Los cuatro cementerios de San Juan de Nicaragua

*La idea de construir un canal interoceánico por el río San Juan, atrajo a numerosos extranjeros que conformaron colonias en el antiguo Gray Town, a quienes sepultaban según su procedencia, religión o estatus social.

Orlando Valenzuela

La desaparecida ciudad de San Juan del Norte, en la salida al mar Caribe de las aguas del río San Juan, fue la primera y quizás la única en Nicaragua que tuvo un cementerio para cada grupo social que la habitaba.

Esta ciudad marcó su destino desde que los capitanes españoles Machuca de Suazo y Calero, descubrieron el desaguadero del inmenso lago Cocibolca, también llamado de Nicaragua en 1538, apenas 14 años después de haber llegado a la tierra de lagos y volcanes los primeros conquistadores ibéricos.

La historia de San Juan del Norte está vinculada a la estratégica posición del río San Juan como posible ruta de tránsito a través del istmo para pasar del Mar del Norte (Océano Atlántico) al Mar del Sur (Océano Pacífico), así conocidos en la época ambos mares.

Por ese motivo, por siglos el río San Juan sirvió de canal natural para ascender hasta el gran lago y posteriormente los viajeros cruzaban a pie o caballo el istmo de Rivas para llegar a la bahía de San Juan del Sur, donde tomaban barcos de vela o de vapor para seguir su destino hacia el Oeste de Estados Unidos o América del Sur.

Así fue que en la desembocadura del río con el mar floreció el poblado bautizado por Machuca y Calero con el nombre de San Juan del Norte. Juan, por haberlo descubierto el día de San Juan Bautista y del Norte, porque los navegantes españoles conocían al Océano Atlántico como Mar del Norte.

Por varios siglos San Juan del Norte mantuvo ese nombre, hasta que en 1848 los ingleses ocuparon militarmente este estratégico punto de Nicaragua y para congraciarse los británicos,  el rey mosco, impuesto por éstos, le cambio el nombre al pueblo, nombrándolo Grey Town, en homenaje al entonces gobernador de Jamaica, Sir Charles Grey.

Los cuatro cementerios

La idea de construir un canal interoceánico a través del río San Juan, impulsó el desarrollo de San Juan del Norte, gracias al fuerte comercio que se abrió entre Nicaragua, España y países vecinos, incluyendo islas del Caribe. Por eso no es raro que con el tiempo surgieran colonias de inmigrantes que se quedaron a vivir por negocios, trabajo u otros intereses y así, cuando alguien moría, lo enterraban según su procedencia, raza, religión o estatus social.

El Cementerio Sabine (11 tumbas)

Cementerio norteamericano. Foto: Orlando Valenzuela.

A un costado de la planicie donde existió la ciudad, se encuentra el cementerio norteamericano, dedicado a los marines de la Fragata Sabine, que naufragó en la bocana del río, muriendo ahogados muchos de sus tripulantes, incluyendo su capitán, Charles Smith, el 4 de noviembre de 1859. En el mismo lugar se encuentra enterrada Ellen C. Potter, fallecida el 4 de noviembre de 1859, según lo indica una lápida de mármol dedicada a ella. Aquí se destacan varias lápidas de mármol bien conservadas y protegidas por una verja de hierro forjado.

Cementerio Británico (30 tumbas)

En la misma zona, cerca del cementerio norteamericano, se encuentra el Cementerio Británico Wolf, fundado en 1872. Sin verjas de protección, está al aire libre y muy cerca de la pista del nuevo aeropuerto que se construyó el año 2012.  Aquí aún se pueden apreciar los excelentes trabajos de herreros del siglo XIX, plasmados en varias verjas de hierro finamente labradas.

En este cementerio se encuentran sepultados decenas de ingleses de diferentes estratos sociales y posiciones políticas, entre ellos el cónsul de Gray Town, representante de su Majestad Real Británica, George Paton Esquier, quien murió el 19 de julio de 1873, diez años después de su esposa, Anny, quien tambien se encuentra enterrada en esa misma necrópolis.

Uno de los 4 cementerios de San Juan de Nicaragua. Foto: Orlando Valenzuela.

Cementerio Español (14 tumbas)

Contiguo al anterior camposanto se encuentra el  panteón Católico, también conocido como español, por ser el lugar donde enterraban a los a los ciudadanos nacidos en España, a los criollos y pobladores de la zona. Aquí todavía se pueden observar lápidas de mármol y hasta una enorme escultura con la cabeza truncada adornando uno de los mausoleos.

Este cementerio fue menos discriminatorio en cuanto a razas, porque aquí también se encuentra la sepultura de un ciudadano de origen chino llamado Kwok Chin Fong, quien nació un 27 de febrero de 1909 y murió en noviembre de 1979.  Aquí se encuentra en descanso eterno el presbítero Juan Alvarado, pastor de la ciudad, a quien le erigieron un obelisco de bronce de unos tres metros de alto con una base de piedra de unos dos metros de ancho. Este monumento fue hecho en Filadelfia, Estado Unidos y trasladado hasta este apartado lugar.

Cementerio Masón (26 tumbas)

Cementerio Masón. Foto: Orlando Valenzuela.

En el externo sur se encuentra el cementerio Saint Jhons S. Lodge N° 357, donde yacen sepultados ciudadanos de diferentes nacionalidades, pero con un lazo en común; todos pertenecían a la logia secreta de los mazones.

Este panteón tambien se encuentra muy deteriorado. Se caracteriza por ser más selectivo, pues en él solo se en sepultaban a los miembros de la orden masónica y sus descendientes. Entre los que aquí están enterrados se encuentra el capitán J.D. Flecher, quien murió el 12 de agosto de 1869, a la edad de 42 años. Muy cerca le acompaña en el sueño eterno el hijo de Alfred, Daniel Alfred D´Sousa, quien solo vivió 5 días, pues nació un 23 de agosto de 1899 y murió el 28 del mismo mes y año. Otra tumba que llama la atención es la que guarda los restos de la niña Martha Isabel Agustina, fallecida a los dos años de edad, cuya sepultura está custodiada por una bellísima escultura de mármol.

El caso de la ciudadana judía Emilia Green, es curioso, ya que paradójicamente nació y murió el mismo día, pero 60 años después, ya que vino al mundo un 1 de agosto de 1821 y falleció exactamente otro 1 de agosto de 1881.

San Juan del Norte o Grey Town vivió sus mejores días durante el tiempo de la colonia y aún después.  Fue una importante ciudad portuaria durante varios siglos, hasta que desapareció en 1983, cuando tropas del entonces Ejército Popular Sandinista enfrentaron a los grupos de la “Contra”, enganchados en la Alianza Revolucionaria Democrático (ARDE), liderada por Edén Pastora, que para entonces recibía apoyo financiero y militar de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), de los Estados Unidos, para combatir al gobierno sandinista.  La población huyó a Costa Rica, mientras el pueblo fue bombardeado e incendiado.

Restos de la antigua draga del canal interoceánico en la bahía de San Juan de Nicaragua. Foto: Orlando Valenzuela.

En la actualidad, la ciudad de San Juan de Nicaragua o Grey Town se encuentra reubicada a unos cinco kilómetros al noroeste  de su antiguo asiento, sobre la margen izquierda del río Indio, a unos 205 kilómetros de San Carlos, cabecera departamental de Río San Juan, de Nicaragua.

Entradas recomendadas