Un Tren imparable, dos favoritos que sufren y un Bóer en ruinas: así marcha la Liga Profesional

La Liga de Beisbol Profesional Nacional se acerca al final de la primera etapa y el Bóer se queda sin opciones de avanzar.

Harold Briceño Tórrez (@BriceoHarold)

El Tren del Norte cayó este martes 10-4 ante Chinandega y dejó en 10 su racha de victorias consecutivas, misma hilera de triunfos que hasta ahora solo habían conseguido los Tigres  de la temporada 2010-2011. Pero esta derrota no afecta en nada el tremendo debut que los norteños están forjando en la Liga Profesional, al sostenerse firmes en el liderato con un increíble récord de 20-4,  mientras los favoritos Gigantes de Rivas pasan apuros; Leones y Tigres cumplen pronósticos y el Bóer se hunde cada día más.

Cuando la actual campaña de la Liga Profesional se puso en marcha, una de las grandes incógnitas era hasta dónde llegaría el debutante Tren del Norte. No había certeza sobre su funcionamiento ni seguridad sobre sus resultados. Sin embargo, este equipo que viste de rojo y es comandado por el estratega panameño Lenín Picota no ha hecho más que sorprender, a tal punto de registrar el mejor arranque de un equipo en la historia de la LBPN con balance de 13-3, darle forma a una recha de 10 victorias consecutivas y sostenerse en el liderato con amplia ventaja sobre su más cercano perseguidor. De pronto, el equipo que surgió entre dudas se ha convertido en el claro dominador del campeonato.

Tras la jornada de este martes, el Tren del Norte es escoltado en la tabla de posiciones por los Tigres de Chinandega, quienes registran un récord de 15 triunfos y 11 reveses, ubicándose a seis juegos del primer lugar. No ha sido un accionar impecable el de la tropa de ex lanzador de Grandes Ligas Vicente Padilla, pero ha sido el suficiente como para haber garantizado el boleto a la segunda etapa de la Liga. Hasta antes de anoche, los Tigres tenían la efectividad más decente entre los cinco equipos y el tercer mejor bateo. De tal forma que sin hacer mucho ruido, ya están en la siguiente fase.

Dos grandes en apuros

El tercero en la tabla de posiciones son los Leones de León. ¡Espérense un momento! ¿León de tercero? Sí, aunque parezca increíble. El equipo de Sandor Guido, armado con un picheo que se esperaba no dejara títere con cabeza, ha sido todo lo opuesto a las altas expectativas que se habían tejido sobre su accionar y su balance de 12-13 es la mayor evidencia. Su ofensiva ha respondido al estar por encima de los 300 puntos y ser de las que más carreras produce, pero su picheo no ha estado a la altura y la principal prueba es su efectividad mayor a los 5.00. Pese a esto están a un paso de meterse al round robin.

Por su lado, los Gigantes de Rivas, que este martes derrotaron a los leoneses 4-2, tienen el 2 como número mágico para avanzar. Nadie se imaginó que los sureños fueran a tener tantos problemas con tan tremendo equipo. Tienen en su alineación al ligamayorista Cheslor Cuthbert y en su rotación al pícher con más posibilidades de convertirse en el próximo nicaragüense en debutar en Grandes Ligas, como es Leonardo Crawford. A esto súmenle que cuentan con artilleros como Wuillians Vásquez, Luis Allen, Elmer Reyes, Denis Phipps; y brazos como los de  Carlos Sanó, Carlos Teller, Fidencio Flores y Kevin Gadea. Pese a tales nombres, su récord es de 11-14 y están a 9.5 juegos del primer lugar, un sitio que en los pronósticos estaba reservado para ellos. Eso sí, todo indica que estarán en la segunda vuelta.

Solo escombros

¿Cómo explicar que Leones y Gigantes pueden avanzar pese a su discreto accionar? Es sencillo. La presencia de un equipo peor que ellos y ese es el Bóer. El conjunto de la capital, que actualmente está en una racha de cinco derrotas seguidas, no ha levantado cabeza desde el principio de la Liga. Solo consideren que su récord es de cuatro victorias y 20 derrotas, con lo que se ubica a 16 juegos de la primera plaza.

No es que sorprenda que el Bóer sea el equipo de último lugar, pues desde su estructuración se pensó en que las cosas no marcharían tan bien, pero su derrumbe ha sido tan catastrófico como escalofriante. Los directivos intentaron enderezar la nave quitando al mánager Ramiro Toruño y poniendo en su lugar al siempre polémico Omar Cisneros, pero nada ha cambiado. El Bóer se hunde cada día  y no hay dudas de que será el equipo eliminado en la primera ronda. Quedará el recuerdo de uno de los peores Bóer que se haya visto competir en una Liga Profesional.

Entradas recomendadas