BCN proyecta leve recuperación económica para 2021, pero alza de combustibles puede frenar crecimiento

**Informe revela que el Producto Interno Bruto (PIB) registró una contracción de 2% en 2020.

Redacción IP/ Nicaragua

El Banco Central de Nicaragua (BCN) pronosticó para Nicaragua un crecimiento de entre 2.5 y 3.5% para el 2021, pese a que técnicamente persiste la recesión ocasionada por la pandemia de la covid-19 y los huracanes Eta e Iota, sumado al alza en los precios de los combustibles que podría frenar el crecimiento económico.

«El alza de los precios del combustible podría ocasionar un efecto ingreso negativo importante, constituyéndose en un riesgo que podría ralentizar la recuperación económica», admitió el presidente del BCN, Ovidio Reyes, en una presentación virtual del «Estado de la Economía Nicaragüense y Perspectivas a marzo de 2021».

Durante la presentación, Reyes mencionó que hay posibilidades de que este año haya un “desempeño favorable” en términos económicos para Nicaragua.

“Este desempeño favorable, también se vería reflejado en una recuperación en el mercado laboral, asimismo el proceso de reactivación económica se vería impulsado por el importante incremento en el Programa de Inversión Pública”, dijo Reyes.

No obstante, hasta esta semana los nicaragüenses se han enfrentado a 19 semanas consecutivas de encarecimiento en los precios de los hidrocarburos, es decir casi cinco meses, lo que ha afectado fuertemente el bolsillo de los consumidores y elevado los precios en algunos productos del hogar.

Contracción del PIB en 2020

El Producto Interno Bruto (PIB) registró una contracción de 2% en 2020, debido a los efectos ocasionados por la pandemia de la covid-19 y el impacto de los huracanes Eta e Iota en el cuarto trimestre del año, informó el Banco Central de Nicaragua (BCN).

En el primer trimestre de 2020, la economía nicaragüense registró un crecimiento interanual de 1.8%. No obstante, la pandemia de la covid-19 revirtió la tendencia positiva y en el segundo trimestre se observó una caída de 6.3 en el PIB.

La pandemia ha dejado a su paso una estela de muerte, pero también una gran destrucción económica en el país que ya estaba en recesión desde Abril de 2018.

El informe trimestral del Producto Interno Bruto (PIB), cuarto trimestre de 2020, publicado por BCN, destaca que algunas actividades económicas registraron una caída como la de hoteles y restaurantes (-37.8%), pesca y acuicultura (-21.3%), electricidad (-3.3%), la de intermediación financiera (-5.9%), entre otras.

La contracción de esas actividades fue parcialmente contrarrestado por el aumento del valor agregado en el sector de la construcción (14%), comercio (6.8%), administración pública y defensa (2%) y explotación de minas y canteras (1.5%), informó el BCN.

El documento explica que, la inversión fija privada registró un crecimiento de 17.4% como resultado de aumentos en la construcción (15.9%), otras inversiones (14.7%)y maquinaria y equipo (16.5%)

Exportaciones disminuyeron

Según el BCN, las exportaciones registraron una disminución de 9.2% como resultado de disminuciones, tanto en bienes como en servicios.

En los bienes se redujeron los volúmenes exportados de pasta de papel, papel, impreso y artículos análogos; azúcar, café, productos de la silvicultura, metales comunes y productos metálicos elaborados, entre otros.

Por otro lado, las importaciones totales crecieron 6.9%, explicó la máxima entidad económica del país, debido a que se observó aumento, particularmente en café, tabaco, metales y productos metálicos, de vidrio y otros productos no metálicos, entre otros.

Desigualdad será mayor

El informe sobre “Desigualdad y descontento social: cómo abordarlo desde la política pública”, publicado esta semana por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), detalla que la covid-19 incrementará los niveles de pobreza en el país y podría crear mayor nivel de desigualdad.

La población más vulnerable, según el estudio, se verá mayormente afectada. El BID sugiere impulsar medidas de protección social desde el Estado, que permitan “contrarrestar el carácter regresivo de la crisis, así como proteger las fuentes de ingreso de los grupos más vulnerables”.

La Comisión Económica para América Latina (Cepal), agregó que al finalizar el año 2020, en Nicaragua la tasa de pobreza aumentaría entre 3.5 y 5.6 puntos porcentuales con respecto a 2019.

Entradas recomendadas