Dayana Forbes, la maestra de la Costa Caribe que lucha contra el hipotiroidismo

Dayana Forbes llegó a pesar 395 libras. No podía caminar y dependía de su esposo. Su meta es pesar 150 libras, una meta que asegura logrará. Esta es su historia

Redacción / IP Nicaragua

En el ser de Dayana Forbes hay mucha paz, agradecimiento y felicidad. Ella, una maestra, de 45 años, de la Costa Caribe, se declara sana, lo sabe y lo cree. A Forbes le detectaron hipotiroidismo desde muy joven, un trastorno en el cual la glándula tiroides no produce la cantidad suficiente de ciertas hormonas cruciales para el desarrollo de toda persona.

«Yo supe que padecía del hipotiroidismo cuando tenía la edad de 18 años, sin embargo siempre tuve la afectación sin saber, porque desde muy niña, de nacimiento, siempre he tenido problemas de sobrepeso y entonces toda mi infancia fui gordita, al grado que decidió mi mamá de que hiciera deportes», dice en entrevista con IP Nicaragua.

Cuenta que inició en un grupo de folclore, también hacía gimnasia rítmica, estaba en los Boy Scout, todo para bajar de peso.

«Yo estaba en varias actividades que solían hacer los niños para estar siempre activa y poder controlar un poco el peso, de igual manera siempre tenía el cuidado mi mamá de darme alimentos que ella consideraba que eran importantes para que yo pudiera controlar un poco el peso», señala.

Comer frutas y vegetales era una tortura para Dayana Forbes

Recuerda que parte de su dieta consistía en comer «frutas vegetales».

«Eran una tortura para mí porque no me gustaban mucho, por ejemplo la lechuga solo por citar un ejemplo entre otras cosas que se me daba para comer y pues no tenía otra alternativa más que comerla para ver si eso me ayudaba», relata a IP Nicaragua.

Esta era la apariencia de la maestra Dayana Forbes antes de la operación. IP Nicaragua/Cortesía

Forbes desarrolló a los 9 años y a esa edad, asegura que su apariencia parecía de una niña de 14 o 15 años.

«Comencé a menstruar a esa edad, ya no podía yo andar así como decimos los niños: relinchando con los otros niños, yo ya tenía que tener cuidado, comencé a ocupar sostén, eso fue traumático para mí pero, sin embargo pues me fui adaptando poco a poco y nunca fui de las niñas que se ponía a estar jugando con muñecas y esas cosas, yo creo que todo lo que ha pasado en mi vida, me hizo madurar antes de tiempo», dice Forbes.

Esta maestra nació con ictericia, que es la coloración amarillenta de la piel y las mucosas. «Eso llega a causar un impacto al metabolismo y creo también que tiene mucho que ver con el hipotiroidismo», dice.

«Recuerdo que el médico por ejemplo me decía que no debería de estar estresándome, el estudio tienes que tomarlo suave, sin embargo yo debo de darle gracias a Dios de que yo logré cursar mi primaria, mi secundaria, si hubo uno que otro grado que repetí pero no era por por no podía asimilar bien las cosas, sino que eran otros factores que influyeron», dice.

Con esos altos y bajos logró finalizar la secundaria y la universidad. «Saqué una licenciatura y con el tiempo saqué una maestría, entonces lo que quiero decir con esto es que aún con la condición física que los médicos me dijeron, logré salir adelante», relata Forbes.

Fusión de medicamentos

Forbes explica que una vez fue diagnosticada con este trastorno, inició tratamiento y vio avances, pero tenía miedo de ser fármaco dependiente.

«Después de los años yo llegué como a frustrarme un poquito en el sentido de tener que depender de una pastilla y tener cuidados extremos en el sentido de la alimentación y el estar un poco más activa y eso me afectó un poco emocionalmente hablando porque era un cambio que tenía», añadió.

Lo más duro es que «siempre estaba en sobrepeso», recuerda.

«Yo no me sentaba a comer como dicen popularmente a hartarme,  pero ya después al descubrir cuál era el motivo, logré entender muchísimas cosas y yo había tomado la decisión de no ser farmacodependiente y yo opté por algunas cosas naturales y yo creo de que eso en parte se desencadenó -aparte del estrés-, consecuencias porque yo fui aumentando más de peso», recuerda Forbes.

Leé: Miskitas: Vivir o Sobrevivir

Tras sufrir esa subida de peso y ver que su metabolismo estaba mucho más lento, tomó la decisión de regresar a tomar los fármacos y poder entonces hacer una combinación entre lo natural y la medicina occidental.

El bypass gástrico

«Comencé a soplarme y a soplarme al grado de llegar a pesar 395 libras, eso me afectó demasiado porque ya no me podía poner de pie, tenía que depender de mi esposo», dice Forbes.

La maestra Dayana Forbes realizando ejercicios después de su cirugía. IP Nicaragua/Cortesía

Buscó trabajo en Managua y lo encontró, pero asegura debía caminar unas 15 cuadras y eso le generaba mucho malestar físico, hasta el punto de que sus rodillas presentaban un desgaste.

Acudió al médico y este le explicó que, “usted tiene demasiado peso, su esqueleto no está soportando su peso y por eso está teniendo problemas de desgaste con sus rodillas”, cuenta que ese fue el diagnostico.

El médico, sin embargo, le da la alternativa del bypass gástrico porque con el hipotiroidismo sería difícil bajar de peso.

«Al hacer esa cirugía prometían que iba a bajar de peso de una manera acelerada y pues gracias a Dios, a los médicos y a la gente que me ayudó y a la colecto que fueron más de 7 mil dólares, logré hacer la cirugía y a la fecha he bajado más de 150 libras y he retomado las actividades físicas», dice Forbes.

Asegura que ahora logra caminar más de 15 cuadras, cuando antes de agosto del 2021, solo podía ir hacer sus necesidades fisiológicas.

«Tenía años de no poder marcar tantos pasos, yo siento más energía, tengo mayor resistencia, ya puedo volver a tomar un bus, antes no podía subir ni las gradas del bus, ahora puedo estar en pie por dos horas y eso es una bendición para mí», declara Forbes.

Asegura que la meta es llegar a pesar 150 libras, estar saludable y poder realizar sus labores cotidianos. Además sueña con convertirse en mamá, una meta que no ha podido concretar por el hipotiroidismo.

«Si es la voluntad de Dios, poder encargar un bebé», puntualiza.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email