Monseñor Álvarez invita a los católicos a vivir la eucaristía en el hogar

Redacción / IP Nicaragua

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez exhortó a los fieles católicos no asistir a la iglesias para evitar ser contagiado de Covid-19 y vivir preferiblemente las eucaristías a través de los medios de comunicación por «respeto a la vida humana».

«Reitero que los templos continuarán abiertos y las celebraciones en ellos se seguirán realizando, pero les exhorto encarecidamente con el corazón de padre y pastor, a vivir preferiblemente las Eucaristías, aún las dominicales, a través de ellos medios de comunicación, radio, televisión y redes sociales, y a recibir con todo el fervor, amor y devoción a Jesús de forma espiritual», señaló monseñor Álvarez a través de un comunicado.

El mensaje del obispo se da después de que la Diócesis de Matagalpa informó sobre la muerte por Covid-19 del sacerdote Dámaso Suazo, vicario de la parroquia San Juan Bautista, ubicada en el municipio de Muy Muy de este departamento en el Norte de Nicaragua que está a unos 140 kilómetros de Managua, la capital.

«A causa del Covid-19 hemos comprendido que todos estamos involucrados e implicados en la transmisión y contagio de esta enfermedad. Muchísimos han sido afectados directamente por la pandemia, enfermos, fallecidos, entre otros, más de una decena de sacerdotes de la Provincia Eclesiástica de Nicaragua y las familias que lloran por la muerte de sus seres queridos», expresa Álvarez.

Cardenal con «leve mejoría»

En las últimas semanas, la Iglesia Católica reportó la muerte de varios sacerdotes a causa del coronavirus, mientras que otros están en recuperación como es el caso del cardenal Leopoldo Brenes, que ha mostrado una «mejoría en su salud», informó la Arquidiócesis de Managua.

«Para constatar estos avances positivos le están realizando exámenes médicos complementarios», señala una nota de la Arquidiócesis de Managua.

El sacerdote Omar Antonio López Zeledón, de la parroquia San Ramón, ubicada en el municipio del mismo en el departamento de Matagalpa, también fue ingresado de emergencia en un hospital donde se encuentra con respiración asistida, según información de medios locales.

Pandemia se vence por la «solidaridad»

Desde el inicio de la pandemia, más de 10 sacerdotes de las diferentes diócesis de la Provincia Eclesiástica de Nicaragua han perdido la vida a causa del virus. Debido a la situación de rebrote que enfrenta el país, monseñor Álvarez recordó que es necesario continuar con las medidas preventivas.

«Amadísimos hermanos y hermanas, la emergencia sanitaria es vencida por la solidaridad, por el cuido de unos por otros, por el respeto a la vida humana, al cumplir estrictamente las recomendaciones que se nos han dado desde el inició de la pandemia. Es momentos que todos actuemos con responsabilidad», reiteró Álvarez.

En lo que va de agosto, además del fallecimiento del sacerdote Dámaso Suazo, de 66 años, quien pso 17 días hospitalizado y en todo momento estuvo asistido con oxígeno, la Iglesia también reportó la muerte de los sacerdotes Julio César Melgar Cruz, de la Diócesis de Estelí; Julio de los Santos Dávila, de la parroquia Monte Tabor; Uriel Sandi Gutiérrez, párroco de la iglesia María Inmaculada en el barrio Altagracia, de Managua.

En junio falleció el padre Juan Domingo Gutiérrez Álvarez, vicario parroquial de la iglesia San Agustín, en Managua, y en julio se confirmó la muerte del sacerdote Pablo Espinoza, párroco del municipio de Rancho Grande, en Matagalpa.

En marzo pasado, también se reportó la muerte del padre José Modesto López Calero, rector del santuario Nuestro Señor de Esquipulas en La Conquista, Carazo y del sacerdote Orlando Mendoza, de la parroquia Santabñ Rosa de Lima, en Managua.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email