América Latina incrementa vacunación pero el ritmo es demasiado lento

  • Según datos oficiales, en América Latina y el Caribe se han distribuido 28 millones de vacunas contra el coronavirus. En total, en todo el continente americano, se han repartido casi 138 millones de dosis. La cifra de infecciones en algunos países sigue preocupando a la OMS, ya que en los últimos días se ha visto un aumento bastante drástico en Uruguay, Ecuador y Venezuela.

Voz de América

MIAMI, FLORIDA – Mientras Estados Unidos ha aplicado ya más de 100 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus, en América Latina el ritmo va mucho más lento.

Sin embargo, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) hay motivos de esperanza, ya que se pronostica un incremento de los ritmos de inoculación gracias al programa COVAX, impulsado en parte por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ofrece vacunas a los países más pobres y en desarrollo.

Según dio a conocer la OPS, su Fondo Rotatorio destinará unas 728.000 vacunas a cinco países de la región, lo que suman ya 3.4 millones de dosis en total a través de este programa.

“Para todos los países, incluso para aquellos que recibieron donaciones más pequeñas a principios de mes, las entregas a través de COVAX permiten iniciar esfuerzos sostenibles de vacunación”, explicó la directora de la OPS, Carissa Etienne, durante una conferencia de prensa.

El Salvador, Guatemala, Honduras, Jamaica y Perú son los países que recibirán parte del lote anunciado por el organismo regional.

<iframe src=»https://www.vozdeamerica.com/media/408251/embed» frameborder=»0″ scrolling=»no» allowfullscreen width=»876″ height=»493″></iframe>

“Hay necesidad de vacunas”

El Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID-19, más conocido como COVAX, ha permitido que los países más necesitados y con menos recursos económicos puedan recibir vacunas para sus nacionales, contribuyendo así a su lucha contra la pandemia.

Los expertos sanitarios insisten que de nada sirve que un país se vacune completamente si el resto del mundo no lo está, por lo que es necesario que, por lo menos, el 80 por ciento de toda la población mundial sea inoculada para poder alcanzar la famosa “inmunidad de rebaño”.

A pesar de los esfuerzos que se han hecho desde los gobiernos y organismos internacionales, Etienne admitió que hay “necesidad de un mayor número de dosis” y que se está trabajando sobre el terreno para agilizar las gestiones para incrementar el acceso a las vacunas.

Pese a todo, la OPS prevé que en los próximos meses se acelere el ritmo de vacunación.

Como ha ocurrido en otros países, como en Estados Unidos, se priorizarán las primeras dosis “para aquellos con mayor riesgo de contraer la enfermedad”. “Los trabajadores de servicios de salud que atienden a pacientes con COVID-19, los adultos mayores y las personas con condiciones médicas preexistentes deben ser los primeros”, indicó la máxima responsable de la OPS durante su intervención vía telemática.

De momento solo se están entregando vacunas de Moderna y Pfizer a través del programa de COVAX en la región, pero Johnson & Johnson ya ha recibido la Licencia de Uso de Emergencia (EUL en inglés), por lo que se espera que eso también ayude a incrementar su distribución.

“El Mecanismo COVAX ha asegurado más de 100 millones de dosis de la vacuna para 2021 y hasta 500 millones para 2022. Se espera que las dosis comiencen a llegar a la región en julio”, explica la OPS en un comunicado de prensa difundido este miércoles por la tarde.

Se han repartido casi 138 millones de dosis en el continente

Según datos oficiales, en América Latina y el Caribe se han distribuido 28 millones de vacunas contra el coronavirus. En total, en todo el continente americano, se han repartido casi 138 millones de dosis, la mayor parte en Estados Unidos.

Pese a que la vacuna reducirá los contagios y los efectos más severos de esta enfermedad, los expertos sanitarios recuerdan que no hay que bajar la guardia y se debe seguir con las normas recomendadas por la OMS: lavado frecuente de manos, distanciamiento social y uso de mascarillas.

“Para detener esta pandemia necesitaremos limitar la generación de nuevas infecciones, pero también ampliar el acceso a las vacunas. Por lo tanto, no debemos bajar la guardia ahora”, agregó al respecto.

Incremento de infecciones

Sin embargo, el número de infecciones en algunos países sigue preocupando a la OMS, ya que en los últimos días se ha visto un aumento bastante drástico en Uruguay, Ecuador y Venezuela.

“En la última semana, el sistema de salud de Paraguay emitió una advertencia urgente debido a que los hospitales estaban repletos de pacientes con COVID-19. Ciudades de mayor tamaño, como Lima o Río de Janeiro, han implementado cuarentenas y confinamientos para controlar los recientes incrementos”, explicó la portavoz.

La situación en Brasil también es muy preocupante, ya que varias regiones del país “están experimentando un récord de infecciones” al tiempo que “los hospitales están a punto de alcanzar su máxima capacidad en más de la mitad de los estados”.

“El país reporta la segunda cifra más alta de muertes diarias por COVID-19 en el mundo”, advirtió Etienne.

La situación, sin embargo, ha mejorado en Estados Unidos y México, donde se ha registrado un descenso en el número de contagios. Pero en Canadá ha habido un aumento en los últimos días.

Entradas recomendadas