El Minsa ocultó miles de casos de covid-19 en Nicaragua, según filtraciones de Anonymous

Al 24 de julio había un total de 9,683 casos positivos y se habían realizado 17,284 pruebas, según documentos oficiales filtrados.

Redacción / IP Nicaragua

En Nicaragua se realizaron 17,284 pruebas para detectar el covid-19 entre el 28 de febrero y el 24 de julio, de los cuales 9,683 resultaron positivos, reveló una investigación que presentó el epidemiólogo Álvaro Ramírez en conjunto con la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB).

Los datos “oficiales no revelados” por el Ministerio de Salud (Minsa), según el epidemiólogo, reflejan apenas una “pequeña parte” del total de afectados en Nicaragua, donde el gobierno apenas reconoce, hasta esta semana, 4,311 casos positivos y 133 fallecidos.

La información presentada procede de una serie de documentos que fueron filtrados por Anonymous, un grupo que se ha encargado de referenciar todo tipo de información de las instituciones de gobierno.

Las cifras comenzaron a incrementarse en los días posteriores al 18 de marzo. Foto: Pixabay.

“Un grupo de médicos en el exterior nos dimos a la tarea de analizar esta información y preparar un reporte descriptivo (…) A pesar de que estos datos solo reflejan una pequeña parte del total de afectados en Nicaragua, los hallazgos son muy reveladores para entender cómo se ha desarrollado la pandemia”, mencionó el doctor Ramírez.

Los hallazgos

Otros hallazgos revelados en los documentos permitieron conocer que las cifras comenzaron a incrementarse en los días posteriores al 18 de marzo.

Al martes 24 de marzo, según Ramírez, ya se habían registrado “dos casos positivos en Bluefields”.

Agregó que para esa fecha, ya había reportes de casos positivos en Laguna de Perlas, Juigalpa, San Rafael del Norte, Managua y Masaya.

“Estos datos son reales; estaban ahí y estaban ocultos al país (…) Al 24 de marzo el Ministerio de Salud estaba reportando solamente dos casos, el Observatorio Ciudadano ya reportaba 209 casos, la base de datos del Minsa ya tenía 14 casos confirmados”, dijo Ramírez.

Al 24 de julio había un total de 9,683 casos positivos y se habían realizado 17,284 pruebas, según documentos oficiales filtrados. Foto: Unsplash.

A la segunda semana de la pandemia, en Nicaragua el Minsa reportaba cinco casos, pero su base de datos oculta reflejaba un total de 23 que habían sido confirmados de 183 pruebas que habían realizado.

“Ya había una cantidad de casos en Matagalpa, Estelí, Chinandega a la segunda semana. También San Rafael del Sur, Juigalpa y Masaya”, señaló Ramírez.

El epidemiólogo reveló que a la tercera semana de la pandemia, es decir, en abril, los casos empezaron a incrementarse en todo el territorio, pero el Minsa siguió ocultando información a la ciudadanía.

“Al 15 de abril el Minsa tenía reportado nueve casos, el Observatorio 282 casos y la base de datos ya tenía 45 casos confirmados y el total de pruebas que se habían hecho para ese entonces eran 832”, confirmó Ramírez.

Al 12 de mayo, según datos oficiales, el Minsa solamente refería que había 25 casos en el país, pero su base registraba un total de 1,711 casos reportados y 4,137 pruebas.

Los casos oficiales al 19 de mayo, la época en que la curva tuvo un crecimiento exponencial, el Minsa informó en conferencia de prensa que había 254 casos de covid-19 en el país.

Para ese periodo, su base de datos reflejaba 2,558 casos positivos 5,342 muestras y había 974 trabajadores de la salud afectados, un hecho que el gobierno no ha reconocido abiertamente.

Las evidencias demuestran que al 24 de julio el Minsa había reportado 3,439 casos, pero las cifras ocultas ya tenían 9,683 casos confirmados y 1,172 trabajadores de la salud afectados.

OPS está enterada

Según el doctor Ramírez, la información que fue previamente verificada ya fue compartida con el punto de contacto de la oficina de emergencias regional de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), quien ha estado pidiendo informes al Minsa desde hace varios meses infructuosamente.

“La OPS debe buscar y analizar cualquier información que permita hacer un análisis adecuado de la situación de un evento de salud pública de importancia internacional”, contestó el organismo de salud al doctor Ramírez.

Desde el pasado 18 de marzo, el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha tratado de minimizar la dimensión de la pandemia aunado al hecho de que sigue promoviendo actividades masivas que conllevan aglomeración de personas.

Por otro lado, el Minsa en sus informes oculta datos relacionados a los casos positivos de covid-19 que limitan la toma de decisiones en situaciones de pandemia, según ha dicho la misma OPS.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email