Michelle Bachelet insta al diálogo y pide investigaciones por muertes en Cali

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió que se establezca un diálogo y se realice una investigación independiente sobre los asesinatos en Cali, en medio del estallido social que vive Colombia.

«Es esencial que todas las personas que presuntamente causaron lesiones o muerte, incluidos funcionarios del Estado, estén sujetas a investigaciones rápidas, efectivas, independientes, imparciales y transparentes, y que los responsables respondan ante la ley», dijo Bachelet el domingo, a través de un comunicado.

El presidente Iván Duque viajó a la ciudad, tras la violencia desatada el pasado viernes y, desde allí, anunció «el máximo despliegue de asistencia militar a la Policía Nacional en la ciudad de Cali y en el departamento del Valle», además señaló que su país «siempre ha mantenido canales para que haya deliberación y concertación frente a las necesidades de la ciudadanía, pero no negociando la constitución y los derechos de los ciudadanos».

Según la oficina de la Alta Comisionada, ha recibido informes de que 14 personas habrían muerto y 98 habrían resultaron heridas -54 de ellas por armas de fuego disparos- durante los enfrentamientos que tuvieron lugar en los dos últimos días, en medio de las protestas ciudadanas, en las que había presencia de civiles armados, incluido un oficial de policía judicial fuera de servicio que habría disparado en dirección de los manifestantes,  los periodistas que cubrían las protestas y los transeúntes que pasaban por ahí.

«Estos hechos son muy preocupantes tras el progreso que se estaba haciendo para resolver la revuelta social a través del diálogo», dijo la alta comisionada

El oficial de policía judicial que falleció habría sido golpeado por una multitud fallecer, dice la ONU, quien agrega citando algunos reportes, que en algunos puntos de la ciudad otras personas también habrían disparado contra los manifestantes, incluso en presencia de agentes de la policía.

“Pido que se ponga fin a todas las formas de violencia, incluyendo el vandalismo, y que todas las partes sigan hablando, para que se garantice el respeto por la vida y la dignidad de todas las personas”, recalcó Bachelet.

La Alta Comisionado reiteró resolver las demandas de los manifestantes y los que se oponen a ella, a través del diálogo y destacó el compromiso de algunas partes en Cali y en Colombia, en general, de encontrar una solución negociada.

Según la ONU, ha recibido informaciones sobre al menos 30 personas detenidas, el 28 de mayo, y señaló que es necesario garantizar su derecho un juicio justo y a las garantías procesales. También dijo que es necesario tomar medidas para evitar la desapariciones.

Las protestas comenzaron en Colombia el 28 de abril y a un poco más de un mes de este estallido social, los colombianos continúan manifestándose en las calles. Cali, la tercera ciudad más importante de Colombia, ha sido epicentro de hechos violentos.

Venezuela: llegan más vacunas rusas pero sigue el malestar por fallas en campaña de vacunación

El gobierno venezolano anunció el domingo la llegada de un nuevo cargamento con 500.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, en el marco de la activación de lo que denominaron una segunda fase de vacunación en el país.

La vicepresidenta venezolana Delcy Rodríguez, quien recibió el cargamento en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía Simón Bolívar, explicó que estas dosis se incorporan para “los adultos mayores de 60 años con dos o más enfermedades” y para “los adultos mayores vulnerables”.

En una transmisión en conjunto con el presidente Nicolás Maduro, indicó que el país ya dio registro de emergencia para las vacunas Sputnik Light y EpiVacCorona y que, junto a la Sputnik V, serían «tres vacunas de Rusia que se suman al plan de vacunación de Venezuela”.

La oposición venezolana ha cuestionado la cifras oficiales de fallecido; mientras que academias del país han abogado que la vacunación se haga “sin discriminación” y velozmente.

La semana pasada, Maduro también anunció, sin ofrecer mayores detalles, la llegada de 1.300.000 vacunas provenientes de China.

El gobierno inició este fin de semana lo que se denominaron como una nueva fase del proceso de vacunación con instalación de puntos para ser inmunizados. Ciudadanos consultados por la VOA en uno de estos puntos, comentaron las horas en filas que pasaron y algunos incluso la “desorganizado” del proceso.

Al respecto, el líder opositor Juan Guaidó, reconocido por decenas de países como presidente interino del país, aseguró que “urge un Plan de Vacunación a través de la mesa técnica, el ingreso de COVAX y fortalecer la acción humanitaria de multilaterales”.

Una promesa

Durante las declaraciones de este domingo, Maduro aseguró que “ya el dinero está depositado” para el mecanismo COVAX, iniciativa de inmunización liderada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El sistema COVAX nos ha prometido más de 5 millones de dosis de vacunas para el mes de julio, estamos a la espera que se cumpla el cronograma que se ha hablado con el sistema COVAX. Ojalá”, indicó en declaraciones transmitidas por el canal oficial y sus redes sociales.

Si bien semanas atrás se hablaba que todavía faltaba una parte del pago, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) coincidía de que en julio, si no había demoras o retrasos, podían llegar las vacunas correspondientes a la nación suramericana.

Igualmente, Maduro ratificó que “están buscando” la Johnson & Johnson, que es de una sola dosis. “Esa se la hemos pedido al sistema Covax”, agregó.

El país registra oficialmente un total de 232.800 casos positivos y 2.629 fallecidos por el virus.

Venezuela y Honduras sufren la peor crisis de desplazados en la región

Voz de América

MIAMI, EE.UU. – Los datos que ofrecían algunos organismos internacionales como el Banco Mundial (BM) o el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la situación financiera que vivía la región de América Latina a raíz de la pandemia no auguraban buenos presagios.

Los expertos ya alertaban que la crisis sanitaria se iba a cebar especialmente con las comunidades más desfavorecidas, pero a eso hay que sumar la crisis política y socioeconómica que arrastran algunas naciones y que ha obligado a muchos a abandonar sus países de origen en busca de una vida mejor.

Es lo que pone de manifiesto el informe del Consejo Noruego sobre Refugiados (NRC en inglés), que aborda los desplazamientos en todo el mundo. El documento se fija también en la situación de América Latina destacando a dos países: Venezuela y Honduras.

“Caída libre” de la economía en Venezuela

Sobre el país gobernado por Nicolás Maduro, la investigación concluye que “los venezolanos continuaron sufriendo la presión de siete años de caída libre económica e hiperinflación”, además “de un estancamiento político en 2019 provocado por el presidente de la Asamblea Nacional que se declaró jefe del estado” en alusión al líder de la oposición, Juan Guaidó.

Eso ha contribuido a que miles de venezolanos se hayan visto obligados a irse a otros países de la región. “La emergencia humanitaria mostró pocas señales de ceder bajo el peso de la crisis política y económica. Uno de cada tres venezolanos padecía inseguridad alimentaria a finales de año, y el 30% de todos los niños padecía desnutrición crónica”, subrayaba.

Hasta el momento se calcula que más de cinco millones de venezolanos han abandonado su país de origen “debido a la represión y a la escasez de alimentos y medicamentos” que se viene registrando desde 2014 y que “la convierte en una de las crisis de desplazamiento más grandes del mundo”.

“Si bien el flujo de personas fuera de Venezuela en 2020 fue frenado por cierres fronterizos por la pandemia y restricciones de movimiento, las medidas plantearon preocupaciones sobre la protección para los refugiados y los migrantes en movimiento”, apuntaba.

La pandemia agravó la situación

La crisis sanitaria del coronavirus no ha hecho más que agudizar la situación que viven miles de venezolanos. “El COVID-19 exacerbó una situación humanitaria ya grave para las personas vulnerables, con el sistema de salud al borde del colapso”, decía el informe publicado por el Consejo Noruego sobre Refugiados.

El organismo lamenta que, a pesar de que Venezuela ha estado ocupando los primeros puestos de las listas sobre crisis de desplazamiento de todo el mundo, el país “ha recibido poca atención internacional”.

“En 2020, las Naciones Unidas recibieron menos del 40% de los fondos de ayuda solicitados para ayudar a los venezolanos necesitados dentro del país y a los que habían huido a naciones vecinas”, explicaba.

Según el informe, los pronósticos no son nada optimistas ya que la Organización de Estados Americanos (OEA) ya advirtió que el número de refugiados y migrantes venezolanos podría aumentar hasta 2 millones en 2021 a medida que los países reabren sus fronteras y la crisis política y social se agrava en Venezuela.

La inseguridad en Honduras

El otro país latinoamericano que aparece mencionado en este documento es Honduras, lo que, a su parecer, ha tenido como consecuencia una nueva crisis migratoria en México y Estados Unidos.

“Decenas de miles de personas fueron desplazadas por la violencia o perdieron la esperanza de una vida digna en 2020, y se embarcaron en peligrosos viajes en busca de seguridad en México y Estados Unidos”.

Además, la destrucción provocada por las tormentas tropicales Eta e Iota en Centroamérica, que ocurrieron con dos semanas de diferencia, afectó a más de tres millones de personas que se quedaron sin un lugar en el que vivir y mantener a su familia.

“Las familias de las zonas más afectadas se apresuraron a salvar sus pertenencias personales y buscar seguridad, mientras las incesantes inundaciones de lodo sumergían sus hogares. Muchos pasaron varios días en los techos esperando ser rescatados, compartiendo la poca comida y el agua que tenían”.

El NRC también destaca la poca solidaridad mostrada por parte de la comunidad ante esta grave situación, no solo en Honduras sino también en otros países de Centroamérica como El Salvador y Guatemala.

“El mundo pasó por alto, en gran medida, el deterioro de la situación en América Central. Como resultado, el sistema de ayuda no proporcionó una respuesta humanitaria coordinada adecuada para abordar las necesidades sobre el terreno”, recalca.

Plan de cooperación

Sin embargo, el informe asegura que hay motivos para la “esperanza” ya que algunos países, como Estados Unidos, han mostrado su compromiso para impulsar un plan de ayuda y cooperación para esos países.

“En 2021, Honduras y sus países vecinos vislumbraron un rayo de esperanza por el compromiso expresado por algunas potencias, entre ellas Estados Unidos y Naciones Unidas, de impulsar un plan regional de respuesta humanitaria y de financiación”, apostilla.

El documento del NRC, además de los países de América Latina, también hace referencia a otras naciones del mundo gravemente afectadas por crisis humanitarias, políticas, sociales y económicas.

La República Democrática del Congo, Burundi, Nigeria, Burkina Faso, Mali o Etiopia son algunos de los países que también aparecen en el informe.

Blinken viajará a Costa Rica para tratar las “causas de la migración”

Voz de América

MIAMI, EE . UU. – Como parte de la nueva política del gobierno de Estados Unidos, enfocada en confrontar directamente las causas de la inmigración irregular desde Centroamérica y el Caribe, el secretario de Estado, Antony Blinken, viajará en el mes de junio a Costa Rica, según dio a conocer el Departamento de Estado el jueves.

Además de un anunciado encuentro con el mandatario costarricense Carlos Alvarado Quesada, Blinken tiene planeado reunirse con estadistas de los países que conforman el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) para promover “un enfoque de colaboración para abordar las causas fundamentales de la migración”.

El SICA lo conforman también Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Panamá y Belice.

El gobierno del presidente Joe Biden ha enfrentado un incesante flujo de inmigrantes que llegan principalmente desde lo que se conoce como el Triángulo Norte de Centroamérica: Honduras, Guatemala y El Salvador.

Esto ha hecho que la Administración demócrata se haya visto obligada a destinar cuantiosos recursos para poder albergar a miles de menores no acompañados que han entrado al país, así como para la agilización a los procesos migratorios ralentizados con la llegada de la pandemia de COVID-19 desde marzo de 2020.

En el viaje, el alto diplomático estadounidense tratará temas como los del “crecimiento económico inclusivo”, el combate al COVID-19, políticas medioambientales.

Más tarde el jueves el ministro de Exteriores de Costa Rica, Rodolfo Solano Quirós, anunció el beneplácito de su país con la llegada de Blinken.

“Con esta visita se confirma el extraordinario estado de las relaciones entre Estados Unidos y Costa Rica”, celebró el canciller a través de un comunicado compartido en redes sociales.

La parte costarricense recalcó que será una oportunidad para ahondar en el diálogo político, temas de cooperación bilateral y agendas de negocios.