Observatorio Urnas Abiertas reporta 2,031 anomalías en elecciones del 7 de noviembre en Nicaragua

Redacción / IP Nicaragua 

Las elecciones generales del pasado 7 de noviembre en Nicaragua estuvieron marcadas por 2,031 anomalías, según un informe divulgado este martes por el observatorio independiente Urnas Abiertas.

Coacción al voto, violencia política, detenciones arbitrarias, asedio focalizado e intimidaciones, la retención temporal de dos periodistas mientras cubrían la jornada electoral fueron parte de las anomalías registradas el día de las votaciones, según el informe realizado por Urnas Abiertas en colaboración con otras cinco redes ciudadanas.

Un total 285 hechos de violencia política se registraron en 14 departamentos y las dos regiones autónomas del país, mientras que los hechos de violencia política fueron reportados desde 65 de los 153 municipios del país, detalló el equipo de Urnas Abiertas.

La manifestación de violencia política durante la jornada de votación que fue reportada con mayor frecuencia fue la presencia paramilitar en los alrededores de los Centros de Votación (CV), indica el informe.

“Estos paraestatales ejercieron un rol de control de las personas que llegaban y también ejercieron acciones intimidatorias contra la ciudadanía. En algunos casos los paramilitares realizaban rondas al interior de los Centros de Votación para vigilar a las personas que se encontraban dentro. Asimismo, habitantes de los diferentes municipios también reconocieron como integrantes de las mesas electorales a personas identificadas como paramilitares”, señaló Urnas Abiertas.

Foto: Archivo

La otra manifestación de violencia política fue la puesta de “casas de vigilancias” en los alrededores de los Centros de Votación, que según el observatorio “tenían como objetivo controlar que trabajadores del Estado, estudiantes de universidades públicas y simpatizantes del FSLN llegaran a ejercer su voto”.

“En algunos casos pedían que al salir del CV la persona mostrara una foto de la boleta. En otros casos, en estas casas de vigilancia, tenían un padrón impreso marcando quiénes iban llegando de votar y tomaban fotos de personas no afines al FSLN que entraran a los CV a ejercer su voto”, reportó el equipo de investigación en el informe.

Agresiones físicas y verbales

A la hora de cierres de los CV indican que se reportó intimidación de paramilitares y policías “para desalojar a las personas y evitar que permanecieran fiscalizando la publicación del cartel de los resultados que cada CV debe de publicar”.

Agregan que en menor frecuencia se observaron “agresiones físicas y verbales, policías armados dentro de los CV, persecución de votantes al interior de CV, encapuchados controlando el ingreso a los CV, expulsión o prohibición de votantes opositores, amenazas de policías y persecución policial a personas opositoras al retirarse de los CV”.

Entre el 3 y el 7 de noviembre, Urnas Abiertas detalla que se verificó 35 detenciones arbitrarias en 10 departamentos del país. De estas, solamente nueve han sido liberadas y 26 permanecen detenidas, sostienen.

Periodistas en la mira

Posterior al 7 de noviembre, “se siguieron registrando otras detenciones arbitrarias, lo que significan que hay más de 170 personas detenidas de manera ilegal y arbitraria en el país, incluyendo las siete personas aspirantes a la Presidencia”, agregan.

Durante la jornada de votación expresan que tuvieron conocimiento de la detención de los periodistas, propietarios del medio digital Masaya al Día, Elvin Daniel Martínez y Mileydi Trujillo, quienes fueron puestos en libertad el mismo día.

“Los periodistas fueron detenidos como hecho intimidatorio por estar realizando cobertura periodística en el departamento de Masaya. Ambos periodistas fueron obligados a usar uniformes de reclusos, les tomaron huellas sin investigación previa y sufrieron el robo de sus equipos”, denunció el observatorio.

Ese mismo día, añaden que se reportó la detención de tres mujeres indígenas mayangnas “por reclamar transparencia en el recuento de los votos”. Estas mujeres están identificadas como: Rosa Samuel, Nidia Erants y Nely Juan. “Las tres fueron dejadas en libertad al día siguiente (8 de noviembre)”.

Retener a opositores

Además señala que se tuvo conocimiento de otra modalidad intimidatoria “que consistió en retener a las personas opositoras durante algunas horas en las estaciones de Policía, sin oportuno control judicial. Durante ese periodo las personas fueron víctimas de amenazas y agresiones”, añaden.

También informan que en el cien por ciento de los CV, donde se identificó a equipos periodísticos de medios de comunicación independientes sufrieron actos de intimidación.

Las votaciones generales de Nicaragua que se llevaron a cabo el pasado 7 de noviembre, se caracterizaron por la escasa participación ciudadana y la represión contra todo tipo de manifestación critica al gobierno de turno.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email