¿Quién causa tanta alegría? El grito que une este 7 de diciembre a los nicaragüenses en todo el mundo

¿Quién causa tanta alegría? es el grito que en honor a la Virgen María darán los nicaragüenses en todo el día de hoy durante la fiesta de la Purísima, que celebran con fe y devoción.

La fiesta religiosa y folclórica nació en San Felipe de León y la novena se comenzó en la Iglesia de San Francisco de la misma ciudad.

Posteriormente, se empezó a celebrar en Granada y en el Viejo, donde existían misiones franciscanas.

Cada año los devotos de la Inmaculada Concepción de María colocan altares para rezar y cantar. Por último, reparten la tradicional ‘gorra’ o ‘brindis’ que consiste en entregar un obsequio a los visitantes de dulces, manjares o refrescos.

«Yo trabajo todo el año, pero ya por esta temporada guardo mis vacaciones y las pido, porque no puedo dejar de celebrar la gritería a mi virgencita», refirió Socorro Morales, habitante del barrio Villa Reconciliación, en Managua.

El punto de partida la gritería

Al grito ¿Quién causa tanta alegría? los que participan en la fiesta responden «la Concepción de María». El punto de partida lo da la Iglesia católica, en la catedral de Managua, donde sale un representante a orar por las fiestas.

purísima

Según la tradición, la fiesta inicia el 28 de noviembre con la novena, una actividad en la que familiares y amigos acostumbraban se reúnen en las casas donde levantan un altar o en las parroquias.

Esta fiesta religiosa se celebra en todos los rincones del país y los nicaragüenses que están en el exterior se unen al grito.

 

Con fe y devoción, los católicos en Nicaragua y en otros países donde hay comunidades de nicaragüenses como Estados Unidos, Costa Rica y España, celebran este 7 de diciembre la «gritería», la tradición más popular que surgió en León, cerca de 1857.

 

Kevin Michael O’Reilly, funcionario de carrera del Servicio Exterior de Alto Rango de los Estados Unidos, que este año asumió la función de Encargado de Negocios en Nicaragua se unió a la fiesta católica.

«Nadie las celebra como los nicaragüenses, desde la Basílica en El Viejo hasta casi cada calle y cada hogar de Nicaragua, la Purísima y la gritería, manifiesta en nuestra esperanza para el futuro (…) Deseamos a ustedes los nicaragüenses, dónde quiere que esté unas maravillosas celebraciones», dijo O’Reilly.

¿Quién causa tanta alegría? en Nicaragua

La festividad religiosa, sin embargo, se realiza en un contexto adverso en el país. Persecución, exilio, hostigamiento, asedio y destierro como antesala a la gritería.

Un total de 151 sacerdotes y 76 monjas fueron expulsados de Nicaragua por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

«Yo celebro la gritería y rezo por mi país, por nuestro obispo, porque no puede ser que nuestro pastor esté preso», refirió Morales.

Morales se refiere al obispo Rolando Álvarez, quien está en el penal de Tipitapa con una condena de 26 años.

El informe “Violaciones a la libertad religiosa – Etapas de represión contra la Iglesia en Nicaragua”, elaborado por el Colectivo de derechos humanos Nicaragua Nunca Más evidencia toda la represión que vive la Iglesia católica en Nicaragua.

 

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email