profesionalmente hablando.

Entradas recomendadas