Padre Edwin Román denuncia amenazas y asedio por parte de fanáticos orteguistas

ERNESTO GARCÍA

El padre Edwin Román, párroco de la Iglesia San Miguel Arcángel, de Masaya, denunció este lunes que es víctima de asedio y amenazas por dos empleados públicos.

“Me ofenden, hacen llamadas telefónicas, me toman fotos y uno de ellos me retó a los golpes”, afirmó el religioso.

Uno de los sujetos que amenazó al padre Edwin. Foto: Twitter / IP Nicaragua.

Los empleados públicos que asedian y amenazan al religioso trabajan en la Casa de Cultura de Niquinohomo.

Numerosos ataques

Desde abril de 2018, el padre Edwin Román ha sido blanco de ataques por adeptos del régimen y hasta por la institución policial.

En noviembre de 2019, este sacerdote permaneció nueve días secuestrado por la Policía en la Iglesia San Miguel Arcángel, junto con varias madres de reos políticos que en ese entonces se declararon en huelga de hambre.

Además, en esos días le cortaron los servicios básicos (agua potable y energía eléctrica).

Como parte de los ataques, el 13 de febrero de 2019 el padre Edwin Román fue retenido y golpeado por agentes policiales en el empalme de Monimbó, Masaya.

El padre hizo la denuncia en sus redes sociales. Foto: Twitter / IP Nicaragua.

En esa ocasión la institución policial, para justificar la retención del religioso, lo acusó de conducir en estado de embriaguez.

En septiembre de 2018, el comisionado general Ramón Avellán Medal, quien lideró la represión contra el pueblo de Masaya, lo empujó y le gritó «vaya a comer galletas (refiriéndose a las hostias)».

Esto sucedió cuando el religioso salió del templo para pedirle al jefe policial que bajara el volumen de parlantes con los que ponía música para obstaculizar la celebración de la misa dominical.

Comisionado le tendió trampa

En junio de 2018, el comisionado mayor Farle Rojas Traña le tendió una trampa al religioso, según revelación hecha por el mismo padre Román a medios locales.

El jefe policial llegó en un vehículo hasta el frente de la Iglesia San Miguel Arcángel, donde le pidió que le confesara, pero una vez estando dentro del automóvil le dijo ser autoconvocado y que llevaba armas para la UCA, en Managua, pero Farle Rojas no logró su propósito, porque el religioso le respondió «haga lo que su conciencia le manda».

El padre Edwin Román relató dos días después que se encontró al comisionado Rojas en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) en Managua, cuando él llegó con el activista de los derechos humanos, Álvaro Leiva a interceder por unos reos políticos.

» El comisionado Farle Rojas al verme se sorprendió y hasta mordió el teléfono, pero yo le dije que lo esperaba en la iglesia para confesarlo», según el relato del religioso.

Foto portada: Nayira Valenzuela. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email