Nicaragua reporta 71 femicidios en 2020

Esta cifra alarma a las feministas, puesto que en 2019 se registraron 63 femicidios, mientras que en 2018 y 2017, 57 y 51 mujeres respectivamente, fueron violentamente asesinadas.

Eva Inestroza

Un total de 71 femicidios ocurrieron durante el 2020 en Nicaragua, siendo las mujeres entre 18 y 34 años las principales víctimas, de acuerdo a los datos publicados por el observatorio de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD).

Esta cifra alarma a los organismos defensores de los derechos de las mujeres, niñas y adolescentes, ya que en 2019 se registraron 63 femicidios, mientras que en 2018 y 2017, 57 y 51 mujeres respectivamente, fueron violentamente asesinadas.

Durante el 2020, el organismo registró 35 muertes entre las edades de 18 a 34 años; 21 muertes entre 34 y 59 años; seis adolescentes y jóvenes asesinadas entre los 13 y 17 años; cinco muertes de menores de 1 a 12 años, y cuatro de las víctimas eran mayores de los 60 años. De estos 71 femicidios, diez mujeres y niñas eran originarias de la Costa Caribe y fueron asesinadas en los primeros seis meses del inicio de la pandemia en el país.

La activista Halima Hernández López, de la Red de Mujeres del Norte Ana Lucina, manifestó que se encuentran extremadamente preocupadas porque Nicaragua cierra el año con 71 femicidios, lo que se interpreta, según la defensora como que en el país no existe la justicia para las mujeres.

“Como defensoras comunitarias estamos alarmadas porque la violencia que se vive en el país está incrementando más en las comunidades, como Waslala que es un municipio remoto a la ciudad”, expresó Hernández.

La activista señaló que hay otros factores de violencia además de los femicidios que no se registran. “No se trata solo de estadísticas, sino de la vida de mujeres que fueron arrebatadas violentamente. Detrás de estos femicidios hay secuelas para las familias, hijos, hijas”, denunció.

Imagen: IP Nicaragua.

Sin acceso a la justicia

Martha Flores, de Católicas por el Derecho a Decidir, manifestó que a pesar de que las mujeres han muerto de forma violenta a lo largo de estos años, las autoridades del país no ejercen la debida justicia y no brindan la debida autoridad que con la que merecen ser tratados este tipo de casos.

Prueba de eso es que del total de femicidios registrados en 2020 apenas 22 agresores fueron sentenciados y solo 12 se encuentran en proceso judicial. Mientras que, 17 casos quedaron impunes; dos de los femicidas están prófugos, uno fue absuelto y nueve se suicidaron.

“Estos casos de sentencias es han logrado porque han tenido el apoyo de los organismos de mujeres. Porque si fuera por parte de las autoridades es mentira, nunca hubiera acceso a la justicia. El gobierno no ha demostrado y no tiene ningún compromiso político con la violencia que viven las mujeres en el país”, refirió Flores.

Los datos del organismo también señala que en 22 de los casos, la relación entre el agresor y la víctima era de parejas; 15 de los femicidas era desconocido para las víctimas, y otros 15 eran conocidos; en siete de los casos, femicidas eran sus exparejas, dos eran padrastros de las víctimas, tres de estos eran hijos de las víctimas y en otros dos casos los victimarios no han sido determinados.

115 menores en la orfandad

La alarmante cifra de femicidios registrados en 2020, dejó al menos 115 niñas, niños y adolescentes en la orfandad, de acuerdo con el Observatorio de CDD.

También detallan que 45 de los femicidios ocurrieron en las zonas rurales del país, y 26 tuvieron lugar en las zonas urbanas siendo la capital con la mayoría de casos (13).

Entre algunas demandas de las defensoras de los derechos de las mujeres, están “el acceso a la justicia para las mujeres, estamos demandándole al Estado velar por las instituciones de los derechos de las mujeres, que no se revictimice a una mujer que llega a una estación policial que teme por la seguridad de su vida y demandamos que la gente pueda hacer público a los abusadores a los violadores que sin ningún temor los puedan denunciar”, indicó Hernández.

La vacuna contra el covid-19, la esperanza para el sector turismo de Nicaragua

*Empresarios turísticos se encuentran en una situación de supervivencia y esperan que 2021 sea un mejor año

Redacción IP Nicaragua

La actividad turística era uno de los pilares de crecimiento económico en los que se cimentaba la economía del país, junto a la inversión extranjera, las remesas internacionales, las exportaciones y la cooperación internacional.

Mientras que, en 2017 el turismo generó US$840.5 millones, de acuerdo a cifras oficiales del Instituto Nicaragüense de Turismo, para 2020 la Cámara de Turismo de Nicaragua (Canatur) proyecta US$176.2 millones.

Además de los ingresos considerables que dejaba este sector a Nicaragua, antes de 2018 generaba cerca de medio millón de empleos directos e indirectos, por lo que Canatur considera que “su rol en la reactivación pospandemia será crucial para todo el sistema”.

Este es el tercer año en el que el turismo cierra con crecimiento negativo, debido a los efectos de la crisis sociopolítica de Nicaragua y se le suma la pandemia de covid-19.

Los empresarios del sector confiesan que se encuentran en una situación de supervivencia y esperan que las jornadas de vacunación en los principales países emisores de turistas, sumado a la flexibilización de las medidas del Gobierno de Nicaragua contribuyan a la recuperación de la actividad en 2021.

Las empresas turísticas este año implementaron una serie de medidas para sobrevivir en este contexto marcado por la pandemia, entre las que destacan el cierre temporal de empresas (56.9%); estrategias relacionadas con el empleo, como disminución de las jornadas laborales (57%); despidos (45.4%) y planes de rotación vacacional (33.6%), de acuerdo con los resultados de la encuesta a empresas del sector turístico presentada por Canatur.

En 2017 el turismo generó US$840.5 millones en Nicaragua. Foto: IP Nicaragua.

¿Qué dicen los empresarios turísticos?

Celeste Cerna, Coordinadora de ventas de Macuá Tours, una touroperadora y agencia de viajes, confiesa que el covid-19 los obligó a reinventarse para poder mantenerse.

“Tuvimos que hacer cambios, tuvimos que hacer cambios significativos a nivel operacional y personal para poder sobrellevar los meses sin operación, en este tipo de situaciones es importante una administración estratégica”, expresó.

Los guías turísticos que, tradicionalmente, tenían el contacto más directo con el turista enfrentan una situación complicada dada la reducción de turistas extranjeros.

La encuesta de Canatur refleja que del total de turistas contabilizados, solo el 12.4% corresponde a turistas internacionales.

Roberto Javier Darce, presidente de la Asociación de Guías Turísticos de Nicaragua (Asogturnic) explica que, del escaso turismo internacional, la mayor parte ingresa desde Costa Rica.

Por el momento muy pocos guías viven del turismo, la mayor parte ha optado por insertarse en otros rubros económicos dentro o fuera del país, afirmó Darce.

“Antes de 2018, en la asociación estaban registrados 120 guías que contaban con licencia del Intur. Ahora la base está desactualizada, porque muchos han migrado hacia Panamá, Estados Unidos e incluso a Europa. La mayoría está trabajando en call centers, servicios de traducciones utilizando sus conocimientos en los idiomas. Muy pocos viven del turismo, León y Granada son las ciudades un poco más activas”, señaló Darce.

Problemas de conexión aérea

El presidente de Asogturnic señaló que las empresas mayoristas han sondeado con asociación si ofrecen o no a Nicaragua como destino, dado el obstáculo de la conexión aérea.

“Uno de los grandes problemas es la conexión aérea. La opción es ofrecerlo (a Nicaragua) con otros destinos de la región centroamericana.

El descenso abrupto de turistas extranjero complica las operaciones para los hoteles del país, ya que el turismo nacional se limita a los fines de semana, explicó René Sándigo, gerente del Hotel Real La Merced y presidente del Capítulo Inde en Granda.

Sándigo dijo a IP Nicaragua que, la actividad turística se desarrolla lentamente y que dependen del turismo nacional.

“Estamos muy reducidos de personal, el día que el nicaragüense puede salir son los fines de semana especialmente y casi siempre es en sábado. Viernes y sábado es bastante lento, durante la semana no hay turismo. Los hoteles no podemos vivir solo por el turismo nacional, no podemos vender solo una noche y los otros seis días que hacemos”, se preguntó Sándigo.

El gerente del Hotel Real La Merced afirmó que, aunque las empresas turísticas están enfrentando una fase crítica mantienen las esperanzas de recuperación para el año 2021.

La pandemia afectó aún más el turismo en Nicaragua. Foto: Archivo IP Nicaragua.

“Ahora entramos a una fase un poco crítica ya que en este momento y tal vez para muchos hace bastante quedamos sin caja, sin efectivo y se nos complica un poco más mantener las operaciones vivas”, aseveró.

Mantienen la esperanza

La tecnología fue el gran aliado de las empresas turísticas en medio de la pandemia de covid-19, especialmente para las empresas de servicios de alimentos y bebidas, ya que un 75.6% afirmó tener interacción de redes sociales.

Por otro lado, un 82.4% de las empresas realiza entregas a domicilio y 34.6% cuenta con medios de pagos digitales.

Las agencias de viajes y tour operadoras por su parte destacan por el uso de medios de pagos digitales con 49.9% y los hoteles sobresalen por la interacción en redes sociales con 60.9%, de acuerdo con los resultados de la encuesta de Canatur.

Los empresarios apuestan a la vacunación masiva y a la flexibilización de medidas, como primer paso hacia la recuperación del sector.

Darce enfatizó que la situación del 2021 dependerá de la situación de Europa y Estados Unidos, además de la flexibilización de las medidas adoptadas por el Gobierno de Nicaragua.

“El otro año (2021) dependerá de la situación en Europa y Estados Unidos con el tema de la vacuna y de que para el verano (junio- agosto) se tengan opciones de viaje. Es necesario la flexibilización de las restricciones del Gobierno para generar un movimiento organizado de turismo”, manifestó Darce.

Cerna, la empresaria turística de Macuá Tours, también espera que la vacunación contra el covid-19 contribuya a mejorar la situación del sector.

“Esperamos que continúen incorporándose de manera paulatina las aerolíneas que aún no han retornado al país a medida que se cumpla con las jordanas masivas de vacunación, y que, poco a poco, los viajeros puedan tener mayores opciones para poderse movilizar de una forma menos complicada”, aseveró Cerna.

Finalmente, Sándigo al igual que los encuestados en el estudio de Canatur se muestra esperanzado en continuar operaciones.

“Seguimos luchando, tratando de mantener a flote nuestras empresas. No perdemos nuestra esperanza, creemos en nuestras empresas y en el turismo, creemos en Granada y su potencial, es hermosa, está bien localizada tiene muchas actividades. Estoy seguro que Granada va a retomar su anden turístico en cuanto mejore la situación en general”, indicó Sándigo.

Estudiantes a las aulas el próximo 1 de febrero bajo la sombra del covid-19

*Este año las autoridades esperan recibir a 1.7 millones de estudiantes

Redacción IP Nicaragua

Un total de 1.7 millones de estudiantes volverán a las aulas de clases el próximo 1 de febrero, fecha en que se apertura el ciclo escolar 2021 bajo la sombra de la pandemia de la covid-19.

Salvador Vanegas, asesor presidencial del Ministerio de Educación (Mined), informó este lunes que en los próximos días darán continuidad al proceso de matrículas en todo el país.

Según el funcionario, la meta prevista para el año lectivo 2021 fue “sobre cumplida”, pero desde el 11 al 31 de enero continuarán atendiendo a los padres que todavía no matriculan.

“La meta es que nadie se quede fuera de este proceso de desarrollo humano”, dijo Vanegas durante una conferencia de prensa.

El año lectivo nuevamente se ve amenazado por la pandemia del Coronavirus SARS-CoV-2, que desde marzo del año pasado cobró la vida de 165 nicaragüenses, según cifras oficiales del Ministerio de Salud.

El año pasado la asistencia de los estudiantes de colegios públicos se redujo, debido a los casos de covid-19 en el país lo que causó un impacto negativo.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Nicaragua fue el único país que el año pasado en medio de la pandemia mantuvo las clases presenciales.

En los próximos el Mined continuará con el proceso de matrículas en todo el país. Foto: VOA.

“Estamos trabajando intensamente en todas las condiciones que aseguren un buen inicio de este ciclo escolar para seguir haciendo calidad educativa, que es el sinónimo de calidad humana”, se limitó a decir Vanegas.

Mantenerse en alerta

En Nicaragua, desde finales del año pasado los médicos alertaron sobre la posibilidad de una segunda ola de contagios de la covid-19 en el país.

La semana pasada, el Minsa informó que a la fecha se reportan 6,046 casos positivos de covid-19 en el país, la cifra es menor comparado a los 11, 935 casos “sospechosos verificados” que registra el Observatorio Ciudadano.

El Comité Científico Multidisciplinario, un equipo de nicaragüenses profesionales que se conformó el año pasado para el abordaje del coronavirus, advierte que una segunda ola puede pasar “inadvertida”.

“Una segunda ola puede pasar inadvertida o ser confundida con cualquiera de las enfermedades estacionales que suelen incrementarse en estas fechas”, advierte el grupo de profesionales en una reciente comunicación.

Las autoridades esperan recibir a 1.7 millones de estudiantes. Foto: Orlando Valenzuela.

Por otro lado, los profesionales que integran el Comité advierten que “toda persona infectada es capaz de trasmitir el virus a otra persona susceptible”.

No obstante, explican que un 50% y hasta 75% de los infectados es asintomático, pero “conservan la capacidad de ser trasmisores del virus”.

“Hasta un 30% del total de infectados se espera que tendrá sintomatología leve, en base a estos datos podemos decir que hasta un 80% de los infectados no tendrá síntomas (asintomáticos) o estos serán leves a moderados que no ameriten hospitalización y que pueden ser confundidos con cualquier otra virosis o incluso pasar inadvertidos”, señalaron los miembros del Comité.

Del 20% restante, se espera que al menos un 10% desarrollará formas severas de la enfermedad, un 5% enfermará de manera crítica ameritando atención en unidades de cuidados intensivos.

Se supone que la mitad de los que enferman de manera crítica (2.5% del total) fallecerá, puntualizaron en el Comité.

“La población de Nicaragua es joven, por lo que se esperaría que no enferme de manera crítica, sin embargo, una parte importante de la población presenta factores que aumentan el riesgo de desarrollar formas severas de enfermedad, como fumar, obesidad, diabetes, prácticas de vida sedentarias o enfermedades crónicas”, señalaron los integrantes del Comité.

Foto portada: El  Nuevo Diario. 

México comienza 2021 con varias ciudades en alerta roja por COVID-19

México reportó el domingo 362 muertes relacionadas con la epidemia de coronavirus, con lo que el número de víctimas fatales subió a 127.213. Las autoridades de salud reportan en total 1.448.755 contagios en el país.

Voz de América

México inició el 2021 con cinco estados en alerta máxima por la pandemia de COVID-19, con la capital del país encarando la situación más grave.

Para revertir la situación, las autoridades han ordenado el reconfinamiento en la capital  del país y sus zonas aledañas. Adicionalmente cuatro entidades más -Baja California, Guanajuato, Estado de México y Morelos- presentan altos niveles de contagio por coronavirus.

En su reporte más reciente, autoridades de salud dieron a conocer que hasta el momento son ya 127.213 personas fallecidas.

Mientras continúa la aplicación de vacunas contra el COVID-19, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que en los últimos días de enero comenzará la vacunación para los adultos mayores.

“Somos el primer país de América Latina en el que se está aplicando la vacuna contra el COVID-19, ya, según mi información, hemos recibido 53.625 dosis, se han aplicado hasta ahora 32.824, (que representa el) 61 por ciento, todo esto a personal médico que está en hospitales (para tratar pacientes de) COVID-19”, dijo el mandatario.

En medio de la situación crítica en varias ciudades del país, el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, vocero  de la estrategia para enfrentar la pandemia, fue fotografiado en un restaurante de una playa del estado de Oaxaca, donde pasó las fiestas de fin de año.

Las fotografías circularon en redes sociales y el funcionario fue duramente criticado, sobre todo por no quedarse en casa debido a la emergencia sanitaria. Las críticas también apuntan a López Gatell por el hecho de que los médicos y personal de salud que están en la primera línea de batalla no han podido tener descanso mientras la nación busca salir a flote de la pandemia.

Foto portada: REUTERS/José Luis González. 

Nicaragua enfrenta grandes retos económicos y sociales en 2021

Los expertos señalan que Nicaragua necesita inversiones extranjeras para mejorar su deteriorada economía.

Voz de América

Nicaragua abre las puertas al año 2021 sin dejar atrás una grave crisis económica que ha impactado seriamente a su población y que impone retos significativos en un año de grandes expectativas entre algunos, como un cambio de gobierno que ponga fin a la crisis que arrastra el país desde 2018.

A criterio del sociólogo Cirilo Otero, Nicaragua enfrenta tres retos fundamentales para el 2021.

“En primer lugar, superar la baja de la economía, la economía de Nicaragua está en el suelo, no hay ambiente de crecimiento; lo segundo es que tiene que superar el distanciamiento político entre la sociedad civil y la sociedad política, y tercero que Nicaragua debe promover la inversión extranjera directa: si no hay inversión extranjera directa está frita esta economía”.

La crisis social y económica tiene su mayor impacto en ámbitos de la sociedad como la educación, la salud y el empleo, y el resultado es un aumento de la pobreza.

Por ejemplo, en términos de salud el experto señala que los promedios nacionales encubren importantes inequidades de acceso que afecta a los sectores más desprotegidos. Las diferencias en la atención de salud están determinadas, principalmente, por las desigualdades de ingresos.

El sociólogo Cirilo Otero dice que Nicaragua enfrenta tres retos fundamentales para el 2021. [Foto: Daliana Ocaña/VOA]
Nicaragua se destaca por el alto costo de las medicinas, lo que afecta a los pobres. El gasto en salud es financiado en gran medida por las propias familias. Mientras que en América Latina el aporte familiar promedio representa el 33% por ciento, en Nicaragua, de acuerdo al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es de 37,54 % del gasto total en salud.

Por otro lado, la informalidad mueve más de un tercio de la economía nicaragüense, es decir, 72 de cada 100 personas ocupadas obtuvieron sus ingresos bajo esta modalidad, la que no cuenta con ningún tipo de prestación social.

Según el sociólogo y economista Oscar Rene Vargas, la presencia de la informalidad (trabajo informal) en Nicaragua, “es un lacerante problema socio laboral” presente desde tiempo atrás, que se aumentado durante el gobierno del presidente Daniel Ortega.

Los trabajadores informales sobreviven en precaria situación, sin prestaciones de ninguna naturaleza y con remuneraciones entre el 25 y 50 por ciento inferiores a las pagadas en el trabajo formal, donde el panorama tampoco es grato, porque los salarios ofrecidos resultan cada día menores en relación con el costo de la canasta básica.

Ingresos y deuda

Según el Banco Mundial (BM) los nicaragüenses necesitan un ingreso superior a los 3,20 dólares diarios (equivalentes a 112 córdobas) para no ser considerados pobres, lo que implicaría una entrada de 96 dólares mensuales por persona, que según el cambio oficial equivale a 3.072 córdobas.

Tomando en cuenta que el promedio por hogares es de 6 personas, significa que un hogar para no ser considerado pobre debe tener un ingreso total mensual de 576 dólares, el equivalente de 20.160 córdobas mensuales, mientras el salario promedio nominal del sector formal fue de 10.941  córdobas en 2019.

Vargas considera que el gobierno debe aprovechar los préstamos internacionales obtenidos durante los últimos meses de 2020 para crear una política de estado que saque al país de la recesión económica.

Oscar Rene Vargas, analista político y cofundador del Frente Sandinista. [Foto Daliana Ocaña/VOA]
“Se les ha dado alrededor de 1.300 millones (de dólares) para que puedan desarrollar una política que permita salir de la recesión, bajar la tasa de desempleo, mejorar las condiciones de vida de la población. Sin embargo, estos desafíos están ligados al tema de la política del país¨, señaló.

Agregó que “mientras el tema de la política no se resuelva, la solución económica y los desafíos van a tener un elemento que los va a condicionar”.

Según el Banco Central de Nicaragua, la deuda externa total del país hasta septiembre de 2020 sumó más de 11.000 millones de dólares, de los cuales más de 6.000 millones corresponden al sector público y 5.000 al sector privado.

Los expertos advierten que el país se acerca al máximo de endeudamiento, lo que es una luz amarilla que puede ponerse en rojo con los nuevos préstamos recibidos a finales de 2020 y los previstos para 2021.

Vargas explica que el endeudamiento neto del país está entrando a niveles de riesgo porque la capacidad existente para pagar esa deuda disminuye.

“La deuda es preocupante a mediano plazo, ya que la deuda está en aumento desde el 2016: por cada dólar de incremento de esa deuda no hay generación de recursos internos suficientes para poder hacerle frente a esos pagos sin afectar el crecimiento potencial”, concluyó.