La “amarga” Navidad de Nicaragua en medio de una crisis política

*Por tercer año consecutivo, víctimas de la represión gubernamental viven una celebración entre el dolor y la esperanza.

Redacción IP Nicaragua.

Desde abril de 2018, Nicaragua vive una Navidad marcada por una ola represiva del Gobierno. Hay familias que están entre el dolor y la esperanza, que viven el recuerdo de un familiar asesinado, que está en prisión o en el exilio.

Por tercer año consecutivo, muchas familias no se reunirán como en años anteriores, porque falta alguno de sus miembros. Algunos se encuentran en el exilio o andan huyendo, otros no volverán nunca, porque fueron asesinados durante las protestas 2018.

Un joven en el exilio, la hermana de un preso político y una madre que, aún llora el asesinato de su hijo, volverán a vivir este año una “amarga” Navidad.

La Navidad “no es alegre”

Para Guillermina Zapata, la Navidad no volvió a ser la misma desde el asesinato de su hijo Francisco Javier Reyes Zapata, de 34 años, quien fue asesinado durante la marcha del día de las madres nicaragüenses, el 30 de mayo de 2018.

Zapata afirma que estas celebraciones ya no son un día de alegría y la Navidad, particularmente, es “triste” sin la presencia de su hijo, quien recibió un letal disparo de arma de fuego en su cabeza.

Ese 30 de mayo, Guillermina participó junto a su hijo, y miles de personas, en la mayor de las marchas convocadas, precisamente para solidarizarse con las madres que habían perdido a sus hijos y que demandaban justicia.

Francisco Javier, “el zurdo” como le decía, era hijo de padre policía y ese 30 de mayo iba a encontrarse con su mamá para participar en la marcha, pero el encuentro nunca se dio.

Para Guillermina, esta sería la tercera Navidad sin la presencia de su hijo. Han pasado más de dos años desde aquel fatídico día y el dolor que sufre al recordarlo es el mismo.

“Los 24 y 31 de diciembre, él siempre estaba en la casa”, dice la acongojada madre.

Francisco Javier Reyes Zapata fue asesinado el 30 de mayo de 2018. Foto tomada de redes.

La última Navidad que Guillermina pasó junto a su hijo Francisco fue en 2017. Ese día, los hermanos del joven asesinado también la acompañaron.

“No es fácil perder a un hijo cobardemente, porque no merecía que le arrebataran su vida, Francisco Javier Reyes, ¡Presente! ¡Ama y no olvida!”, dice la adolorida madre.

Francisco Javier apenas logró bachillerase y estudió computación. Se dedicaba a la venta de ropa de manera informal, junto a su mamá y le gustaba jugar fútbol.

Esta Navidad, Guillermina piensa pasarla en su casa con sus otros hijos. No le queda otra alternativa ante el acoso de que es víctima por parte de las autoridades.

Celebrar en el exilio

Para “Humberto”, un médico en el exilio este año, nuevamente se conformará con hacer una video llamada a su mamá para conectarse en esta fecha de unión familiar.

“Es doloroso estar lejos de nuestra familia en la condición en la que estamos, que no es muy buena. En lo personal, yo creo que tendré que llamar a mi mamá en la noche de Navidad y fin de año, para poder estar con ella conectada de alguna manera, porque es la única manera en estos momentos, pues por desgracia para muchos no es igual después del 2018”, señala “Humberto”.

El médico exiliado, afirma que creció en un ambiente familiar donde los hijos, sobrinos y nietos se reunían para celebrar la Navidad y las fiestas de fin de año.

Su última celebración, en la tierra que lo vio nacer y junto a su familia, fue en 2017, precisamente un año antes de las protestas que fueron reprimidas por agentes de la Policía Nacional y miembros paramilitares.

Mi última Navidad, en 2017, la pasé con mi mamá, mis hermanos, mis sobrinos. Celebramos la Navidad con mi mamá, sentarnos con ella, disfrutar la cena navideña, contar historias de la familia, de la abuela, vivencias que tuvimos en el año, experiencias que adquirimos, conocimientos y metas que nos propusimos para el 2018”, recuerda “Humberto”.

En el 2018, “Humberto” se había propuesto hacer una especialidad quirúrgica, pero lamentablemente no pudo por la situación en la que se vio inmerso en ese momento.

En el exilio, aprovechaba las fiestas decembrinas para reunirse con amigos de su gremio, pero este año no podrán por las restricciones impuestas, debido a la pandemia del coronavirus.

Muchos optaron quedarse en sus casas o lugares de trabajo, porque por medidas de seguridad está prohibido reunirse más de cuatro personas en un local.

“Para todos nosotros cambió la situación, nada va a volver a ser igual hasta que podamos estar libre del régimen o del narco gobierno que impera en nuestro país, para muchos todavía es doloroso verlos en el gobierno, que nosotros estemos en el exilio y que muchas madres no encuentren la paz y justicia que ellas piden”, reclamó el médico exiliado.

En “Humberto” vive el recuerdo de las navidades antes del exilio. Sus sueños de superación se mantienen latentes todavía y los recuerdos que guarda de su querida Nicaragua.

“Fueron bonitos momentos que van a quedar impregnados por toda mi vida, 25 navidades que logré pasar junto a mi familia, tres de las cuales, me han arrebatado, las he pasado en el exilio”, dice “Humberto”.

“Para las más de 70 mil familias nicaragüenses en el exilio no es fácil pasar una Navidad, muchos pasaran sin comer, otros con un tiempo de comida, ésta no va a ser una Navidad igual, no va a ser una Navidad llena de alegría, de felicidad, va a ser una Navidad donde habrá lágrimas, dolor, pero, tengo la fe, la certeza y la convicción de que no estamos lejos de volver a reunirnos”, agregó el médico en el exilio.

En la prisión

Por su parte, Karen Lacayo, hermana del preso político Edward Lacayo, mejor conocido como “La Loba”, lamenta que su familiar hoy 24 de diciembre cumplirá su segunda Navidad tras las rejas.

Edward Lacayo, preso político del Gobierno de Daniel Ortega, pasará otra Navidad en la cárcel. Foto tomada de redes.

El caso de Edward Lacayo es dramático, porque además de estar preso y sometido a aislamiento y sometido a maltrato por parte de las autoridades penitenciarias, el acoso policial se extiende a toda su familia.

Este 23 de diciembre, Lacayo burló el cerco policial en su casa, ubicada en Masaya, para visitar a su hermano en la cárcel, donde encontró a un hombre en mal estado físico, producto del hambre que lo hacen pasar, denunció Lacayo.

Esta Navidad vamos a estar en oración, porque aquí en Nicaragua ya no podemos hacer piquetes, ni plantón, ya no podemos ni sacar una bandera, ni nada, porque te echan presa, por eso vamos a hacer una vigilia vía zoom hasta las doce de la noche”, anuncio Lacayo.

Karen explicó que, a media noche del año pasado toda la familia cantó el himno nacional y lo publicaron en redes sociales como una forma de protesta.

“Ya tenemos tres años que la Navidad ya no es Navidad, y dos navidades que no la hemos pasado con él (Edward), pero le digo a los familiares de los presos políticos de que hay un Dios que él va a hacer justicia”, puntualizó Lacayo.

Vilma Núñez: “Hagan lo que hagan, al Cenidh no lo destruyen”

*Los edificios de las oenegés amanecieron con rótulos que dicen son propiedad del Minsa, un acto de “cobardía”, afirma defensora de derechos humanos.

Redacción IP Nicaragua

Vilma Núñez, defensora de derechos humanos y directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), llamó a las autoridades de Gobierno “vulgares ladrones”, tras enterarse que el edificio confiscado en 2018 ahora pertenece al Ministerio de Salud (Minsa).

Las instalaciones de los medios de comunicación y edificios de las oenegés confiscadas, amanecieron este miércoles 23 de diciembre con rótulos donde se afirma que pertenecen al Minsa.

Según el rótulo colocado en la sede central del Cenidh, el Minsa construirá una casa materna del distrito tres de Managua, una situación que fue calificada por Núñez como una “arbitrariedad” más del Gobierno.

La directora del Cendih, asegura que no le tomó por sorpresa el hecho que el Gobierno se apodere de las sedes privadas, al contrario, señala que se habían tardado en hacerlo.

Están actuando como lo que son, unos vulgares ladrones. Así como lo hizo la Policía, la noche del 13 de diciembre, que se metieron por la parte trasera, así lo están haciendo, ahora ocupando la fecha del 23 de diciembre, cuando ya están los tribunales cerrados y todo lo demás. Están actuando con alevosía, ventaja y sobre seguro, como un verdadero delincuente”, agregó Núñez.

El Cenidh desde hace 30 años ha defendido los derechos humanos de los nicaragüenses. Foto tomada de redes.

Hace dos años

En diciembre de 2018, el Gobierno canceló la personería jurídica de nueve oenegés, entre ellos el Cenidh.

Las nueve organizaciones, sin fines de lucro, a las que la Asamblea Nacional les retiró la personalidad jurídica, dejaron inconclusos programas de educación y capacitación que ejecutaban en diversos puntos del país, además de personas en el desempleo.

El Cenidh, con 30 años de fundación, surgió en mayo de 1990 por iniciativa de un grupo de personas de la sociedad civil interesadas en la defensa y promoción de los derechos humanos en Nicaragua.

Esto es un hecho de cobardía estar poniendo rótulos a esta hora y queriendo escudarse en el Ministerio de Salud. La verdad es que, ellos (el Gobierno) quieren desviar la atención de la opinión pública internacional”, dijo Núñez.

Para la directora del Cenidh, la acción del Gobierno es semejante a la de los delincuentes comunes.

“Nosotros le decimos que, hagan lo que hagan, al Cenidh no lo destruyen, porque el Cenidh no es una instalación, el Cenidh somos todos los que seguimos luchando, estamos dispuesto a llegar a donde sea y seguir acompañando las verdaderas luchas del pueblo de Nicaragua”, mencionó Núñez.

La defensora de derechos humanos sentenció: “A nosotros no nos van a callar con eso que se roben lo que sea, algún día habrá justicia para los ladrones también”.

 

Amigos de la alfabetización, crónica de una fotografía

* La cantante Norma Elena Gadea y el doctor exiliado Ricardo Pineda son el centro de una composición fotográfica de los años ochenta

Orlando Valenzuela/ IP Nicaragua

La Cruzada Nacional de Alfabetización en Nicaragua fue una de las acciones más populares después del triunfo de la revolución, en la que participaron miles de jóvenes y adultos que hoy recuerdan esta gesta realizada en 1980.

La jornada comenzó el 23 de marzo y se extendió hasta el 23 de agosto de ese mismo año, logrando alfabetizar a aquellos que no sabían leer ni escribir.

Fueron cinco meses en los que Nicaragua entera vivió el entusiasmo de toda una generación que se internó en las montañas para enseñar a leer y escribir a los campesinos de todo el país.

Los jóvenes de la época dejaron a su familia y enfrentarse a todo tipo de adversidad como caminar cerro arriba y guindo abajo, dormir en el suelo o en una hamaca, pero nada evitó que cumplieran con la misión que tenían.

Jóvenes en el parque central de Ocotal hace 40 años. Foto: Orlando Valenzuela.

En esa época nadie pidió ni recibió ningún pago, porque todos cumplieron esta noble misión de forma voluntaria y al final quedaron con la satisfacción del deber cumplido con las mochilas llenas de recuerdos de aquella inolvidable jornada educativa, cultural y política.

Cientos de fotos se tomaron durante la jornada de   alfabetización. Hay algunas que ocuparon las primeras planas de los periódicos de la época y otras que pasaron a los álbumes familiares para ser desempolvadas cada aniversario.

Una fotografía del recuerdo

IP Nicaragua les trae a recuerdo una histórica foto en la que aparece la cantante nicaragüense Norma Elena Gadea bailando en el parque central de Ocotal con el alfabetizador Ricardo Pineda.

Leer más: ¿Por qué la cartilla de la alfabetización no llevaba la imagen de Darío en vez de la de Carlos Fonseca?

Los brigadistas regresaron triunfantes de las montañosas de Murra, un municipio del departamento de Nueva Segovia, donde fueron enviados para alfabetizar a sus habitantes.

Han pasado 40 años desde aquella gesta histórica y esa fotografía. Ricardo Pineda se convirtió en un reconocido médico que, hoy vive en el exilio por apoyar y brindar atención médica a los jóvenes heridos durante las protestas de abril de 2020, que fueron reprimidas por el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Desde la lejanía del exilio, Pineda recordó aquella famosa foto en el parque de Ocotal y la alegría que se vivía en esa época.

Foto: Orlando Valenzuela / IP Nicaragua.

“Desde marzo hasta agosto de 1980 se llevó a cabo la gran Cruzada Nacional de Alfabetización (CNA). Fue un esfuerzo monumental de la sociedad, donde los estudiantes de secundaria y universidad de todo el país se volcaron a enseñar a leer y escribir a los campesinos de las regiones más lejanas del territorio nacional”, dijo Pineda a IP Nicaragua.

Según Pineda, pocas personas saben que hubo 80 brigadistas que, desde diciembre del año anterior, con el “Proyecto Piloto de la CNA”, se movilizaron para evaluar la Cartilla de Alfabetización.

Este contingente se dividió en cinco grupos que se distribuyeron en diversas regiones de Nicaragua, agregó Pineda.

En uno de ellos, en el que Pineda se encontraba, llegó a Mozonte, otro de municipio de Nueva Segovia.

“Este grupo de chavalos que llegamos a Mozonte conformamos grupos entre los campesinos de la comunidad, les enseñamos a leer y escribir. Así mismo participamos con ellos de sus actividades agrícolas, culturales y organizativas” recuerda Pineda.

Los brigadistas -agregó- se reunían los sábados en Ocotal para redactar informes del avance de la lectoescritura y enviarlos los detalles a Managua.

En cada reunión afinaban detalles de cuánto tiempo iba a demandar la Cruzada Nacional de Alfabetización.

“Tras un breve paso por Ciudad Antigua, fui enviado a Murra, a trabajar con el contingente de estudiantes de Ocotal que estaban ubicados allí, la gran mayoría del Instituto Nacional Leonardo Matute. En agosto, culminamos la gran tarea y se nos dió la orden de regresar a Ocotal, el pueblo se volcó a recibir a sus héroes, a sus chavalos y chavalas que habían experimentado cinco meses de montaña, lodo, trabajos arduos y la separación de la familia”, dice Pineda.

Una algarabía

Cuando los jóvenes alfabetizadores llegaron a la entrada de Ocotal, todo se descontroló. Los hijos corrían, las madres lloraban, los grupos se disolvían y ya no había pelotones ni escuadras, solo familias envueltas en besos y abrazos.

Pineda quedó como espectador de la algarabía que ahí se vivía, pues no tenía familia en Ocotal. No tenía ni siquiera un lugar donde quedarse a dormir.

Las familias se fueron, había jubilo en el pueblo, y era un brigadista solo en el parque.

“Luego de un rato apareció Pucho Mantilla a darme un abrazo y decirme que no me ahuevara, que no estaba solo, y el Chele Gadea, y otros amigos que, dejando a la familia ya en casa, llegaron a apoyarme”, recuerda Pineda.

Se organizaron y llevaron comida y algo de tomar. Además, decidieron que se iba a quedar a dormir en casa de William Parqueo, que tenía espacio disponible, pues estaba solo en el país.

“Al llegar la noche hubo una fiesta cerca del parque y Norma Elena me abrazó, me dijo que todos éramos familia y que no estaba solo, en ese momento se me salieron las lágrimas y bailamos. Esta es la historia de la foto que refleja la nobleza y el cariño de los amigos de Ocotal encarnados en la persona de Norma Elena y capturados por el lente de Orlando Valenzuela”, recordó Pineda.

Foto portada: Norma Elena y Ricardo Pineda bailando en el parque central de Ocotal hace 40 años / Orlando Valenzuela. 

Gobierno instala rótulos en oficinas de medios y ONG confiscados en 2018

Las instalaciones de 100%Noticias, Confidencial, el Cenidh, Fundación Popol Na y Cisas, amanecieron este miércoles con carteles del Minsa. Sus directivos denuncian que Ortega ha consumado el robo.

Redacción IP Nicaragua

Los medios de comunicación y ONG confiscados por el gobierno de Daniel Ortega, desde hace más de dos años, amanecieron este miércoles 23 de diciembre con rótulos que indican que dichas instalaciones pertenecen al Ministerio de Salud (Minsa) y en los que se construirán proyectos de la institución.

Uno de los carteles colocados en el edificio de 100% Noticias dice: “Esta propiedad pertenece al Ministerio de Salud”, e indica que ahí se construirá un centro de atención para personas con adicción de alcoholismo y drogadicción.

La periodista y directora del Canal, Lucía Pineda Ubau, manifestó que esta acción es totalmente inconstitucional, ya  que según el artículo 44 de la Constitución Política, en el país está prohibida la confiscación. “Y ellos (el gobierno) de forma de facto, de forma descarada vienen e instalan un rótulo ahora diciendo que de hecho, porque no hay nada jurídico que los sustente, que esas instalaciones de 100%Noticias le pertenecen al Minsa”, expresó Pineda.

“Daniel Ortega y Rosario Murillo con esto están consumando el robo descarado que comenzó desde hace dos años”, insistió la periodista, que se encuentra exiliada en Costa Rica.

Las instalaciones de 100%Noticias, Confidencial, el Cenidh, Fundación Popol Na y Cisas, amanecieron este miércoles con carteles del Minsa. Foto: Redes sociales.

Además de 100%Noticias, en las oficinas de Confidencial, medio de comunicación del periodista Carlos Fernando Chamorro, en la Fundación Popol Na, de la exguerrillera Sandinista, Mónica Baltodano, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenid) y en las instalaciones del Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (Cisas), de la activista Ana Quirós, quien fue expulsada a Costa Rica al poseer la doble nacionalidad, también el Gobierno mandó a instalar rótulos que expresaban que ahora estos edificios pertenecen al Minsa.

“La dictadura ejecuta la confiscación de facto de las redacciones de Confidencial y 100%noticias, pero nunca podrá confiscar el periodismo ni matar la verdad. También confiscan propiedades de organizaciones no gubernamentales: Ortega viola su propia Constitución y anula a la Corte Suprema de Justicia (CSJ)”, denunció el periodista y director de Confidencial, Esta Semana y Niú, Carlos Fernando Chamorro, a través de su cuenta en Twitter.

“El año pasado le instalaron al edificio una bandera del Frente Sandinista, ahora mandan a poner este rótulo. Ese edificio no le pertenece ni al FSLN, ni al Ministerio de Salud, ese edificio le pertenece a 100%Noticias, a sus propietarios y socios. Esto va a tener repercusiones en el futuro”, agregó Pineda Ubau.

Pablo Abrao, exsecretario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), expresó también, por medio de su cuenta en redes sociales que tras dos años tomados los edificios “nuca hubo discontinuidad de la represión en Nicaragua”.

Instalaciones de Confidencial. Foto: Redes sociales.

“Dos años después de tomarse 100%Noticias ahora afirman que esa propiedad le pertece al Estado. Igual lo hacen con la sala de redacción de Confidencial, el Cenidh, Popol Na y otras ONG tomadas. Nunca hubo discontinuidad de la represión en Nicaragua”, escribió en su cuenta de Twitter.

Entre noviembre y diciembre de 2018, nueve ONG y dos medios de comunicación sufrieron arbitrariamente el despojo de sus personerías jurídicas por parte del gobierno de Daniel Ortega, sus instalaciones fueron allanadas ilegalmente y sus bienes confiscados. No obstante sus labores no han sido suspendidas, pese a que han vivido represión, persecución y asedio.

Las otras ONG confiscadas por el gobierno de Ortega son: el Centro de Investigación de la Comunicación (Cinco), Ipade, Fundación del Río, el Instituto de Liderazgo en Las Segovias, Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp) y Hagamos Democracia.

El Gobierno les aplicó la Ley contra el terrorismo y lavado de dinero, señalándolas sin pruebas, de financiar actos para desestabilizar el país, como califica Ortega las protestas ciudadanas iniciadas en abril de 2018. De acuerdo a los directivos de estas ONG, dichas confiscaciones ilegales se deben a actos de represalias por denunciar los abusos a la institucionalidad y violación  los derechos humanos de los nicaragüenses.

Iglesia Católica anuncia apertura para reuniones de comunidades y grupos de oración

Redacción IP Nicaragua

A partir de enero 2021, los miembros de los diferentes grupos de la Iglesia Católica de Nicaragua podrán retomar sus actividades presenciales, siempre que implementen todas las medidas de prevención ante la pandemia del covid-19.

Se podrán conglomerar un máximo de 40 personas, en caso de que la cantidad de feligreses sea mayor, la actividad se tendría que realizar en dos o más grupos, cita el comunicado de la Diócesis de Matagalpa, publicado este 17 de diciembre.

“En cada reunión, grupo de compartir y asambleas, los participantes guardarán en todo momento las estrictas medidas de distanciamiento social, el uso de mascarillas y el alcohol en manos”, cita el comunicado.

Comunicado publicado en las redes sociales.

La iglesia ante la pandemia

Desde que en Nicaragua se confirmara el primer caso positivo de covid- 19, la Iglesia Católica comenzó a ejecutar medidas de prevención tanto para la feligresía como para el clero. El 26 de marzo, se canceló en su totalidad todas las actividades litúrgicas, pasando a modalidad en línea.

En el transcurso del año, los líderes católicos han ido implementando distintas medidas de prevención, desde el cierre total de los templos hasta realizar misas desde las distintas plataformas digitales.

“Cuidar la vida es lo importante, y hoy, mis buenos hijos, con esta pequeña (mascarilla) podemos salvar muchas vidas, de manera especial a la persona que está a nuestro lado. Sin duda alguna, es una situación difícil portar tapaboca y nariz, pero salvemos vida, respetemos al hermano, guardemos las distancias respectivas, las orientaciones que las instituciones expertas en salud nos están dando”, dijo el cardenal Leopoldo Brenes, durante la celebración de la Pentecostés Juvenil.

En un comunicado publicado a inicios de diciembre, los líderes religiosos reconocieron el trabajo extraordinario que desarrollaron los educadores del país, quienes en el contexto de la pandemia de la covid-19 han sufrido las “secuelas de la enfermedad”.

“Al iniciar este año escolar 2020, no imaginábamos las realidades en las que se desarrollarían los procesos educativos. El covid-19 nos confrontó con necesidades sentidas en cuanto a las nuevas maneras de entender y atender a la comunidad educativa”, mencionó en su mensaje la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

Ortega niega oportunidad de elecciones libres en Nicaragua

* Ley que inhibe a la oposición de participar en los comicios de 2021 es la antesala de un “futuro negro” para el país, coinciden opositores

Redacción IP Nicaragua

La entrada en vigor de la Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, Soberanía y Autonomía para la Paz trunca la posibilidad de superar la crisis sociopolítica a través de elecciones libres y transparentes, coinciden los opositores.

El jurista opositor, miembro de la Coalición Nacional, José Pallais Arana, opinó que con esta nueva ley “represiva”, el gobernante Daniel Ortega le ha dado un portazo a la “vía democrática”.

Pallais Arana manifestó que la ley inhibe a los candidatos opositores y es la manera que encontró Ortega para perpetuarse en el poder, lejos de querer solucionar la crisis sociopolítica que viven los nicaragüenses desde 2018.

“Está cerrando la oportunidad de tener elecciones libres, justas, competitivas, para elegir libremente a nuestras autoridades. Ya Ortega decidió quedarse, continuar son su proyecto dictatorial y acabar con la democracia en nuestro país”, expresó Pallais Arana.

La Organización de Estados Americanos (OEA) denunció a través de un comunicado que la ley es un instrumento que transformará los comicios de 2021 en una “imposición”.

José Pallais Arana. Foto: El Nuevo Diario.

La OEA denunció que, la ley es un “atentado a derechos fundamentales” que están consagrados en instrumentos internacionales de derechos humanos.

Ortega quiere crear descontento

El analista político, Eliseo Núñez, exdiputado de la Asamblea Nacional, coincidió y denunció que Ortega trunca la posibilidad de superar la crisis por la vía electoral.

Núñez advirtió que, todo depende de la presión que ejerza la oposición en el 2021 para lograr que Ortega derogue la ley que fue publicada en La Gaceta un día después de su aprobación en el Parlamento.

“El objetivo de él (Ortega) es doble, uno es poner reglas que según él serían inamovibles por la oposición y la comunidad internacional; y el segundo, es que quiere generar en la población un descontento enorme sobre la posibilidad de su salida”, considera Núñez.

Eliseo Núñez. Foto: El Nuevo Diario.

El pasado 10 de enero, Ortega cumplió 13 años consecutivos como presidente de Nicaragua y durante los últimos 32 meses se ha enfrentado al descontento de la población y oposición del país, que pide su salida.

El 18 de abril de 2018, iniciaron en Nicaragua una serie de protestas contra la reforma que Ortega –quien se encuentra en su tercer mandato consecutivo– había aprobado en los días anteriores y que creó descontento entre la población.

Futuro de Nicaragua es “negro”

En septiembre pasado, Ortega envió a la Asamblea Nacional un paquete de tres leyes, que fueron aprobadas por la aplanadora sandinista.

La Ley de Agentes Extranjeros, la Ley de Ciberdelitos y la reforma constitucional que busca castigar los “crímenes de odio”, fueron las tres primeras leyes aprobadas.

Y en una sesión extraordinaria aprobaron la ley que inhibe a los candidatos de la oposición para las elecciones de 2021.

“Hay una buena parte de la población que, aunque no le siga, no simpaticen con él (Ortega), van a mirar hacia una oposición de conformismo o más bien de resignación. Él hace todo esto para dejar la sensación que el plazo de noviembre no existe, porque los ciudadanos miran el año electoral como la salida de la dictadura, por eso Ortega está haciendo todas estas cosas para evitar esa sensación”, agregó el exdiputado Núñez.

Por otro lado, Pallais Arana advierte que el futuro de Nicaragua es “negro”, y podría desencadenar más represión, “porque Ortega está copiando el modelo represivo cubano, hasta el último detalle”, aseguró.

Pallais Arana, además alertó sobre un posible decaimiento económico, ya que considera que, no puede haber inversión económica extranjera en un país sin democracia, porque “Ortega se ha encargado de darle un portazo a esas expectativas”, agregó Pallais Arana.

Llaman a la unidad

Ambos opositores, hicieron un llamado a la unidad para restablecer la lucha cívica que, según ellos, pasa primero por un compromiso entre los opositores.

“Ya todas esas causas de diferencias en la oposición, todas esas discusiones, Ortega se encargó de convertirla en estériles, porque si no vas a elecciones, qué cabe estar discutiendo sobre esos temas”, afirmó Pallais Arana.

Considera que, lo que hay que hacer de ahora en adelante es unirse, “para cambiar la correlación de fuerza y lograr arrancarle a Ortega, con el apoyo de la comunidad internacional, las condiciones bajo estándares democráticos internacionales como lo establece la resolución de la OEA”, dijo Pallais Arana.

Indígenas repudian “carta de agradecimiento” enviada por líderes mayagnas a Ortega y Murillo

*En la misiva afirman que el Gobierno brindó de forma “efectiva, segura y materializada” la ayuda tras el paso de los huracanes, aseveración que rechazaron.

Orlando Valenzuela

Una carta enviada a las autoridades de Gobierno por los líderes mayagnas de la Costa Caribe Norte de Nicaragua, causó indignación y rechazo entre el resto de habitantes de las comunidades indígenas en esa zona del país.

En la misiva del pasado 16 de diciembre, los líderes mayagnas agradecen a la pareja presidencial, conformada por Daniel Ortega y Rosario Murillo, la “atención brindada”, tras el paso de los huracanes Eta e Iota en noviembre pasado, fenómenos que causaron destrucción en el Caribe Norte de Nicaragua.

El disgusto nace, porque los firmantes, en su mayoría de la etnia mayagna, fueron “impuestos como autoridades paralelas”, en lugar de las “autoridades indígenas legítimas” electas en asambleas comunitarias, denunciaron los concejales regionales opositores.

“Esos grupos que enviaron esos documentos (carta de agradecimiento) son personas aliadas del gobierno, son de los CLS (Consejos de Liderazgo Sandinista), son simpatizantes que mantienen usurpados esos cargos, están al servicio del partido de gobierno, a ellos los obligan a firmar esos documentos, pero en la práctica ellos no representan a nadie, ellos tienen esos cargos usurpados”, denunció Adrián Edilberto Sierra, concejal regional por Yatama del municipio de Waspam en el Caribe Norte.

Carta de los líderes mayagnas. Foto: Cortesía.

El pasado 3 de noviembre, la Costa Caribe Norte fue golpeada por Eta, un huracán categoría 4. En menos de 15 días, el 17 de noviembre, Iota también impactó en la misma zona, siendo un fenómeno de la misma categoría.

No están de acuerdo

Según Sierra, no se ha visto por ningún lado la ayuda que, los firmantes de la carta, dicen que el gobierno brindó de forma “efectiva, segura y materializada” a las comunidades indígenas mayagnas.

“Lo único que recibió la gente fueron 20 libras de frijoles para que siembren, unas botas y una lima, nada más, después yo no he visto ningún tipo de ayuda, lo que si he visto es a la Cruz Roja, un ONG que se llama PLAN y las iglesias evangélicas entregando paquetes higiénicos que dan a la gente, seguramente previniendo el covid-19, pero en cuanto a alimentación y cosas así no he visto todavía”, aseguró el concejal.

Por su parte, Sergio Chow, también miembro del Consejo Regional del Caribe Norte, también criticó la actitud de los dirigentes mayagnas al señalar que, los firmantes de la carta de agradecimiento a Ortega y Murillo, son los mismos que han hecho mal manejo de los recursos que se reciben.

“En vez de agradecerle al comandante deberían de agradecerle a China Taiwán, por los millones de dólares donados, agradecerle al Fondo de Desastre del Caribe, agradecerle a la embajada de Estados Unidos por los 100 mil dólares, a Alemania también por los 2.6 millones de dólares, al Programa Mundial de Alimentos, ya que el gobierno de Ortega no ha dado ni sal para el jocote, ellos siempre tratan de tergiversar y hacer política”, dijo Chow.

Unión Europea demanda reformas electorales para Nicaragua

Redacción IP Nicaragua

El Alto Representante de la Unión Europea (UE) para asuntos Exteriores, Josep Borrell, señaló que en Nicaragua continúa el deterioro de los derechos humanos incluida la represión de opositores políticos, manifestantes, periodistas y sociedad civil.

Al respecto de la Ley para inhibir las candidaturas de la oposición en 2021, “Ley Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, Soberanía y Autodeterminación para la Paz”, expresó que «es un paso más en la intimidación del pueblo nicaragüense, alejando al país del estado de derecho».

El representante de la UE, valoró que Ortega debe cumplir con los acuerdos firmados con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), en marzo de 2019, que permita la plena cooperación y el retorno de los organismos internacionales de derechos humanos a Nicaragua, incluida la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Josep Borrell, foto tomada de Google.

«La UE espera que las autoridades nicaragüenses alineen su legislación, garanticen la implementación con las obligaciones internacionales de derechos humanos, y promuevan el papel de la sociedad civil para que las organizaciones no gubernamentales y los movimientos de oposición puedan operar libremente. Los ciudadanos nicaragüenses deben poder ejercer sus libertades de expresión y asociación de manera efectiva», demanda la UE en un comunicado emitido este martes 22 de diciembre.

Además, indica que la UE apoya un diálogo urgente e inclusivo sobre reformas electorales con la oposición nicaragüense como un paso esencial para restaurar la confianza. «Las recomendaciones de la Misión de Observación Electoral de la UE de 2011 siguen siendo válidas. La UE sigue dispuesta a colaborar y trabajar de forma constructiva con el Gobierno de Nicaragua hacia una salida pacífica y democrática de la crisis».

Entra en vigencia ley que inhibe a opositores en elecciones 2021

* La OEA advierte que la legislación restringe los derechos políticos de los nicaragüenses y limita la competencia electoral

Redacción IP Nicaragua

En menos de 24 horas de su aprobación y de forma «expedita», la “Ley Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, Soberanía y Autodeterminación para la Paz”, que inhibe a los  opositores de ser candidatos en las elecciones generales de 2021, fue publicada en La Gaceta, diario oficial del país.

De esta forma, entró en vigencia la iniciativa que fue enviada con urgencia por el Ejecutivo a la Asamblea Nacional, pese a que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, llamó al Estado de Nicaragua a echar pie atrás y no publicar la ley.

La organización internacional a través de un comunicado emitido este lunes, luego de la aprobación de la ley invitó al Gobierno de Nicaragua a derogar la ley en cuestión  y reiteró su llamado a que se inicie un proceso con los diversos actores políticos y sociales del país, para emprender las reformas electorales necesarias, que garanticen elecciones libres, justas y transparentes.

La Ley fue aprobada el 21 de diciembre en una sesión extraordinaria por los 70 diputados del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que son mayoría entre los 91 legisladores en función.

La ley aprobada por la Asamblea Legislativa pretende restringir los derechos políticos con el objetivo de limitar la competencia electoral y es un claro atentado al principio básico de un estado democrático, de acuerdo con lo establecido en la Carta Democrática Interamericana, alertó la OEA, en el comunicado.

Es decir, que «el Gobierno de Nicaragua, a través de este tipo de actos, le negaría al pueblo nicaragüense el derecho a elegir libremente a sus representantes, transformando los comicios de 2031 en una imposición en lugar de una elección», señaló la OEA.

Asimismo, la ley apunta a los opositores que el gobierno de Daniel Ortega señale de promover protestas ciudadanas, que son calificadas como «golpes de Estado», que gestionen y celebren las sanciones de la comunidad internacional hacia funcionarios o aliados del gobierno. Estos actos, según la norma serán una «traición a la Patria», y los opositores serían acusados penalmente para inhibirlos como candidatos en los comicios de 2021.

La Secretaría General de la OEA le recuerda al gobierno de Nicaragua «su compromiso expresado públicamente, de implementar las recomendaciones de la última Misión de Acompañamiento Electoral de la OEA desplegada para las elecciones municipales de 2017, que incluía medidas que sin duda mejorar una las condiciones democráticas en el país, y que difieren radicalmente a las que ahora se pretenden implementar».

UCA denuncia nuevo recorte en los fondos presupuestario del 6%

*Universidad señala que la merma que sufren desde 2018 sobrepasa el 60% de la partida que se les asignaba

Redacción IP/ Nicaragua

Por tercer año consecutivo, la Universidad Centroamericana (UCA) sufrió un recorte en la asignación que recibe del 6% del Presupuesto General de la República, reducción que sobrepasa el 60% desde 2018, denunció el centro de estudios a través de un comunicado.

“Las reducciones presupuestarias, que desde el 2018 a la fecha sobrepasan el 60 por ciento, tienen el claro objetivo de obstaculizar el trabajo que la UCA realiza en función del país y castigar su posición crítica. Estas represalias y recortes, sobre todo y de manera clara, afectan a los más vulnerables de la comunidad universitaria, los estudiantes becados y los trabajadores que dependen de su salario para sustentar a sus familias”, señala la UCA en el comunicado.

La Ley de Autonomía de las Instituciones de Educación Superior (Ley 89) establece que del Presupuesto General de la República se destina el 6%, que es distribuido entre las universidades a través del Consejo Nacional de Universidades (CNU).

La UCA califica la decisión como una de las “acciones más nocivas” ejecutadas por parte del CNU.

La casa de Estudios Superiores denunció que desde 2018 se han efectuado “contundentes reducciones” sin ofrecer justificaciones ni explicaciones válidas.

Universidad señala que la merma que sufren desde 2018 sobrepasa el 60% de la partida que se les asignaba. Foto: El Nuevo Diario.

Recortes son “actos injustos”

Los recursos provenientes del 6% constitucional, según denunció la UCA, se están destinando a “actividades distintas a las contempladas en la ley”.

“Lamentamos profundamente estos actos injustos en contra de la UCA, que ha luchado históricamente por la defensa del presupuesto para la educación superior y que siempre ha rendido cuentas claras sobre los recursos recibidos ante las instituciones competentes y la sociedad nicaragüense”, denuncian en el comunicado.

Desde el inicio del estallido social, la UCA sirvió de refugio a los jóvenes que protestaron en contra del Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, mismos que fueron reprimidos por la Policía Nacional.

En los meses más álgidos de las protestas, la universidad llamó al “diálogo y a la búsqueda de soluciones pacíficas y democráticas”, con el fin de resolver la situación.

El recinto, además, sirvió de escenario de numerosas protestas de jóvenes que siguieron en los meses posteriores protestando en contra de Ortega y Murillo.

Desde entonces, la universidad se mantuvo rodeada y asediada por agentes antidisturbios de la Policía.

“Hemos reclamado el respeto de todos los derechos de los y las nicaragüenses, así como verdadera justicia para las personas que han sufrido vulneración de sus derechos”, señala la UCA en su denuncia.

Mantienen demanda ante el CNU

La universidad afirma en el comunicado que, pese a las “acciones represivas”, y otras que pudieran venir en el futuro, continuaran demandando ante el CNU y el Gobierno de Nicaragua que “se rectifiquen los perjuicios ocasionados” a la comunidad universitaria.

Por otro lado, siguen fieles al “compromiso inquebrantable con las causas nobles del pueblo”, puntualizan en el comunicado.