Covid-19 no da tregua en Nicaragua: Minsa reporta nuevo incremento de casos

Redacción / IP Nicaragua 

El Ministerio de Salud (Minsa) reportó 421 nuevos casos de Covid-19 en la última semana en Nicaragua, es decir 23 casos más que los reportados en su informe anterior. A la fecha el país centroamericano acumula oficialmente 10, 853 casos positivos desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020.

El incremento sostenido de casos de Covid-19 empezó en abril pasado, después de que el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo a través del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) promovió seis mil actividades en todo el territorio nacional como parte del Plan Verano 2021.

La nota informativa del Minsa, que comprende del 10 al 17 de agosto de 2021, revela que solamente una persona falleció en la última semana por complicaciones asociadas al SARS-CoV-2 que fue descubierto por primera vez en la ciudad de Wuhan, China en el año 2019.

Fallecidos a la fecha

El dato de la autoridad de Salud detalla que a la fecha han fallecido 198 nicaragüenses debido a la enfermedad del coronavirus.

El 2 de marzo de 2021, Nicaragua inició la implementación de un “Programa de vacunación voluntaria” dirigido a personas que padecen insuficiencia renal, hemodiálisis, que estaban en programas oncológico o tienen problemas cardiológicos.

Después de semanas en las que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) reportó que Nicaragua no brindaba detalles sobre el avance de la vacunación contra el Covid-19 en el país, el Minsa finalmente reportó que se han aplicado 966,770 vacunas entre marzo y agosto de 2021, de las cuales solo 358,057 ciudadanos han completado el esquema de inmunización.

El Our World in Data, un sitio web de la Universidad de Oxford en Reino Unido, refleja que Nicaragua no muestra avances en la proporción de personas vacunadas. Al 9 de agosto de 2021 solamente el 5.12% de la población había recibido completa la dosis de la vacuna, mientras que el 3.64% apenas recibió parcialmente la vacuna. 

La población que recibió las vacunas debe seguir tomando en cuenta las medidas preventivas recomendadas por las organizaciones internacionales de salud como el lavado de manos, el uso de mascarilla y el distanciamiento social de al menos dos metros, pues pueden adquirir la enfermedad a pesar de estar vacunados y si no se enferman pueden pasar el virus a otras personas.

Casos del Observatorio Ciudadanos Covid-19

Por su parte, al 11 de agosto de este año, el Observatorio Ciudadano Covid-19 reporta un acumulado de 20,636 casos sospechosos verificados.

El informe independiente de esta organización refleja que Managua (7,664), Matagalpa (2,426), León (1,603), Jinotega (1,416), Estelí (1,178), Masaya (1,042), Madriz (949), Rivas (773), Chinandega (617) y Granada (482) son los departamentos que reportan mayor número de casos sospechosos acumulados.

Por otro lado, su más reciente informe da cuenta de 3,807 muertes por neumonía o sospechosas de Covid-19 en Nicaragua.

¿Quiénes son los talibanes, en qué creen y de dónde surgieron?

Voz de América

Los talibanes gobernaron Afganistán anteriormente, de 1996 a 2001, e impusieron una forma estricta de ley islámica en el país. A continuación, se muestran algunos datos clave sobre las creencias y la historia del grupo.

¿Cómo se formaron los talibanes?

Los talibanes fueron una de las facciones que lucharon en la guerra civil de Afganistán en la década de 1990, después de la retirada de la Unión Soviética. El grupo surgió en 1994 en torno a la ciudad de Kandahar, en el sur de Afganistán. Su fundador fue el mulá Mohammad Omar, un imán local de la ciudad, que dirigió a los militantes hasta su muerte en 2013.

Conexión con Estados Unidos

Los talibanes originalmente sacaron a sus miembros de entre ex combatientes de la resistencia afgana, llamados muyahidines, que fueron apoyados por Estados Unidos en su lucha contra las fuerzas soviéticas en la década de 1980.

¿Cómo obtuvieron el poder los talibanes?

Tras la retirada de la Unión Soviética de Afganistán, en 1989, y el posterior colapso del gobierno de afgano, el país se sumió en una guerra civil. Los talibanes obtuvieron apoyo con promesas de restaurar el orden y la justicia. En 1994, tomaron el control de la ciudad de Kandahar con poca resistencia, y en 1996, habían capturado la capital, Kabul.

¿En qué creen los talibanes?

Los talibanes gobernaron de acuerdo con una interpretación rígida de la ley islámica, la Sharia. Las ejecuciones públicas y las flagelaciones eran comunes, y la mayoría de las mujeres tenía prohibido trabajar o estudiar y se les obligaba a usar un traje que lo cubría todo en público, el burka. Los talibanes prohibieron los libros y películas occidentales y destruyeron artefactos culturales de otras tradiciones, incluidas las estatuas gigantes de Buda de 1.500 años en el valle central de Bamiyán.

¿Cuál es su conexión con al-Qaida?

Los talibanes proporcionaron refugio al grupo militante al-Qaeda, liderado entonces por Osama bin Laden. Al-Qaeda estableció campos de entrenamiento en Afganistán, que utilizó para prepararse para ataques terroristas en todo el mundo, incluidos los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

¿Cómo perdieron el poder?

Menos de un mes después de los ataques del 11 de Septiembre, Estados Unidos y sus aliados invadieron Afganistán. A principios de diciembre, el gobierno talibán había caído y Estados Unidos comenzó a trabajar con los afganos para establecer un gobierno democrático.

¿Qué vino después?

Tras su derrota, los líderes talibanes huyeron a sus bastiones en el sur y este de Afganistán o cruzaron la frontera hacia Pakistán. El grupo militante luego lideró una insurgencia contra el nuevo gobierno afgano respaldado por Estados Unidos, utilizando bombas improvisadas y ataques suicidas.

El año pasado, el gobierno de Estados Unidos negoció un acuerdo con los talibanes después de más de dos décadas de participación militar en Afganistán.

El acuerdo estableció un calendario para la retirada de las tropas estadounidenses del país a cambio de que los talibanes pusieran fin a los ataques contra los estadounidenses y entablaran conversaciones con el gobierno afgano. Sin embargo, meses de conversaciones entre los talibanes y el gobierno afgano no lograron producir ningún acuerdo de paz.

¿Qué países han reconocido a los talibanes?

Solo un puñado de países reconoció al gobierno talibán cuando gobernó entre 1996 y 2001, incluidos Pakistán, los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. No está claro si la mayoría de los países reconocerán un nuevo gobierno talibán; sin embargo, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo el mes pasado que Afganistán se convertiría en un estado paria si los talibanes tomaban el poder por la fuerza y ​​cometían atrocidades.

Nicaragua arremete contra Costa Rica por “injerencia en asuntos internos”

La Cancillería de Nicaragua acusó a Costa Rica, de “continua injerencia en los asuntos internos de otros países” y de violar los derechos humanos de los migrantes nicaragüenses, luego de que el vecino país se pronunciara en desacuerdo por el allanamiento al periódico La Prensa en Nicaragua por parte de autoridades nicaragüenses.

La denuncia enviada al canciller costarricense, en forma de “nota diplomática”, durante el fin de semana, además profería una serie de insultos contra el Gobierno de Carlos Alvarado Quesada y su gabinete. En ella Nicaragua afirmaba ser un país “soberano y no ser colonia de nadie”.

Además, acusaba a la Administración Quesada de “racismo y extremismo” y de acosar “a migrantes y trabajadores nicaragüenses”. Asimismo, aseguraba que éstos eran usados para sus “estrategias sociales y políticas”.

Ante las acusaciones, por su parte el canciller costarricense Rodolfo Solano Quirós, dijo a la Voz de América que el Gobierno de Costa Rica “no tiene mayores comentarios que realizar” con respecto a la misiva.

Según Solano Quirós, Costa Rica “reitera su profunda preocupación, llamando al respeto de la institucionalidad democrática, los derechos humanos y la libertad de expresión en Nicaragua”.

La cancillería de Costa Rica reaccionó mediante un comunicado al allanamiento realizado por las autoridades nicaragüenses al diario La Prensa, el periódico más antiguo del país.

La nota citaba que “la libertad de prensa debe ser respetada y defendida». “Constituye un pilar fundamental de las instituciones democráticas. Por lo tanto, condenamos los actos contra el diario ‘La Prensa’ y reiteramos nuestro llamado al respeto de los derechos humanos y la libertad de expresión en Nicaragua”, agrega.

De acuerdo con lo reiterado a la VOA por el canciller costarricense de Costa Rica, “la libertad de prensa debe ser respetada y defendida, pues constituye un pilar fundamental de la institucionalidad democrática”.

Lottie Cunningham: “Hay una campaña de odio contra los defensores de derechos humanos”

Redacción IP Nicaragua

La defensora de los derechos indígenas, Lottie Cunningham, destacó que su lucha por alzar la voz en nombre de los pueblos de la Costa Caribe “ha sido incansable”, por las dificultades y obstáculos que imponen las autoridades regionales y centrales a los ciudadanos, sobre todo en los últimos años que en el país vive una crisis social, política y económica.

Cunningham es una abogada y ambientalista nicaragüense de origen indígena miskito. Durante más de 20 años se ha dedicado a la defensa del derecho a la propiedad territorial de los pueblos indígenas y afrodescendientes, además cuenta con una vasta experiencia en programas de atención a mujeres víctimas de violencia.

A lo largo de su lucha ha logrado que 305 comunidades hayan obtenido sus títulos. “Para mí uno de los logros más importantes que hemos tenido en estos 20 años de lucha ha sido haber logrado un mecanismo para demarcar y titular los territorios indígenas”, manifestó la activista en una entrevista concedida a IP Nicaragua.

En su lucha por los pueblos indígenas se ha encontrado con muchos obstáculos que fueron superados con éxito frente al Estado.

“En este proceso de lucha hemos tenido muchos obstáculos debido a que estamos frente a un Estado que no ha implementado lo que dice la Ley del régimen comunal de los pueblos indígenas, Ley número 445, tampoco ha implementado su compromiso en materia de derecho de los pueblos indígenas que ha adquirido a nivel internacional. Un total de 305 comunidades han obtenido su título, el Estado decía que estas tierras eran tierras nacionales, por lo menos hoy nadie puede decir eso”, agregó Cunningham.

Fallecidos en conflictos de tierra

Entre 2011 y 2021, unos 50 indígenas fueron asesinados por el conflicto de las tierras, indicó Cunningham, quien además denunció que estos crímenes han quedado en la impunidad.

“Hemos tenido otros tipos de fallecidos que tienen que ver incluso con protestas sociales que se hacen aquí. Todos estos crímenes están en la impunidad. No se ha detenido a ninguna persona para responsabilizar al autor material e intelectual”, reprochó la activista.

Asedio y campaña de odio

Por otro lado, la activista señaló que las condiciones de las comunidades están muy malas. “Estamos hablando de pobreza y extrema pobreza, por la invasión de los colonos y el desplazamiento forzoso”, lamentó.

Cunningham denunció que los defensores de derechos humanos en la Costa Caribe también enfrentan y viven asedio a diario.

“Nosotros que hacemos los recorridos, visitas en las comunidades en todos los puestos de la Policía y los puestos del Ejército en muchas ocasiones se nos quita la cédula, se nos registran, se nos cuestiona y lo otro es que nos mandan aquí frente a nuestras oficinas a los antimotines y oficiales”, denunció la activista.

Sin embrago, “nuestro compromiso de continuar la lucha aun ante dificultades y obstáculos a lo que nos enfrentamos como defensores, que no es fácil en esta profunda crisis de violación de derechos humanos en el país. Es un escenario muy difícil, pero vamos a continuar nuestra labor”, aseguró.

Cunningham dijo que “hay una campaña de odio contra nosotros los defensores de derechos humanos, pero no nos queda otro camino que continuar ese compromiso para que las comunidades puedan lograr un uso y control sobre sus tierras”.

Galardonada en 2020

Por su trayectoria como defensora de derechos humanos Lottie Cunningham recibió el Premio Right Livelihood 2020 otorgado por la fundación sueca Right Livelihood Award.

La fundación galardonó a Cunningham por su dedicación a la protección contra la explotación y el saqueo de las tierras y las comunidades indígenas en Nicaragua.

Al respecto recordó que “la Costa Caribe siempre fue una costa que se utilizó con la economía de las actividades extractivitas y a nosotros no nos ha dejado nada, simplemente huecos y hoyos en los pulmones en nuestras minerías”.

Por ello, para la activista los reconocimientos locales e internacionales despiertan en ella “ese mayor compromiso, una mayor entrega de lograr lo que no hemos podido lograr”. Además de “seguir luchando para consolidar la autonomía de las comunidades y consolidar el uso y control que deben de tener los pueblos indígenas sobre su territorio”.

Al finalizar la entrevista Cunningham destacó que uno de sus sueños para las comunidades indígenas sería “sanear los territorios de la invasión de los colonos, que las empresas privadas que han entrado sin el consentimiento de las comunidades, sino por el gobierno regional y central a través del partido político de turno no lo sigan haciendo, para que las comunidades puedan tener la gestión y control sobre sus territorios”.

Cunningham es fundadora del Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (Cejudhcan), organización que nació en 2005 y que a la fecha ha logrado que 12 comunidades cuenten con medidas de protección, ocho con medidas provisionales otorgadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte-IDH) y cuatro con medidas cautelares por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).