La periodista Letzira Sevilla: «Solo tengo agradecimiento a Dios por una nueva oportunidad»

*Sevilla estará en aislamiento por 21 días.

Eva Inestroza

Tras cuatro días de haber salido del hospital Metropolitano Vivían Pellas, por complicaciones de salud ocasionadas por la Covid-19, la periodista Letzira Sevilla manifestó que se siente fortalecida, ya que lo importante ahora es que está en su hogar y que ha pasado el proceso más duro de esta enfermedad.

La comunicadora aseguró que todavía persiste el cansancio y que tiene dificultades para conciliar el sueño.

La exeditora del extinto El Nuevo Diario y actual directora del medio digital Diario Libre, manifestó que una de las indicaciones de los médicos al ser dada de alta, es que tiene que realizar ejercicios de fortalecimiento pulmonar con un espirómetro (dispositivo que se utiliza para ayudar a mantener saludables los pulmones).

«Eso me ayuda a recuperar la fuerza porque según me explicó el doctor, los pulmones quedaron débiles y como duros, entonces con ese espirómetro, ellos empiezan a recobrar su ritmo y la fuerza», dijo Sevilla a IP Nicaragua, quien estuvo 11 días hospitalizada.

En estado de schock

Sobre las dificultades para dormir, la periodista las relaciona a un estado shock del que no ha podido salir, por el duro proceso que ha pasado.

Otra molestia que ahora la aqueja, es un brote de rash (erupciones o sarpullido en la piel).

«Me broté todita saliendo del hospital. Me empezó como una comezón pequeña, pero ahora la tengo generalizada, es un brote bastante fuerte, rojo y muy molesto», indicó.

Dicha molestia también le ha impedido dormir tranquila, sin embargo, ya está en tratamiento para modular esos efectos en la piel.

Letzira da gracias a Dios por estar en su casa. Foto: Cortesía / IP Nicaragua.

«Lo más importante si te puedo decir es que estoy en mi casa, no estoy en contacto con mis hijos, no salgo del cuarto, pero sí los escucho, los oigo reír, pelear y eso creo que es lo más importante», expresó la periodista, quien ha ejercido dicha profesión desde hace 15 años.

«No hay mayor satisfacción para una madre que estar cerca de sus hijos, aunque estemos separaditos», señaló Sevilla, quien estará 21 días en aislamiento en su casa.

«Sin Dios no hubiera podido»

Sevilla estuvo internada por 11 días en el hospital Vivían Pellas, fue dada de alta el lunes a mediodía.

Su mamá, doña Sonia Bolaños, de 64 años, fue quien llegó a traerla. El recibimiento de sus vecinos y familiares al llegar a su hogar fue muy emotivo, lanzaron globos y la recibieron con música.

Un equipo de IP Nicaragua estuvo acompañándola desde la salida del hospital hasta la llegada a su vivienda.

«Primeramente quiero darle gracias a Dios y a todas las personas que se solidarizaron conmigo. Yo creo que sin Dios esta batalla yo no lo hubiese podido librar», expresó.

Añadió que «sin esos ángeles que me pagaron el hospital Metropolitano no hubiese podido, gracias, muchas gracias».

Durante este proceso, la periodista dice que es importante mantener la fe, lo que la ha hecho sentir muy fortalecida.

«Cansa porque ha sido un proceso duro, ya tengo como un mes prácticamente, pero los últimos días fueron una batalla dura, difícil. Pensé que no volvía, pensé que no lo iba a lograr», reveló.

Las dificultades

Letzira presentó los síntomas relacionados al Covid-19 en la primera semana de mayo, se trató en su hogar, pero su salud fue empeorando, por lo que ameritó el traslado al centro asistencial.

Al llegar al hospital, tenía la diabetes descompensada, los dos pulmones presentaban daños, por lo que el cuadro clínico estando en el hospital era complicado.

«Yo no podía moverme, ni siquiera darme vuelta en la misma cama. En una de esas casi me quedo, tuvieron que usar una bolsa de reservorio y me dijo la doctora que eso era lo último, porque si no había que intubarme, porque mis pulmones no estaban respondiendo», relató.

Aseguró que en ese momento llegó a sentir miedo «por mis hijos, solo pensaba que están pequeños y que no los volvería a ver».

A la última persona que había visto Sevilla era a su mamá, quien la acompañó al hospital el 29 de mayo y quedó internada.

«De la atención no me puedo quejar, los doctores estuvieron en todo momento, atacaron con el medicamento pertinente, gracias a Dios», destacó la periodista.

Letzira agradece todas las muestras de apoyo. Foto: Eva Inestroza / IP Nicaragua.

Los médicos lograron bajar en Sevilla, el PCR, que se tiene que ver con el nivel inflamación, sin embargo, dice que todavía tiene el nivel de ferritina (proteína que almacena el hierro en las células) elevado.

Por lo tanto, tiene que estarse haciendo exámenes de control.

 11 días de agonía

Desde el pasado 29 de mayo en la madruga que doña Sonia Bolaños dejó a su hija en el hospital, hasta el lunes 8 de junio que le dieron de alta, fueron 11 días de agonía, pensaba que no volvería a ver a su hija, por lo que solo le quedaba orar.

«Fueron 11 días de agonía desde que la dejé. Yo lloraba por mi hija», recuerda Bolaños. «Tanta gente oró por ella, que aquí se manifestó el Señor (Dios) y me la volvió a la vida», expresó.

La madre de la periodista también se encuentra agradecida con todas las personas que apoyaron a Sevilla.

«Porque si no hubiese sido por las obras de Dios y de estas personas, talvez hubiese pasado otra cosa, pero gracias a Dios me la prestó por más tiempo, por sus hijos», añadió.

La mamá y el hermano menor de Letzira son quienes están cuidando ahora de ella, tomando todas las medidas de seguridad. Al mismo tiempo cuidan de los dos hijos de la periodista.

«Solo tengo agradecimiento a Dios, a todas las personas que han orado por mí. La oración ha sido muy importante y gracias a todas las personas que me han apoyado», insistió la comunicadora.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email