Nicaragüenses cruzan a Honduras para vacunarse contra la Covid-19

Redacción / IP Nicaragua 

El sistema de salud hondureño habilitó un puesto de vacunación contra el Covid-19 para nicaragüenses. Unas 5,000 dosis serán aplicadas en el puesto fronterizo.

Nicaragua avanza a pasos muy lentos en su proceso de vacunación. De acuerdo a estadísticas de la OPS, nuestro país alcanza apenas el 7.49% de su población vacunada con al menos una dosis. Lo que nos ubica en el penúltimo lugar entre los países con menor porcentaje de población inmunizada, superados solo por Haití que refleja un 0.37% de vacunados.

Los nicaragüenses están plenamente convencidos que necesitan protegerse contra este virus que ha causado muerte y dolor en miles de familias, pero ante la respuesta lenta y tardía del gobierno Ortega Murillo, han tenido que buscar otras alternativas como salir del país a vacunarse.

Un buen número de nacionales, en su mayoría del occidente, y de todas las edades, viajaron esta mañana al sector fronterizo del río El Guasaule para vacunarse en Honduras con la dosis de Pfizer que provee la nación vecina.

Sin vacunas a pesar de donaciones y préstamos

Las brigadas médicas catrachas se encuentran del lado oeste en el Puente Internacional El Guasaule, “Rafael Leonardo Callejas”. Al sitio se acercan pobladores de los Pueblos Santos y hasta de León, que cruzan a través del río o por el puente. Solo tienen que mostrar su cédula de identidad para realizar sin problemas este proceso.

Hace unas semanas Rosario Murillo, vocera del gobierno, anunció que Honduras prestó a Nicaragua 100 mil dosis de vacunas Pfizer con las que se realiza la jornada de vacunación para embarazadas, y aseguró que las devolvería cuando tuvieran dosis disponibles.

Estos préstamos y falta de vacunas ocurren en medio de cuestionamientos, ya que el gobierno de Daniel Ortega ha recibido millonarios préstamos para comprar vacunas. También se han hecho públicas donaciones de dosis por parte de países como Estados Unidos y España.

Blinken acusa a Ortega de preparar una «farsa» de elecciones, mientras congresistas republicanos demandan aprobar Ley Renacer

Redacción / IP Nicaragua

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken acusó al gobernante nicaragüense Daniel Ortega y Rosario Murillo de promover una «farsa» en alusión a las elecciones que se realizarán el 7 de noviembre sin «ninguna credibilidad», dijo el diplomático estadounidense.

El funcionario del gobierno de Joe Biden en una declaración pública celebró la votación de esta semana del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre la situación de Nicaragua.

Blinken recordó que el gobierno nicaragüense, junto con otros gobiernos de América, asumió un compromiso democrático con sus ciudadanos, conforme se establece en la Carta Democrática Interamericana, lo cual no han dado cumplimiento en el contexto de las elecciones generales del país centroamericano.

 

«El presidente Ortega y la vicepresidenta Murillo no han honrado este compromiso al preparar una elección que no es más que una farsa sin ninguna credibilidad, silenciar y detener a opositores y, en última instancia, procurar instaurar una dinastía autoritaria que no rinde cuentas al pueblo nicaragüense», mencionó Blinken.

El diplomático estadounidense señaló Nicaragua se adhirió a la Carta hace veinte años, resolviendo que sus ciudadanos tienen «derecho a la democracia» , y el gobierno de Nicaragua tiene la «obligación de promover y defender ese derecho».

Sobre la votación en la OEA

Los 26 Estados miembros que votaron a favor de la resolución de la OEA condenaron el proceso electoral antidemocrático del presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo.

«Con 26 países votando a favor y cero votos en contra, esta última acción de la OEA demuestra que el gobierno de Ortega-Murillo se encuentra aislado y sin partidarios en una región comprometida con los principios democráticos», destacó Blinken.

 

Blinken reiteró que la resolución de la OEA refleja el rotundo compromiso de la región con la democracia y el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales en las Américas.
Síguenos en nuestras redes sociales:

«Estados Unidos continúa trabajando con socios en la región y en todo el mundo para promover la rendición de cuentas de quienes apoyan las acciones antidemocráticas de Ortega y Murillo, al igual que continuamos presionando al gobierno de Nicaragua para que restaure los derechos civiles y políticos y su liberación inmediata e incondicional prisioneros políticos», enfatizó Blinken.

Congresista Salazar presiona por Ley Renacer

Ante este panorama, la congresista republicana de La Florida, María Elvira Salazar acusó a Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de abandonar al pueblo nicaragüense que se enrumba a unas elecciones sin credibilidad.

En una carta enviada a Pelosi Salazar y sus colegas, los congresistas republicanos Carlos Giménez y Mario Díaz-Balart, reclaman a la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos  su «inacción» con respecto al bipartidista proyecto de ley RENACER que sigue sin aprobarse.

“En la víspera de las elecciones presidenciales en Nicaragua que se celebrarán el 7 de noviembre, la Cámara de Representantes debería condenar el asalto a la democracia instigado por el régimen orteguista. Tenemos que juntarnos y solidarizarnos para promover la democracia en América Latina y responsabilizar a los dictadores antiamericanos por sus crímenes. Esto tiene consecuencias serias y directas para los EE.UU.”, afirmaron los congresistas en la misiva.

Aprobar Ley Renacer antes del 25 de octubre

La carta, impulsada por la representante federal María Elvira Salazar, comunica la frustración de la comunidad nicaragüense en EE.UU. frente al aplazamiento de la aprobación de la Ley RENACER en la cámara baja.

«La propuesta de ley fue aprobada por unanimidad en el Senado hace meses, pero ha sido obstruido por el liderazgo demócrata en la Cámara de Representantes. Mientras tanto, Daniel Ortega ha continuado reprimiendo al pueblo, censurando la prensa independiente, persiguiendo a opositores y deteniendo a todos quienes se atreven a presentarse como candidatos en las próximas elecciones presidenciales», advierten los congresistas.

A partir de hoy faltan 16 días hasta las «elecciones presidenciales fraudulentas en Nicaragua», insistieron los congresistas que llamaron a Pelosi a que inicie una sesión para aprobar la ley en la cámara baja antes del 25 de octubre.

Las mujeres “picapiedras” del Caribe en Nicaragua

Redacción / IP Nicaragua 

En un campamento hecho de champas improvisadas que a duras penas las cubren del inclemente sol, más de cuarenta mujeres viven su día a día. Se les ve sentadas, empeñadas en un trabajo duro y rutinario. Toman una piedra y la reducen a pequeños pedazos, una acción que repiten sin descanso desde el amanecer hasta al final de la tarde.

En Bluefields se les conoce como las “picapiedras” y laboran en condiciones estresantes y deplorables. Un trabajo informal al que cada día se suman más mujeres ante la falta de mejores fuentes de empleo en el Caribe nicaragüense.

“Yo llevo nueve años ya de picar piedras aquí”, dijo Sandra Álvarez con resignación mientras martilla con fuerza los últimos pedazos de su cuota del día.

Sentadas sobre la tierra y a la intemperie, sin medidas de protección físicas ni sanitarias, muchas de las mujeres que en su mayoría son madres solteras se dedican a esta labor, mientras sus hijos rondan entre las piedras ya pulverizadas o a veces se suman a la dura faena para ayudarlas.

Su piel muestra los estragos de la dura jornada. Su cutis está reseco y enrojecido por el sol. Sus manos agrietadas ya se acostumbraron al golpe incesante del martillo.

“Al principio me iba feo, me reventaba las uñas, las botaba”, relató Zobeida Álvarez sobre sus primeros días en este trabajo hostil. Hoy sus manos están llenas de callos y sus uñas ya no crecen. Sus brazos se ven torneados y fuertes. El trabajo pesado ya no le asusta como antes.

Mientras nos cuenta todo sobre su insospechada jornada laboral no para de martillar. Cada pausa es tiempo perdido y la poca paga no le permite darse ni un descanso. Debe pulverizar la mayor cantidad de piedras posibles si quiere sacar el pago mínimo.

Salario no se ajusta a su realidad

Zobeida es madre soltera. Tiene tres hijos de 4, 7 y 12 años. Les dedica poco tiempo porque la mayor parte del día la invierte en este demandante oficio. En ocasiones los niños la ayudan a sacar la tarea del día. “Para hacer un metro duramos cuatro días y esto apenas tiene un costo de 400 córdobas, hay otros que pagan 500”, señaló.

“En temporadas de invierno somos afectadas, porque no vienen clientes de las ferreterías y nuestras condiciones empeoran”, relató Zobeida.

Las piedras trituradas son compradas generalmente por ferreteros locales que les pagan un monto mínimo a ellas, mientras revenden el producto en sus negocios generando ganancias significativas para sí mismos.

Son aproximadamente 40 mujeres las que se ubican en el barrio 19 de Julio de Bluefields. Sandra de 36 años, dice que a veces sueña con hacer otras cosas, tener otro tipo de trabajo, pero lamenta que no hay apoyo de las autoridades gubernamentales para crear fuentes de empleo y ante la falta de trabajo, picar piedra es la única manera de obtener ingresos.

Sandra dice que a veces logran alimentarse con lo poco que obtienen de la venta de piedras picadas, pero otras veces “la pasamos en blanco”.

Desempleo y poca inversión en Bluefields

Tras la pandemia de Covid19 muchos de los rubros que mantenían a flote la economía local en Bluefields se fueron a pique, como el turismo o la pesca.

Empresas pesqueras cerraron o redujeron personal y los barcos turísticos que empleaban a buena parte de los lugareños dejaron de operar por las restricciones de viaje.

El Caribe es una de las zonas de menor inversión a pesar de ser una de las de mayor potencial de desarrollo por su enorme riqueza cultural y natural.

Un informe publicado por el Centro de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas que analiza la inversión del Estado en el Caribe entre los años 2012 y 2016 indica que, aunque hubo mayor inversión en ese período con un total de C$8,748.7 millones, la mayoría de los fondos se destinaron a construcción de carreteras y hace falta invertir en formación, generación de capacidades y fuentes de empleo, para lo cual también recomendaban involucramiento por parte del sector privado.

Mientras el abandono del Caribe sigue su curso histórico, las mujeres agotadas de esta comunidad ya no tienen tiempo para pensar en el mañana, deben producir ahora y concentrarse en su monótona tarea de martillar bolón y piedra fina, la cual es utilizada para relleno en el ramo de la construcción, una industria que registró crecimientos significativos en los últimos años, pero que “repella” como las paredes que construye, una realidad que se oculta tras sus cimientos: Las mujeres “picapiedras” no tienen futuro. El pan que llega a su boca está cargado de dolores e infortunios.